CAUSA ARMADA COMO REPRESALIA A UNA LUCHADORA

«Mi hijo está preso por mi lucha contra el gatillo fácil y por los derechos de los privados de libertad».

(Por Laura Ríos, mamá de Ezequiel) Soy militante de la Marcha Nacional contra el Gatillo Fácil, de Merlo. A mí hijo, hijo Ezequiel Ricardo Bazán, 22 años, le armaron una causa como represalia a mi militancia,  como familia estamos destrozados muy angustiados, nos partieron al medio con todo esto. La mujer de mi hijo tiene un bebé de seis meses, la angustia es tremenda a semejante causa, llena de contradicciones entre los policías, que le armaron a un chico bueno, trabajador, todos los días a las seis de la mañana salía hacer el reparto de pan en la camioneta de su suegra. Un muchacho de barrio familia humilde, amigable y respetuoso. El hecho, armado por la policía fue una clara venganza contra mi lucha en defensa de los privados de libertad militante y contra el gatillo fácil, porque también soy familiar de víctima del gatillo fácil. Mataron a mi hermano Franco, de 17 años. Ezequiel la está pasando mal en su condiciones de detención, presenta problemas bronquiales y duerme en el piso húmedo frío en un lugar que es para cuatro personas duermen ocho todos amontonados . No lo llevan a tiempo para sus controles médicos. El tiene cinco cirugías en la pierna por fractura de astrágalo derecho complicada, está bajo tratamiento de kinesiología, no camina bien, tiene una disminución para caminar en forma parcial y es permanente. Solicito ayuda a todas las organizaciones, por favor. (Teléfono Laura Ríos: +54 9 11 3061-9755)

Ezequiel salió el día 4 de junio de este año de mi casa alrededor de 19:30 horas en dirección al parque San Martín de Merlo, iba a la casa de una conocida que hace tortas de cumpleaños a encargarle una porque se aproximaba mi cumpleaños. A las 20 y 21 horas mandó mensajes de WhatsApp a su mujer diciéndole que ya estaba regresando a su casa. Al tomar la calle Bicentenario, a la altura de las vías ramal Lobos-Merlo , lo interceptan un auto falcón con tres hombres armados. El piensa que le van a robar le entrega su celular y les dice que no tiene plata, lo hacen bajar de su vehículo lo golpean, nunca le dijeron que eran policías, él se da cuenta que eran policías porque empiezan a llegar móviles y sin entender lo que estaba ocurriendo y pidiendo explicaciones ellos no se las daban solo le pegaban y de allí lo llevaron a la comisaría 1° de Merlo.

La UFI que interviene es la número 5 de Morón el doctor Leandro Vaccaro, es quien dispuso se labren actuaciones y la carátula «Robo agravado por el uso de arma de fuego».

 Esa noche de 4 de junio llego a la comisaría 1° de Merlo alrededor de las 23 horas al ingresar reconozco al oficial de turno como Nelson Ortiz. Le pregunto en calidad de qué se encontraba detenido mi hijo y me dice Ortiz que estaba a disposición de UFI N° 5 de Morón, que interviene Juzgado de Garantías N° 5 juez, Jorge Rodríguez y que lo agarraron a bordo de una camioneta blanca Fiorino. Le digo sí, el conducía esa camioneta es de su suegra en ella el hace el reparto de pan aquí tengo los papeles le dije . El oficial enojado me hablaba fuerte, pedí que no me hable así y que me explique lo que estaba pasando, que no entendía nada, le dije hablemos en su oficina porque allí en la sala de espera habían dos personas una mujer de nacionalidad boliviana y un hombre.

Ya en su oficina me refiere ya está abrochado «ok» porque las cámaras no me dejan mentir, su hijo queda aprehendido. Le digo usted nos conoce Ortiz sabe que él no haría algo así. Le pregunto por qué nos estaba haciendo esto, si su bronca es conmigo por intervenir siempre por los detenidos que se la agarre conmigo, no con mi hijo. Responde «las cosas están así».

Tras realizar investigación por nuestra cuenta y con ayuda de la abogada Margarita Maciel, fui con mi nuera al lugar de los hechos, mi hijo ni cerca estuvo de ese lugar. Al hablar con las víctimas me doy cuenta que la es la mujer que se encontraba la noche anterior en la comisaría la cual escuchó toda la discusión que tuve con él inspector Ortiz, la cual escuchó también cuando Ortiz daba datos precisos de la camioneta color y modelo que conducía mi hijo.

Me presento como madre de la persona aprehendida y le pido que por favor me cuente que sucedió la noche anterior. Ella y su marido me relatan todo lo sucedido del robo e identifica el vehículo como camioneta blanca Fiorino por el logo que según ellos tiene la camioneta. No dan más detalles porque según ellos no ven nada porqué en la dirección que se fue la camioneta estaba oscuro y que además los sujetos del robo iban subiendo en fila a la camioneta tampoco pueden reconocer a los cinco sujetos que le entraron a robar. Le pregunto si las cámaras de seguridad graban y responde que no funcionan .

