JORNADA A 8 AÑOS DEL CRIMEN DE LA CHINA CUELLAR

«Gatillo Fácil y hambre es genocidio en democracia»

(Por Oscar Castelnovo y Kuña Mbarete/ Fotos: Fer Salomé/ APL) El viento arremetía furioso desde las alturas y agitaba las banderas con los rostros de los pibes y pibas asesinadxs por el estado, junto a las mapuches, anarquistas y las que expresaban, por caso, «el gatillo fácil y el hambre es genocidio en democracia». Así, con toda pasión arrancó la Jornada Anticarcelaria, este 19 de diciembre, en la ex Plaza Uriburu -que antes rendía homenaje a un dictador- y el pueblo en rebeldía renombró Plaza China Cuellar. El 23 de diciembre de 2012 fue asesinada por el Servicio Penitenciario Federal la joven que hoy tiene su mural y su nombre en el este territorio de Parque Patricios, CABA. Ella fue la novena muchacha ultimada por el SPF -entre 2009 y 2012- por defender los derechos de sus compañeras cautivas. Antes, «Los Grises», habían suicidado a María Laura Acosta, Cecilia Hidalgo, Yanina Hernández Painnenfil, Ema Alé, Vanesa García Ordoñez, Noelia Randone, Romina Leota y Silvia Nicodemo. A ocho años de aquel crimen, Alfredo Cuellar -papá de La China- fue el gran armador de un acto que reunió a familiares de víctimas de la represión estatal en diversas variantes que se despliegan el paso de cada gobierno, dizque, constitucional, con música de folklore, rap y cumbia. Contradiciendo a la policía, que no quiere murales en la plaza, junto a la China ahora están: Bocha Rego, Rafa Nahuel, Santiago Maldonado, Paly Alcorta, Carlos Juárez y Daniel Óblitas, por ahora, en el espacio verde retobado. Durante la jornada fueron homenajeados lxs 39 compañerxs asesinadxs el 19 y 20 de diciembre de 2001.

Entre los presentes se hallaban Hijos La Plata, Comisión contra el Gatillo Fácil de La Plata, Comisión por la Masacre de Luis Viale, Ni Una Menos en la Cárceles, Familiares de  Pamela Rodríguez; APDH-La Matanza, Espacio de Derechos Humanos Autoconvocadxs; Comisión contra la Impunidad Policial; Liga Socialista Revolucionaria; Colectivo de Detenidos y Liberados del Movimiento Evita; Miembros de pueblos indígenas como Mapuche, Aymara, Quechua, Guaraní, Diaguitas, entre otros. La jornada incluyó títeres para los más pequeñxs, comidas veganas y libros antisistema.

TESTIMONIOS

Lourdes Hidalgo-sobreviviente de la Masacre de Luis Viale

 “Vinimos a acompañar el caso sobre la China Cuellar porque hace falta unir fuerzas. Yo conocí a Alfredo en las jornadas que hacíamos en Luis Viale, donde estaba el taller. Hoy en día nos encontramos luchando por la expropiación, presentamos un proyecto y ya tuvimos una reunión con los legisladores. Pero más allá de eso seguimos luchando, porque yo soy migrante y para la explotación laboral no hay fronteras”.

Poema de Lourdes

“Talleres clandestinos, ropa sucia,

por paga miserable del negrero.

Vampiro que secreta en la penuria.

Patrones del infierno de los lienzos.

La máquina no para,

vino tinto y carcajadas en el taller,

suicidas dignidades, colchón,

cama caliente y agotamiento.

Sucio galpón de sótano inmigrado,

veranos de sudor sin almanaque,

para que aguante el lomo alguna coca

morder entre la bronca del obrero,

rutina carcelera que transcurre

sin que el diario lo destaque.

Taller clandestino,

30 de marzo del 2006,

donde mis dos compañeros

Y 4 niños inocentes

perdieron sus vidas.

Taller clandestino asesino

un mundo paralelo y ventajero,

sin sábanas, ni amor ,ni documento.

Y quiero pegar un grito a la liberación ,

después de medio siglo de humillación,

compañeros obreros

todos juntos luchemos

no más al trabajo esclavo

en todo el mundo entero.

