RECALENTAMIENTO GLOBAL

Los jóvenes contra la destrucción de nuestro planeta.

(Por Marion Saint-Ybars, desde París/APL)  El Imperio Romano hace 2000 años ya estaba influyendo en el clima del planeta. Al calentar o quemar la tierra para prepararla para la agricultura, los romanos habrían emitido grandes cantidades de gases contaminantes como el dióxido de carbono (CO2). A su efecto climático se agregarían problemas de contaminación del aire con efectos nocivos para la salud.  Desde los albores de nuestras civilizaciones, las fluctuaciones naturales de temperatura son de alrededor de 1 ° C por milenio, pero las temperaturas anunciadas esperan cambios de entre 15 a 60 veces más rápidos. Las resoluciones para evitar un cambio climático importante son cada vez más imposibles para los países industrializados. De hecho, se estima que deberíamos reducir las emisiones en un 60% para 2050 para mantener el calentamiento global a un nivel aceptable, lo que parece utópico dada la inercia de nuestras sociedades y limitar el cambio climático futuro que permita el desarrollo de los países pobres, reduciría a la mitad el consumo per cápita de los países ricos, algo difícil de lograr en nuestras sociedades capitalistas de consumo.

 Una generación de mujeres y hombres jóvenes que encarnan el futuro ha decidido asumir este desafío existencial para el futuro de la humanidad y de todos y cada uno de nosotros. La humanidad está perdida si no da la espalda lo antes posible a la lógica que alimenta el calentamiento global, a la interrupción de que la actividad humana y las decisiones económicas y políticas que se toman todos los días son la causa.

¿INEVITABILIDAD DEL DESASTRE?

 Este deseo de actuar, esta conciencia de una generación que rechaza la inevitabilidad del desastre, conlleva un importante debate político sobre las causas de esta situación y las soluciones que se deben tomar. No es solo el surgimiento necesario de un comportamiento individual y colectivo más responsable lo que requieren estas movilizaciones. El sistema capitalista, el depredador de los humanos y los recursos del planeta, es destituido y, a través de él, las lógicas que rigen principalmente las relaciones sociales en el planeta y cuya razón de ser, la acumulación del El capital y el mantenimiento de una tasa de beneficio cada vez mayor para los accionistas nos llevan a la pared.

 Estos movimientos globales son parte de un período histórico fundamental, caracterizado por la búsqueda de un mayor número de seres humanos en nuestro planeta todos los días, con una nueva narrativa de un futuro colectivo. ¿Qué proyecto de humanidad somos capaces de inventar y construir, sin que las mujeres y los hombres de nuestro tiempo sean despojados? Es la búsqueda de esta historia emancipadora, anticipando un nuevo destino común, lo que hace que este avance sin precedentes sea tan importante.

 Las fuerzas capitalistas, las organizaciones que reclaman el sistema, o aquellos que continúan pensando, mientras critican, que sigue siendo un horizonte insuperable, cada uno trabaja a su manera para integrar las preocupaciones expresadas, pero cada vez están más empujadas. por la profundidad de los problemas planteados. La culpa que intentan imponer para continuar haciendo el horizonte de la humanidad “de mercado”, o incluso la solución a los problemas y dramas que él mismo generó, responde cada vez más a la búsqueda de una transformación más sistémica, que deberá conciliar verdaderamente tres ambiciones principales: ambición ecológica, ambición social y ambición democrática.

1600 CIUDADES

 Ahora estudiantes de secundaria y estudiantes universitarios se movilizan y manifestaron este viernes en más de 105 países. Estuvieron en Ecuador, en Groenlandia, en Egipto, Namibia, Estados Unidos, India y en toda Europa. En total, estuvieron en más de 105 países y 1.600 ciudades: estudiantes de todo el mundo que participaron en el primer día internacional de huelga de escuelas climáticas. La apelación, lanzada por la joven Greta Thunberg, una adolescente sueca cuya defensa del clima ha recibido un eco mediático raramente igualado se ha escuchado en la ONU. En Francia se realizaron 217 reuniones, todas destinadas a reclamar un problema contaminado por la inercia política. Durante casi cuatro meses, los alumnos de Bélgica, Suiza y Alemania se han manifestado por decenas de miles, una vez por semana para exigir que sus gobiernos actúen firmemente contra el calentamiento global y los de Francia se unieron al movimiento a mediados de febrero en algunos casos con el refuerzo de los maestros y profesores, a menudo preparados durante mucho tiempo.

 Varios colectivos han enumerado sus demandas. No todos están dirigidos al Estado o al menos no solo. En Bretaña, donde 750 estudiantes de ocho escuelas secundarias se han embarcado en la acción, los requisitos también se dirigen al ayuntamiento. «Vamos a pedirle la extinción de los signos en la noche que siguen encendidos cuando es inútil. Los carriles bici también son parte de nuestras demandas «, enumera una estudiante de 16 años. Decidieron no politizar más allá del tema climático. “Queremos reunirnos tanto como sea posible”, dice el adolescente.

LA CIVILIZACIÓN CAPITALISTA

 Otros han tomado el lado opuesto: «Las graves degradaciones infligidas en nuestro planeta no son el resultado de ciclos naturales, ni del comportamiento individual. Es nuestra civilización capitalista e industrial la causa «, denunció la declaración del colectivo de estudiantes y estudiantes de secundaria de Reims. «Desde el principio, queríamos dar una dirección muy política a nuestro pensamiento y apuntar a la ecología radical», explica un estudiante de Ciencias Políticas donde comenzó el movimiento francés. «En lugar de elaborar una lista de afirmaciones cuantificadas, hemos tratado de definir los valores que nos unen ». Para ellos, el problema radica en el modo actual de organización social y económica. «El consumismo, el libre comercio, el crecimiento verde … eso es incompatible con la ecología», concluye Harold. “Es cierto que debemos reunirnos ampliamente”, dice el joven, pero estamos convencidos de que la única forma de imponer el equilibrio de poder es explicar sin tabú nuestros valores. «

 Antes de esta semana de movilización, el Observatorio de Energía y Clima ha establecido un nuevo récord decepcionante. «Los nueve indicadores principales están en rojo», dice Anne Bringuault del OEC. Si bien las emisiones nacionales de gases de efecto invernadero cayeron un 4,2% entre 2017 y 2018, siguen siendo un 4,5% más altas que las metas establecidas. Los dos peores sectores son el transporte y la construcción con diferencias que van del 12,6% al 14,5%.

 Para muchos jóvenes, el primer movimiento climático global fue el 16 de marzo y es un punto de inflexión. Fue en su mayor parte su primera manifestación. Desde entonces, no se pierden más y aseguran estar listos para llegar lejos para ganar la lucha climática. En pocas semanas, aprendieron rápidamente los misterios del movimiento: discusiones sobre la plataforma de intercambio Discord, reuniones generales semanales, acciones de desobediencia civil, caminatas … De esta semana global de movilización por el clima que comienzo este viernes, esperan que finalmente habrá medidas concretas.