La camioneta que conducía mi hijo no tiene logo, hay otras que si lo tienen así, se acredita por fotos que es Fiorino si es blanca pero sin logo y con detalles muy vistosos, una de las víctimas en su declaración dice haberla visto bien en las dos veces de la ruta hacia el fondo y del fondo hacia la ruta y no ve marca ni señales alguna y la camioneta que conducía mi hijo tiene un choque del lado del acompañante muy notorio y asimismo del lado del conductor no tan notable, pero es raro que no lo haya visto si esa era la camioneta .

Según la policía hubo una persecución esa camioneta no levanta más de 60 km. ¿Cómo puede correr más esa camioneta que las camioneta de la policía?

Hay dos oficiales que refieren que el acta de procedimiento es fiel a lo ocurrido y cuando vía radio dice que hay un hallazgo de un vehículo abandonado, un arma y que los delincuentes son aprehendidos en la zona, situación que no coincide con el acta de detención y mucho menos de los hechos por ellos denunciados a su superior, a través de radio .

Asimismo, del 911 se constata que de este móvil tampoco se da datos de ver alguna camioneta en circulación con iguales características del hecho, como una oficial informa  y dice que ella sola no hacía el radio, que ese no lo hizo ella. Y surge del mismo que sí lo hizo, o mintió cuando hizo el radio o mintió en el acta de detención.

Y en la audiencia ante la fiscalía manifiesta que ellos dejan de perseguir al auto , porque sigue otro móvil , y según el radio porque el vehículo se detiene en el lugar y siguen otro móvil . Su compañero también miente . habla de una persecución sin perder de vista a la camioneta. Se habla que de esa camioneta se iban desprendiendo los sujetos descartando arma de fuego y caja registradora, asimismo del 911 se constata secuestro de arma, hallazgo de vehículo sin ocupante , aprehendidos en la zona , donde está ese vehículo ¿y esas personas aprendidas en la zona?

¿Es que acaso mi hijo es el perejil que está pagando los platos rotos de otros que se mandaron la macana ? A mi hijo lo detienen solo en la camioneta y sin nada Y en distinta zona . También es así que los resultados de la pericia de huellas salió negativo . Es decir si habían otras personas en la camioneta con mi hijo no se deberían hallar otras huellas?  Las víctimas después de hablar con nosotras con la mujer de mi hijo y conmigo, fueron a hacernos una denuncia a la comisaría 1° de Merlo y cuando fueron a sede de fiscalía cambiaron su declaración y decían que ellos solo hablan con Ortiz, que Ortiz les dijo que solo hablen con él, es obvio que cuando fueron nuevamente a la comisaría los prepararon para que mientan y les mostraron el vehículo nuevamente porque está en la puerta de la comisaría parado.

 Los policías cuando fueron a declarar se contradicen entre ellos como tampoco saben quién módulo el llamado 911 . No saben en qué vehículo fue traslado a la comisaría mi hijo . Uno de ellos dice que en Falcón, otro en el patrullero, dicen que lo detiene porque la camioneta arrojaba señas particulares con la del robo.

El acta de procedimientos no coincide con informe del llamado al 911 . El fiscal después de escuchar el audio presentado por la abogada de mi hijo dio a lugar de tomar declaración a las víctimas, testigo y a los policías nuevamente.  Hay un testigo que ve bajar una persona del vehículo que saca de su cintura un arma negra y la deja tras un árbol. ¿Ese testigo no aparece donde está? Como así tampoco aparecen las cámaras solicitadas por el fiscal . Estamos trabajando muy duro para que todo esto se aclarezca y mi hijo regrese a casa pronto, es evidente que está causa está armada y mi hijo cayó en las garras del poder judicial, hemos presentado varias pruebas en favor de mi hijo.

GATILLO FÁCIL

El tío de Ezequiel, Franco Quintero, hermano de Laura, tenía 17 años y vivía en Merlo. El 27 de noviembre de 2018 salió por la mañana en moto con un amigo de 15 años y dejó su celular en su casa. Por la tarde el otro joven avisó a la familia que Franco estaba detenido en la comisaría 5° de Paso del Rey, partido de Moreno. Cuando la familia fue al lugar les informaron que Franco había muerto y que “venía de protagonizar varios ilícitos”. En verdad Franco fue baleado en la calle de un disparo en la ingle y otro en el pecho y el otro chico recibió un tiro en el pulmón y otro en la axila. Todos los disparos fueron de balas policiales y desde atrás. Enseguida la Comisaría 5ta de Paso del Rey armó la versión de un “enfrentamiento” y que la policía escuchó «estruendos» y disparó sobre ellos. El chico más joven sobrevivió y declaró que no tenían armas. Nuestra familia pudo recibir el cuerpo mucho tiempo después y con todas las medidas de prueba realizadas. En la investigación no hay certeza de si Franco llegó o no vivo al hospital y hubo testigos que afirmaron que los jóvenes fueron golpeados cuando estaban en el piso y que los policías les pisaban la cabeza. 

A partir de la lucha por justicia por Franco, me metí de lleno en la causa y se me gané la enemistad de la policía de la zona.

Además acompaño distintas luchas contra causas armadas y a personas en contexto de encierro, lo que me hizo un blanco de distintas persecuciones y amedrentamientos de parte de La bonaerense.

LIBERTAD A EZEQUIEL RICARDO BAZÁN LIBRE LO LLEVARON LIBRE LO QUEREMOS BASTA DE CAUSAS ARMADAS.