Urraka Negra (Mapuche-Rapera) 

“Es la primera vez que vengo a cantar , a participar con el rap. La verdad es muy importante se estén levantando estas voces y qué se sostengan porque realmente lo qué fue el asesinato de la China es una injusticia qué si uno no le pone palabras queda en el silencia y es lo mismo que nosotros siempre decimos con nuestras identidades originarias, ancestrales: qué siempre las violencias qué nosotros vivimos si no las ponemos en palabras, si no las gritamos si no hacemos actividades, si no hacemos unas banderas queda en el silencio y eso es el genocidio. Y las cárceles tienen esas características de genocidio. porque realmente para nuestras identidades siempre que levantamos las voces las cárceles son lo primero que aparecen como castigo. Por eso la china para nosotros es una referente. la muerte para nosotros nos fortalece, más allá de la pena y el dolor que implica no ver a una persona nunca más, pero la lucha, la guía y la fuerza que te deja, la fortaleza y el newen es muy importante. por eso estoy acá. Solo por el hecho de levantar la voz podemos terminar presos o presas. Justamente por decir qué es estado es el estado usurpador, es un estado genocida ya nos deja en un lugar de vulnerabilidad porque nos puede castigar con la cárcel, porque eso ya ha pasado, no es algo nuevo. Muchos de los lamgen que se levantan y que no quieren ninguna vinculación con el estado quedan en las cárceles. Hay muchos presos que están presos políticos en ngulumapu en Chile y acá también. Y eso la verdad es un castigo hacia nuestras identidades. Entonces la experiencia viene de ahí ya sabemos que si no querés ser la “india buena”, siempre el castigo va  a ser la cárcel y eso ya fue hace un montón, no es que lo venimos a hablar ahora, sino que es un castigo colonial. Nuestras lenguas se fortalecen en ese contexto carcelario porque tienen espiritualidad, y en gulumapu por ejemplo afuera de las cárceles se hacen ceremonias para fortalecer, para darle newen a los lamgen que están presos».

Miriam, Unidad 8 La Plata:

“Nosotras seguimos viviendo bajo una opresión. ¿Qué decirles de la Unidad? que queremos irnos a la calle, que hay mucha gente que está por nada y que la justicia no la libera nos han hecho tener miedo a lo que opine la sociedad, pero la sociedad no sabe lo qué pasa acá adentro. Somos mamás, abuelas, hermanas, madres de muchos chicos. El jueves es 24 de diciembre, hay muchas chicas que tendrían que estar en sus casas y no están por los informes malos que saca el servicio y se van cumplidas. muchas como yo que tuvimos un juicio y por miedo a que el tribunal fuera juzgado en una causa armada sigo detenida, condenada sin un arresto domiciliario sin un beneficio. somos muchas y la lucha tiene que seguir”.

Explicación de Alfredo sobre murales y la plaza:

“Esta plaza se va ganando a fuerza de lucha, de estar copando lugares que realmente nos tienen que pertenecer a nosotros. Fin de semana, tras el fin de semana, se vienen desarrollando diferentes tipos de actividades culturales y lo que más nos duele a nosotros es llenar el paredón con la imagen de nuestros hijos que fueron asesinados por la policía. Como le dije los otros días a la policía que quería despintaramos las paredes le dije “el día que vamos a dejar de pintar las paredes va a ser el día que dejen de matar a nuestros hijos”; mientras ellos sigan matando a nuestros hijos vamos a seguir pintando las paredes y tratando de repudiar el accionar qué tienen ellos. Así que seguramente en cualquier momento van a caer y nos van a querer cazar como hacen siempre, como hicieron siempre con mi familia, como hicieron siempre con todos los que venimos luchando porque esa es la forma que ellos tienen de callarnos, de silenciarnos de atropellarlos a través de la represión. pero sabemos que no estamos solos, sabemos que estamos muy acompañados de todos ustedes qué es la fortaleza que nos inspira para seguir día a día con este trabajo de ir contra un aparato represivo como es el servicio penitenciario, la policía, la gendarmería”

Luz Gómez interpretó Samba Landó

Sobre el manto de la noche

Está la luna chispeando

Así brilla fulgurando

Para establecer un fuero

«Libertad para los negros

Cadenas para el negrero»

Samba landó, samba landó

¿Qué tienes tú que no tenga yo?

Mi padre siendo tan pobre

Dejó una herencia fastuosa

«para dejar de ser cosas

Dijo con ánimo entero

Ponga atención, mi compadre

Que vienen nuevos negreros»

Samba landó, samba landó

¿Qué tienes tú que no tenga yo?

