BRASIL – ARTISTAS DE TODO EL MUNDO RECLAMAN POR LOS PUEBLOS ORIGINARIOS DE LA AMAZONIA

¿Genocidio perpetuado o neogenocidio?

(Por Bárbara Bárbara Taboada/APL) Paul Mc Cartney, Wanick, Caetano Veloso, Gisele Bündchen, Chico Buarque, Gilberto Gil y Madonna son algunos de los nombres destacados que apoyan la denuncia del fotógrafo  y su esposa al presidente Bolsonaro; en la cual advierten sobre «el riesgo real a un genocidio» de comunidades indígenas en la región amazónica de Brasil.  En la carta pública, impulsada por el fotógrafo Sebastião Salgado y su esposa, la arquitecta Lélia Wanick,  difundida recientemente y firmada por artistas de todo el mundo, se pide a Bolsonaro  tomar medidas para proteger a los pueblos originarios en manos del Estado de Brasil.

Desde la creación de  los estados americanos, sobre territorios ancestrales  en todo el continente, debo decir que el genocidio jamás cesó.

América se impuso a fuerza de sangre sobre nuestros mundos milenarios acallados, y la cultura criolla europeizada de cada Estado Americano naciente, asumió todo lo existente como recurso a explotar.

Es importante recordar esto, ya que hace 527 años la occidentalización depredadora forzada, nos expone a la desaparición brutal o a la asimilación sistemática.

 Así, tras poner en práctica planes de exterminio de toda índole, aún seguimos de pie y protegiendo la “biodiversidad”, porque a diferencia de occidente, nuestras culturas no son antropocéntricas; por lo que lo humano no es “centro de nada” sino parte de la totalidad:. Somos agua, tierra, aire y fuego… vientos, lagos, montañas, selvas, bosques y valles, y a diferencia de los depredadores, sabemos que nuestras vidas valen en la medida de que cuidemos a las nuevas generaciones, recordando siempre a nuestros ancestros, quienes supieron vivir en armonía con el entorno.

En la carta, firmada por figuras de la talla de Oprah Winfrey, Brad Pitt, Sylvester Stallone, Pedro Almodóvar, Meryl Streep, Ai Weiwei y Werner Herzog, entre otros; Salgado y su esposa Lélia Wanick, afirman:

«Los pueblos indígenas de Brasil sufren hace mucho tiempo con la deforestación, los incendios forestales, los ríos envenenados y la invasión de sus tierras. Ahora corren el riesgo de ser diezmados por la Covid-19, a menos que se tomen medidas urgentes para protegerlos», advirtió. La situación de las comunidades indígenas en la zona Amazónica «es doblemente crítica porque los territorios reconocidos para uso exclusivo de los pueblos originarios están siendo ilegalmente invadidos por garimpeiros (buscadores de metales y piedras preciosas), madereros y usurpadores», alertó la carta.

«Estas operaciones ilícitas  se aceleraron en las últimas semanas porque las autoridades brasileñas responsables de proteger estas áreas fueron inmovilizadas por la pandemia. Sin ninguna protección contra ese virus altamente contagioso, los indígenas sufren un riesgo real de genocidio, a través de contaminaciones provocadas por los invasores ilegales de sus tierras.»

A la fecha los datos oficiales de Brasil informan que habría más de 450 muertos y más de 5.000 infectados confirmados, el brote en Amazonas sigue estando lejos de los números de enfermos de San Pablo y Río de Janeiro; pero según cifras oficiales citadas por el portal de noticias de Globo, habría en total 97.100 casos y de 6700 muertos.

En otro aspecto, el jueves pasado, la Asamblea Legislativa inició juicio político para destituir al gobernador Wilson Lima a causa de su gestión ante la pandemia y la rápida escalada de las crisis sanitaria y mortuaria.

Asi mismo, Lima, un ex aliado del presidente Bolsonaro y dirigente del derechista Partido Social Cristiano (PSC), está acusado de malversar fondos y no gestionar bien el presupuesto destinado a salud desde el inicio de la pandemia.

El estado de Amazonas comparte frontera con las regiones amazónicas de Perú, Colombia y Venezuela; por lo cual crece la alarma en los países vecinos.

EL WINKA EN SU PENSAMIENTO

Ahora bien, a modo personal, considero que la iniciativa de solidaridad que se ha tomado es importante y asumo tiene las mejores intenciones; pero sería vital ir un poco más allá y ver cuáles son las necesidades que se vienen planteando desde hace mas de 5 siglos, no solo en las naciones de la amazonia, sino desde cada territorio indígena.
 ¿Qué sucede ante el reclamo de derechos indígenas y soberanía territorial? Hay comunidades que no quieren permitir el acceso a ninguna persona ajena, y así mismo cuidarse y cuidar el medio ambiente de todo aquello nocivo. No solo en este contexto, sino desde hace siglos. ¿Acaso no debería de ser así? Sucede que no, no lo es; porque las tierras indígenas de todo el continente son usurpadas por empresas transnacionales, y a nuestras autoridades comunales protectoras de la vida, las asesinan o encarcelan diariamente. Es importante que se levante la voz por esto!!

