ESTADOS UNIDOS

La falta de cobertura de salud para los pobres es un aliado fantástico del virus

(Por Marion Saint Ybars/APL) Desde el Atlántico hasta el Pacífico el Covid-19 no salva a ninguno de los 50 Estados estadounidenses. Dos meses y medio después del primer caso confirmado en su territorio, Estados Unidos se ha convertido en el epicentro de la epidemia, concentrando casi el 30% de las personas infectadas con el coronavirus y contando en el mundo el 16% de las muertes. Todos los Estados pueden verse afectados, pero no todos se ven afectados en las mismas proporciones. El Estado de Nueva York que representa más del 50% de los casos contados concentra toda la atención. Con alrededor de 150.000 personas enfermas, el Empire State tiene tres veces más casos que el segundo Estado más afectado, su vecino Nueva Jersey y tiene la tasa más alta en comparación con su población (más de 750 contaminaciones por 100.000 habitantes). Solo la ciudad de Nueva York representa más de la mitad de los enfermos en el Estado.

EVIDENCIA DE LA PARTE OCULTA DEL ICEBERG

Las cifras publicadas por las autoridades sanitarias revelan que los barrios más pobres del Bronx, Queen o Brooklyn, donde reside un gran número de afroamericanos, latinos o inmigrantes recientes, son los más afectado por la epidemia. Con un registro de más de 1.100 casos de contaminación encontrados en el único vecindario de El Bronx hubo menos de 200 casos en Manhattan.

La promiscuidad o la necesidad de tomar el metro para aquellos que no pueden teletrabajar y se ven obligados a continuar ejerciendo su actividad profesional en la ciudad, constituyen la parte de la explicación más inmediata para estas desigualdades manifiestas ante el Covid-19. Pero esto es, por supuesto, solo la punta del iceberg con respecto a las causas sistémicas de la propagación del coronavirus en Nueva York y los Estados Unidos.

La falta de cobertura de salud para los pobres es un aliado fantástico del virus. Lleva a aquellos que no tienen un seguro de salud privado costoso, cuyo número se estima en 30 millones, a ir al hospital solo en el límite extremo de sufrimiento soportado.

LA ESTRUCTURA SANITARIA DOMINADA POR PARTICULARES

Otro factor agravante es la crisis económica y financiera, combinada con la crisis de salud. Desde mediados de marzo casi 10 millones de trabajadores han perdido sus empleos bajo un código laboral muy probo, que permite a los empleadores deshacerse de su personal a bajo costo para absorber inmediatamente parte de sus pérdidas.

La erudita de Nueva York Johanna Fernández es formal sobre el origen del gigantesco “desastre de Nueva York”: «Nos detenemos en la irresponsabilidad de la gestión de Trump. Pero es mucho más profundo. Es una organización entera de la sociedad la que está en juego». Agrega que en ausencia de cobertura de salud y desempleo, es responsable el abrumador sistema de salud dominado por el sector privado y su principio de «maximización de ganancias». Lo que llevó a los hospitales a operar justo a tiempo por lo que hoy hay escasez de personal y equipos médicos “tan esenciales como los respiradores”.

Andrew Cuomo, el gobernador demócrata del estado de Nueva York, es presentado en estos días por varios medios de comunicación como una especie de resistencia a la imperfección de la Casa Blanca. Pero fue, dice Johanna Fernández, el iniciador de un vasto plan de austeridad para el estado de Nueva York, «asociado con recortes oscuros en el presupuesto de atención médica». Esto ilustra la terrible corresponsabilidad en el desastre humano en curso del establecimiento demócrata del cual Cuomo, ex ministro de Bill Clinton, es un pilar.