La gente dice qué pena

Que tenga la piel oscura

Como si fuera basura

Que se arroja al pavimento

No saben del descontento

Entre mi raza madura

Samba landó, samba landó

¿Qué tienes tú que no tenga yo?

Hoy día alzamos la voz

Como una sola memoria

Desde Ayacucho hasta Angola

De Brasil a Mozambique

Ya no hay nadie que replique

Somos una misma historia

Samba landó, samba landó

¿Qué tienes tú que no tenga yo?

Laura Ríos, mamá Ezequiel Bazán 

Ezequiel Bazán, víctima de causa armada fue detenido arbitrariamente el 24 de junio de este año. La policía que hostiga y persigue a los familiares militantes. La verdad es que esto cada vez está peor. me toca estar de ambas partes: tener a mi hermano fallecido a manos de un policía y también tener a mi hijo en un penal sufriendo todo lo que sufre. La tortura, tanto psicológica, psíquica y física. La verdad es que esto no le sucede solo a Ezequiel , sino a muchos de mis compañeros, muchos con causas armadas y estamos exigiendo la libertad de esos compañeros. Estamos acá acompañando a Alfredo Cuellar y exigiendo justicia para todos los que están privados de su libertad. Y qué esto en algún momento se termine, exigiendo la libertad de mi hijo Ezequiel Bazán, exigiendo de todos los compañeros de causas armadas, y también justicia por mi hermano asesinado por la policía. Y por todos aquellos que son víctimas de este estado represor».

Alberto Sarlo- Docente en cárceles

“Doy clases de filosofía, boxeo y alfabetización. Luego de alfabetizarse escriben libros. Todo se regala, y tiene que ser conocido antes que se mueran. A mí me mataron en estos 10 años 13 compañeros. Lean a los chicos antes de que los maten”(…) “ Era muy fácil pelearse con el macrismo, lo difícil es cuando los palos vienen de los compañeros y es lo qué está pasando en estos momentos en las cárceles. Estamos a un mes de la peor represión de la historia del servicio penitenciario desde el retorno a la democracia y esa represión la hizo un gobierno que yo vote”.

Azucena Racosta – La Cantora

 “yo no quiero cárceles más bonitas, más pintadas. Yo no quiero cárceles que tengan pabellones bip para estudiantes, para trabajadores, para entrevistas . La verdad es que yo lucho para romper los muros de la cárcel y cuanto más rompen mejor, porque es la mejor posibilidad de que las personas salgan en libertad. Soy abolicionista, Soy una de las pocas locas y locos que soñamos con abolir la cultura represiva. Qué pensamos con un mundo donde nosotros y nosotras nos podamos relacionar amorosamente. (…) Quien defiende la cárcel defiende la muerte. Quien defiende la cárcel está en contra de los pobres; porque la cárcel es para los pobres, los ricos no están en las cárceles. Los blancos no están en las cárceles, las cárceles están superpobladas con pibes y pibas morochas qué están apilados unos sobre otros, cagados de frío, cagados de hambre, cagados de sueño. Durmiendo con un solo ojo por miedo a que los maten” (…) 

María Viera- Mamá de Fabián Gorosito

“Soy la mamá de Fabián Gorosito. A él lo asesinaron y lo torturaron. lo tiraron en un zanjón, y por supuesto ellos nunca se hicieron cargo. Tuvo un primer juicio que ellos me hostigaban, no me dejaban entrar: estaba sola sin acompañamiento de nadie. Así empecé a salir a las calles, a luchar, a encontrar gente como Alfredo que vale oro y te acompaña. Después del primer juicio fueron absueltos, y en un segundo juicio fueron condenados no como uno quería, porque uno quiere perpetua. 

Sandra Gómez – Mamá de Omar Cigarán

“yo no conocía a la china, la conocí a través de la lucha de Alfredo, que es muy perseguido por la maldita yuta como la persona que les está hablando. Yo logré que no cerraran la causa de Omar, que en 2017 vaya a juicio pero no logre que el asesino de Omar pague y vaya a la cárcel. como decimos siempre “la única lucha que se pierde es la que se abandona” y nosotros jamás vamos a abandonar esta lucha. Día por medio me cruzo con el asesino de mi hijo y no me tiembla la voz para encararlo y decirle qué es un asesino. La Justicia lo avalo, pero la de la calle lo condenó”

Claudia Agüero (Coordinadora contra la Impunidad Policial)

