OPINIÓN-ENFOQUES

Impuesto «corona» a los multimillonarios

(Marion Saint Ybars, desde Bruselas/APL) Económicamente todos (Estados, pueblos, intelectuales) están de acuerdo en la gravedad de la crisis causada por la pandemia de Covid-19: drástica caída del PIB y explosión del desempleo. En Bruselas, la Comisión, el pasado miércoles al mediodía, planteó el espectro de una recesión sin precedentes desde 1929. «Europa se enfrenta a un shock económico sin precedentes desde la Gran Depresión» considera Paolo Gentiloni, el Comisario europeo de Economía que alinea los pronósticos catastróficos del PIB para los Estados de la zona euro en -10%, muy afectados algunos por el colapso esperado de las actividades turísticas. Según el Banco de Inglaterra la economía británica podría colapsar en más del 14% en 2020, un resultado «nunca visto en 300 años», según la prensa local. En estas condiciones, mientras los europeos todavía luchan por ponerse de acuerdo sobre las modalidades y los medios de recuperación, una idea está ganando terreno en el continente: la tributación de los mayores ingresos y patrimonios, lo que permite contrarrestar de inmediato los efectos del cataclismo social emergente. Fue emitido por el Partido del Trabajo de Bélgica a fines de marzo y una petición para que el gobierno federal belga lo implemente ya ha recogido casi 100.000 firmas.

La semana pasada en su discurso del 1 de mayo Peter Mertens, el presidente del partido de izquierda que pesa cada vez más entre los belgas, persistió y firmó «tenemos que deshacernos del modelo capitalista que dice que todos los que tienen menos sufren pérdidas, mientras que los pocos que tienen muchas ganancias obtienen ganancias», dice. «Este modelo está desactualizado. Ya no hay necesidad de estar en un mundo post-coronavirus. Queremos un impuesto de corona para multimillonarios, un impuesto de solidaridad para grandes fortunas. Cuando estalló la crisis del coronavirus, fuimos los únicos en poner esta propuesta sobre la mesa. Hoy, otras partes se están haciendo cargo porque se ha vuelto obvio. ¿Cómo podemos aceptar que millones de empleados y trabajadores independientes sufran pérdidas cuando los jefes de las empresas que cotizan en bolsa ganan 2 millones de euros al año? Ofrecemos un excepcional impuesto de corona del 5% en todas las fortunas de más de 3 millones de euros. Eso traería 15 mil millones de euros. Solo se necesita un poco de coraje político».

Después de haber sido abordado en particular por los comunistas austríacos (KPÖ) el mes pasado, la cuestión de un impuesto «corona» ahora se plantea oficialmente en uno de los bastiones de Suiza. Con motivo de una sesión parlamentaria excepcional, el Partido Laborista Suizo – Coalición del Partido de los Trabajadores y del Pueblo (PST-POP) ha presentado, además de una solicitud de ratificación por parte del país del Convenio 187 del ‘Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre salud y seguridad en las empresas, una moción para introducir un «impuesto solidario corona».

En la Confederación Suiza sería suficiente, según la propuesta del asesor nacional PST-POP Denis de la Reussille, introducir un «impuesto único del 2% sobre la riqueza y el patrimonio de más de 3 millones» (2.85 millones euros) para «recaudar aproximadamente 17.5 billones de francos» (16.62 billones de euros). Después del lanzamiento de la campaña sobre esta medida a mediados de abril, los socialistas suizos obviamente se inspiraron para proponer un «impuesto federal adicional del 10% por un tiempo determinado» para los ciudadanos con Renta imponible de más de 300.000 francos suizos por año (285.000 euros).

El PST-POP va más allá en una petición: «Un impuesto de solidaridad corona sería una señal fuerte, pero más allá de eso debería ir acompañado de una política económica al servicio del mayor número: la armonización de los impuestos a nivel federal, aumento de los impuestos de las grandes empresas y sociedades de cartera, nacionalización del sistema de salud (seguro de salud público y único, nacionalización de clínicas privadas) y banca, extensión del seguro social, etc».

Es lo que poco a poco aparece en Europa. Los ricos no dicen nada, algunos están de acuerdo. En la Argentina los ricos están en contra, los periodistas bufones «explican» porqué hay que estar en contra y lamentablemente parte de la clase media y algunos pobres repiten lo que dice la tele, también. Es hora de pensar qué hacer y tomar decisiones.