 Me pregunto: ¿Cuándo se dejaran las políticas asimilacionistas/paternalistas y nos darán el legitimo derecho a decidir sobre nuestros territorios? ¿Cuándo reconocerán que nuestra existencia merece respeto y no asistencialismo?

 Es importante tomar el caso como ejemplo para repensar; ya que si no, solo quedará como una nota más de color.

Las naciones originarias de todo el continente se encuentran amenazadas por el virus del “winka” (blanco usurpador/depredador) en nuestras tierras.

El winka en su pensamiento y modo de existencia, es el verdadero virus que viene gestando muerte a cada paso. Corrompiendo el biorritmo, talando árboles, contaminando de metales las aguas, promoviendo la megamineria, sometiéndonos a radiaciones extremas con nuevas tecnologías móviles como la próxima emergente 5 g; por la cual se puso en órbita 15.000 satélites ( ver “Proyecto Starlink”) y se invadió todo el planeta de antenas en medio de esta pandemia. Qué producirá? El efecto de radiación es similar a que se introduzca todo el planeta Tierra en un microondas, afectando la malla electromagnética/eléctrica universal, y por tanto la de todo lo que aquí habita ( animal, vegetal, mineral, humano, etc )

La radiación extrema es altamente nociva y es algo que debemos parar y NO PERMITIR. (próximamente ampliaré esto en otra nota)

Así la colonización sigue, tanto “en la tierra como en el cielo”, y el genocidio se perpetúa, invadiéndonos permanentemente en pos del progreso, y asumiéndonos inválidos…

 Que se entienda bien: considero que la carta es de gran apoyo a nuestrxs hermanxs amazónicxs, pero es aún más importante que se los respete y reconozca porque el genocidio que vienen sufriendo con cada presidente, sobre todo con Bolsonaro, fue y es alto.

Para “protegerlos” si es lo que se busca, habría que devolver la autonomía y el libre ejercicio de derechos en sus tierras. Para cesar el genocidio, habría que reconocer su legitimidad histórica.

La salud de una cultura milenaria se encuentra en su propio medio (animales, aguas, minerales, vegetales, frutas, etc). la medicina de nuestros pueblos está en la alimentación y el equilibrio con el biorritmo del planeta. NO en los alimentos transgénicos, ni de la mano de MONSANTO, BAYER o BILL GATES.
 Para que cese el genocidio a nuestras naciones milenarias, no se necesita solo de test y “protección del Estado”; lo  vital es defender el derecho de la tierra, dejar de aniquilar la amazonia.

 Para una comunidad originaria, el territorio lo es todo. Es el propio centro/cuerpo/vida; si no se nos ve así, podemos correr el riesgo de que todo termine en una invasión de los estados/ empresas en los territorios nativos. En la implementación forzada de medicinas y/o “vacunas” sin previa consulta, (como ya ha ocurrido con las vacunas de esterilización forzada que causaron infertilidad en mujeres originarias del Perú –Fujimori  y deformaciones en niños indígenas a lo largo del continente).
Tengamos en cuenta que esto actualmente ya viene sucediendo.

En nombre del progreso Bill Gates con su ambicioso proyecto “ID2020”  propone la digitalización global con datos biométricos y tecnología blockchain de todas las personas, para dar respuesta a una absurda  necesidad de crear “Identidad digitalizada”, esto se realiza por medio de vacunas e inserción de microchips o parches subcutáneos( insertados debajo de la piel).

Este proyecto descabellado, actualmente se impone en los campos de refugiados de Tailandia e Indonesia, asumiendo el estado de vulnerabilidad de estas personas que fueron privadas de vivir dignamente en sus territorios; los “proyectos humanitarios” que brindan soluciones, carecen de ética y moral.

 De este modo se controla a las personas refugiadas, y a cambio se les brinda viáticos y posibilidad de atención médica. (Ver https://id2020.org/projects). Es sumamente importante comprender la situación en contexto y generar una mirada histórica, porque ya cansadxs de tanta muerte y abuso, estamos a tiempo de detener las futuras aberraciones humanas en pos de la evolución.

EN PALABRAS DE GERÓNIMA:

«No quiero que me den una mano, quiero que me saquen las manos de encima» GERÓNIMA (mujer mapuche, PuelMapu – 1976)