Nuestro pibes o terminan muertos o están privados de su libertad, por eso decidimos salir a la calle contra este otro flagelo que son las causas armadas. donde la policía cubre los negociados que hacen en los barrios con los pibes.() Nosotros venimos de esas madres que se pararon ante la represión, ante el secuestro de sus hijos, ante la desaparición de sus nietos. Pero en dictadura, como en democracia, se tortura, se desaparece, se mata.(…) En nuestras luchas fue muy importante Alfredo qué nos supo hermanar, encontrar y esta plaza tiene que estar colmadas de todas esas otras luchas. Somos el pueblo qué nos revelamos a qué nos torturen, a qué nos maten, que nos arranquen nuestros hijos. Basta de que el futuro de nuestros hijos sea ser asesinados por la maldita policía o estar privados de su libertad. 

Julia Lara (mamá de Agustín) 

“Mi hijo tenía 17 años, tenía problemas de adicciones pero era un chico que todo el mundo quería. La maldita policía quería que trabaje para ellos y mi mi hijo se reveló. Se tuvo que ir de mi barrio, de mi casa, de mi entorno familiar. Casualidad que falleció en pleno centro. Unos días antes la brigada de la comuna uno le pego, yo lo único que quiero es justicia por mi hijo, por todos los chicos asesinados por el Estado, justicia por la China, y basta de causas armadas”.

Jonathan Cardozo- Hijo de Mártires Cardozo

Me doy cuenta que no soy el único que le secuestraron, torturaron y asesinaron un familiar. Hoy me doy cuenta que somos muchos. Que cuando yo me sentía solo se acercó Alfredo Cuellar y muchísimos más. (…) Mi padre era una persona que no tenía antecedentes penales, era un padre ejemplar. y sin embargo un día lo secuestraron y sin pruebas lo condenaron a 25 años de prisión. no le dieron posibilidad de defenderse y en ningún momento un beneficio o salida transitoria. Mi padre termina perdiendo la vida en la unidad 26, donde el servicio de sanidad y de jefes de la unidad lo abandonan. Tengo que amenazar qué me voy a prender fuego para que lo trasladen a un hospital, y que se pueda morir dentro de todo dignamente como una persona normal. Porque mi viejo es de las pocas personas que termina muriendo dentro de un hospital, porque hoy en día es tener mucha suerte salir a un hospital. hoy en día te morís dentro de tu celda y a nadie le importa nada. (…) Lo qué está haciendo el servicio penitenciario hoy en día es peor de lo que se hacía hace mucho tiempo atrás. Ellos te secuestran, te torturan y te matan. En la Argentina si sos pobre estas condenado a la pena de muerte. (…) Hoy en día pisas una cárcel en la Argentina y te morís. 

Karina Carrizo – Compañera liberada hace tres años

“Es un honor ser invitada a pesar de la tristeza que día a día vivimos en instituciones del Estado. El servicio penitenciario que nos desgarra el alma, el corazón cuando nos arrebata un ser querido. Lo que no contaron es que no es solo una triste historia más, entre cuatro paredes, rejas , candados y ventanas. Nos contaron con la valentía que pueden despertar a un hombre cuando le arrancan el tesoro más preciado de su corazón. Despertaste al guerrero, al luchador, al león, al papa en busca de justicia, por vos y por qué se acaben y qué no haya más “chinas cuellar”, ni todos los caídos tras los muros. Nos llena de energía porque sabes que luchamos con una gran mafia del sistema, pero también vemos como nos abris puertas día a día. vemos como cada mañana nos sonríe desde el cielo y nos invita a despertar para librar una y otra batalla. Dios nos da memoria para nunca olvidar a quienes amamos, recordarte es fácil, pero desprendernos del dolor es imposible. Duele respirar, ya no estás al lado nuestro pero te oímos respirar, te sentimos tan cerca como siempre ahí. Recuerdos que nunca se borraran y personas que nunca se olvidaran, mientras viva tu vivirás. Para siempre en nuestros recuerdos. Tu recuerdo vive siempre en mi corazón. Fuerza Don Alfredo Cuellar. Presente la china y todos los que cayeron detrás de los muros” 

Roberto Cipriano García (Comisión Provincial por La Memoria) 

“Nos conocimos cuando hacía poco había pasado lo de la China cuando nos encontramos y haber visto todo ese proceso de traducción del dolor en organización y acompañamiento a muchos familiares, en esto qué está acá pero se expresa cotidianamente en muchas luchas. Para nosotros es muy importante la organización de los familiares. Porque la fuerza tiene que estar ahí y en las personas detenidas para lograr transformar esta sociedad qué cree que están bien presos los presos, que hay que torturarlos a todos y que está bien si se mueren dentro de las cárceles” (…)Con una justicia que está al servicio de esos intereses poderosos, con medios de comunicación hegemónicos que avalan y construyen esos discursos. Estamos jodidos, pero siempre en estos momentos en estos espacios con ustedes encontramos la esperanza y convicción de que tenemos que seguir luchando, qué tenemos que seguir trabajando. La tortura es una práctica sistemática en los lugares de encierro y es la acción principal qué la policía utiliza para gobernar los territorios, y contra eso estamos luchando”

Pablo, papá de Karen Marín

“La China Cuellar somos todos. Este estado represor, misógino. A Karen la condenaron por defenderse, por ser mujer. En este país no te podes defender, es el claro mensaje que da el Estado: si te defendes vas presa. (…) Basta de causas armadas. 

Anahí Benítez- Poeta

“Si bien yo no conocía a la China, me acerque y me despertó sentimientos que pueden ser expresados escribiendo:
una sonrisa llena de bocas

todas esas bocas saben gritar.

La piba lleva toda la rabia entre el brillo de los dientes

y el filo que lanzan los ojos cuando despiertan insaciables

Las rejas las hacen de hierro,

pero también es de hierro el bramar que nace del pecho, 

de la piba, de la china. 

y destroza, ella sola todos los bornes de todas las puertas,

 de todas las celdas, de todas las mierdas. 

Una sonrisa marcando un hilo, una callecita, una senda. 

limpiando las uniones, llenándolas de hermandad 

y carpiendo memoria y furia en el muro irreal. 

Paco Urondo decía qué lo irreal es la reja.

Pablo Pimentel: Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) de La Matanza 

“Triple pandemia que vivieron este año la población carcelaria en la Argentina. Una, porque es pertenecer a los sectores más pobres en la cual la mayoría vienen de barrios con muchas necesidades realmente y que en general esos hombres y mujeres que provienen de esos barrios tiene que ver con lo que dice el Indio Solari que todo preso es político. y yo ahí le discuto al Indio que el 80% es preso político, porque es preso social, es por el delito social. La segunda pandemia es estar pagando un hecho que cometió en el sistema carcelario argentino que viola todos los parámetros habidos y por haber de nuestra Constitución y de pactos internacionales en materia de derechos humanos. Hacinados, con mala atención sanitaria o sin atención, la alimentación. Y la tercer pandemia, el covid, que atacó a quienes están dentro de los muros y quienes estamos afuera de los muros. Es decir, que los presos en el mundo viven una triple pandemia. (…) El culpable de todos esto es el sistema capitalista que está totalmente caduco. Es un sistema que discrimina, desaparece, que mata, que viola. Hay que terminar con el sistema capitalista, porque es un sistema que no funciona. Es un sistema que no distribuye, sino que excluye. Es un sistema que no reparte las ganancias, sino que margina. Es un sistema que no cuida el medio ambiente, sino que pone en riesgo el agua, los bosques, es un sistema que viola los derechos humanos de su gente». 

ALFREDO Y EL VIENTO

 Al concluir la jornada, con la emoción apretando, Alfredo agradeció tanta solidaridad y compromiso; llamó a unirse en la misma lucha que nos oprime a todxs; enfatizó que nunca iba a abandonar la batalla que inició La China por sus compañeras cautivas y que el capitalismo es la peor pandemia que nos esclaviza a la inmensa mayoría de los pueblos; que nosotros no podemos defender a quién defiende “este sistema tan cruel, tan enemigo de la vida”. Y una vez más, gritó “abajo los muros de las prisiones”.

“¡La China Cuellar: presente!”, retumbó en la plaza que lleva su nombre en tanto el viento, vehemente, propagaba el grito sin frontera precisa, desde este rincón de Buenos Aires.

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

¡PRESENTES!

Homenaje a los 39 compañerxs asesinadxs por las fuerzas represivas en diciembre de 2001

Promediando la jornada anticarcelaria, tres compañeras de espacio de derechos humanos autoconvocadas leyeron el nombre de cada unx de lxs asesinados el 19 y 20 de diciembre de 2001, con el encendido ¡»Presente»¡ a cada unx de ellxs.

-Acosta, Graciela (35 años). Militante de DD.HH. Estaba con una amiga buscando a sus hijos. Se acercó a un supermercado, frente al que unas mil personas reclamaban comida. Recibió dos impactos de bala, disparados rodilla en tierra por un policía al que su amiga vio perfectamente. Santa Fe.

– Almirón, Carlos “Petete” (24 años). Militante de la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (Correpi) y de la Coordinadora de Desocupados 29 de Mayo. Recibió un disparo de la Policía en el pecho en Av. 9 de Julio y Av. de Mayo cuando encabezaba una columna de manifestantes que intentaba volver a la Plaza de Mayo.

– Álvarez Villalba, Ricardo (23 años). Asesinado en Rosario, Santa Fe.

Arapi, Ramón Alberto (22 años). Estaba con amigos tomando tereré en el Barrio Nuevo de Corrientes. Entró al barrio una camioneta Ford F-100 bordó sin leyendas identificatorias y sin patente, con cinco hombres, cuatro con el uniforme de combate azul-celeste de la Policía de Corrientes. Arapi trató de esconderse, pero dos de los policías lo corrieron y alcanzaron. Uno lo golpeó y le pegó un tiro que entró por el pecho y salió por la espalda.

– Aredes, Rubén (24 años). Asesinado por la Policía Federal mientras participaba en un corte de calles en Ciudad Oculta, Ciudad de Buenos Aires. Recibió cuatro balas de plomo por la espalda.

– Avaca, Elvira (46 años). Recibió un escopetazo frente a un supermercado frente al que pasaba con su hija en Cipolletti, Río Negro. Recibió el disparo en la zona lumbar. El calibre de la bala es policial.

Ávila, Diego (24 años). Asesinado en Villa Fiorito, Buenos Aires.

Benedetto, Gustavo Ariel (30 años). Se encontraba en la esquina de Avenida de Mayo y Chacabuco, Ciudad de Buenos Aires, donde se estaba llevando a cabo una manifestación. Recibió un balazo en la cabeza que le provocó la muerte, disparado desde el interior del Banco HSBC, donde prestaba servicios como custodio privado el ex militar Varando, represor de La Tablada.

– Campos, Walter (17 años). Estaba esperando cajas de comida junto a cientos de personas frente a un supermercado en Rosario (Santa Fe), cuando un tirador de elite de las TOE (Tropas de Operaciones Especiales) le disparó a la cabeza.

– Cárdenas, Jorge (52 años). Fue herido la noche del 19 en las escalinatas del Congreso de la Nación, y falleció varios meses después.

– Delgado, Juan (28 años). Estaba con otras personas reclamando alimentos frente a un supermercado en Rosario, Santa Fe, cuando llegó un camión que aparentaba traer comida, al acercarse los manifestantes aparecieron seis móviles policiales desde los cuales comenzaron a disparar contra los presentes. Delgado fue herido con balas de goma cuando huía de la represión. Un policía lo tumbó de un cachiporrazo en las piernas, lo apuntó con su itaka, pero como se había quedado sin carga, sacó su pistola y le disparó a menos de un metro de distancia.

– Enriquez, Víctor Ariel (21 años). Asesinado en Almirante Brown, Buenos Aires.

– Fernández, Luis Alberto (27 años). Vendía sandías frente a un supermercado en la provincia de Tucumán. Durante la represión a manifestantes, un gendarme le disparó a poca distancia en la cabeza. Murió dos días después.

– Ferreira, Sergio Miguel (20 años). Baleado durante las jornadas del 19 y 20 de diciembre de 2001. Murió un año después a raíz de una complicación hepática desencadenada por el balazo en el hígado recibido cuando la Policía cordobesa reprimió duramente un saqueo a un supermercado del barrio Villa El Libertador.

– Flores, Julio Hernán (15 años). Asesinado en Merlo, Buenos Aires.

– García, Yanina (18 años). Recibió un disparo en el abdomen cuando, desesperada por los ruidos de las balas, salió a la vereda a buscar a su pequeña hija en Rosario, Santa Fe.

– Gramajo, Roberto Agustín (19 años). Asesinado por un disparo proveniente de la Policía Bonaerense en Almirante Brown, Buenos Aires, cuando se dirigía a la casa de su tío.

– Guías, Pablo Marcelo (23 años). Asesinado en San Francisco Solano, Buenos Aires.

– Iturain, Romina (15 años). Asesinada mientras estaba en su casa, a la que ingresó una bala policial disparada contra quienes protestaban frente a un supermercado en Paraná, Entre Ríos.

– Lamagna, Diego (26 años). Murió después de haber sido herido en el pecho con un perdigón de plomo. Según testigos, le dispararon policías de civil desde un auto particular en la Ciudad de Buenos Aires.

-Legembre, Cristian E. (20 años). Asesinado en Castelar, Buenos Aires.

– Lepratti, Claudio “Pocho” (35 años). Militante comunitario. Estaba en la terraza de la escuela en la que colaboraba (era profesor de filosofía, y ayudaba como cocinero) cuando el móvil n° 2270 del Comando de Arroyo Seco se dirigía a reprimir un corte de calle de los vecinos del barrio. Los policías detuvieron el móvil y empezaron a disparar. Pocho gritaba que no lo hicieran porque había muchos chicos. Velásquez, el efectivo condenado a 14 años de prisión, dijo en la reconstrucción que disparó sin apuntar y que no sabía si tenía balas de goma o de plomo. El proyectil que lo mató ingresó por la garganta. Fue en Rosario, Santa Fe.

– Márquez, Alberto (57 años). Durante la manifestación en la Ciudad de Buenos Aires, de una camioneta salieron policías civiles y uniformados que empezaron a disparar indiscriminadamente. Márquez recibió dos balazos en el tórax a consecuencia de los cuales falleció.

– Moreno, David Ernesto (13 años). Asesinado por la Policía de Córdoba. La autopsia determinó que David fue herido con cinco proyectiles, algunos de goma y otros de plomo. De la nuca le extrajeron una posta de plomo que pertenecería a un cartucho disparado por una escopeta calibre 12/70 de la Policía. Los impactos en su cuerpo y en los de los otros heridos fueron por la espalda, por lo que se descarta que hayan sido lesionados por otras armas que las que disparaban los uniformados.

– Pacini, Miguel (15 años). Asesinado en la provincia de Santa Fe, recibió varios disparos en el cuello.

– Paniagua, Rosa Eloísa (13 años). Asesinada por una bala policial. Había ido con su familia a buscar comida a un supermercado en Paraná, Entre Ríos, porque el comisario del barrio había hecho correr la voz de que entregarían mercadería. Al llegar los esperaban policías y gendarmes.

– Perdernera, Sergio (16 años). Baleado en la provincia de Córdoba. El menor se encontraba en la calle buscando comida para su familia en el marco de los reclamos masivos que se realizaron en supermercados, cuando recibió una bala policial en el tórax que le produjo una paraplejia. Un año después falleció en el hospital.

– Pereyra, Rubén (20 años). Baleado por la Policía cuando regresaba a su casilla llevando al hombro una caja con alimentos entregados en un supermercado. En Rosario, Santa Fe.

– Ramírez, Damián Vicente (14 años). Asesinado de un balazo en el cuello en la esquina de Maciel y Cristianía, Gregorio de Laferrere, Buenos Aires.

– Salas, Ariel Maximiliano (30 años). Asesinado en la esquina de Maciel y Cristianía, Gregorio de Laferrere, Buenos Aires.

– Ríos, Sandra. Asesinada durante las jornadas del 19 y 20 de diciembre. Sin datos.

– Riva, Gastón Marcelo (30 años). Circulaba en moto por Avenida de Mayo en la Ciudad de Buenos Aires, cuando recibió un disparo en el pecho proveniente de alguna de las armas de un grupo de cuatro policías que se encontraban allí.

– Rodríguez, José Daniel. Asesinado en Paraná, Entre Ríos.

– Rosales, Mariela (28 años). Asesinada en Lomas de Zamora, Buenos Aires.

– Spinelli, Carlos Manuel (25 años). Asesinado durante las jornadas del 19 y 20 de diciembre. Le dispararon desde un auto Volkswagen Gol Blanco (sin identificación), en Pablo Nogués, Buenos Aires.

– Torres, Juan Alberto (21 años). Sufrió una herida de arma de fuego en la zona abdominal en Corrientes.

– Vega, José (19 años). Asesinado en Moreno, Buenos Aires.

– Villalba, Ricardo (16 años). En Rosario, Santa Fe, recibió un tiro en un ojo cuando vecinos manifestaban pidiendo alimentos frente a un autoservicio. Murió el 23 de diciembre.

Fuente: Correpi y lavaca.org