OPINIÓN – ENFOQUES

Portugal: victoria del Partido Socialista y las alianzas necesarias.

(Por Marion Saint-Ybars/APL) El primer ministro que ganó las elecciones parlamentarias el 6 de octubre para gobernar tendrá que formar alianzas parlamentarias con los otros grupos de izquierda como lo ha hecho durante los últimos cuatro años. Quería una mayoría absoluta pero tendrá que conformarse con una mayoría simple. La formación del primer ministro el socialista Antonio Costa totaliza el 36,65% y coloca 106 diputados a la Asamblea de la República contra 86 parlamentarios en 2015. El PSD (Partido Social Demócrata) responsable de las terribles políticas de austeridad, dirigido por Riu Rio no ha renovado su coalición con los conservadores del Centro Socialdemócrata-Partido Popular (CDS-PP), está resistiendo la ola socialista con dificultad. Obtuvo el 27,9% de los votos y registró un descenso de casi el 10% en comparación con hace cuatro años.

En ausencia de una mayoría absoluta de 116 diputados (de los 230 escaños en la Asamblea), el Partido Socialista se verá obligado a formar alianzas políticas para gobernar como fue el caso durante este último mandato. Sin precedentes en la historia de la democracia portuguesa, los socialistas sellaron los acuerdos parlamentarios con otros partidos de izquierda para «pasar la página a la austeridad», pero respetando la ortodoxia presupuestaria impuesta por Bruselas.

El Bloque de Izquierda (BE), que había totalizado el 10.19% en 2015 y obtuvo 19 parlamentarios, mantiene su número de diputados con el 9.67% de los votos. Su coordinadora, MP Catarina Martins, dijo que estaba disponible para renovar la experiencia de los últimos cuatro años. Cuarta fuerza política: el Partido Comunista Portugués (PCP) y el Partido de Ecologistas Verdes (Pev) reunidos dentro de la Coalición Democrática y de Unidad (CDU). Ganó 6.46% de los votos, contra 8.25% en 2015, y 12 elegidos, contra 17 en 2015.

El CDS-PP, mientras tanto, no cruza la barra simbólica del 5% (4,25%, 5 elegidos). Su jefe, el conservador Assunção Cristas, anunció que estaba tirando la toalla en la celebración de un próximo congreso extraordinario. El Partido Animal de la Naturaleza (PAN), que había logrado un avance sorprendente en las elecciones europeas, confirma su fundación con un 3,28% y elige a 4 parlamentarios, en comparación con uno hace cuatro años.

Finalmente y esta no es la mejor señal, Portugal como el resto de sus vecinos europeos, está presenciando el surgimiento de un partido de extrema derecha, el Chega, que ingresa al Parlamento con un diputado.

Antonio Costa dijo que estaba listo para renegociar en otras formas la coalición parlamentaria. Los acuerdos entre el PS, el BE y el PCP, tan criticados por la derecha, permitieron registrar importantes avances sociales con el aumento del salario mínimo a 600 euros, la restitución de las 35 horas … Por otro lado, las reformas estructurales, que perturbaron profundamente el mercado laboral, no se han visto afectadas. También es cierto para las actualizaciones salariales en el servicio público. La insatisfacción ha llevado a muchos llamados a la huelga en 2018 (más de 700) todo un récord.

Desde que Antonio Costa estuvo en el poder, la economía portuguesa ha consolidado espectacularmente la recuperación iniciada después de las drásticas medidas de austeridad implementadas por el anterior gobierno de derecha luego del rescate financiero del país en 2011. Crecimiento (3.5 % en 2017 y 2.4% en 2018) se encuentra actualmente en su nivel más alto desde principios de la década de 2000 y el desempleo ha vuelto a su nivel anterior a la crisis (6.4%).

El ex abogado Antonio Costa ha manejado principalmente las medidas de austeridad al aumentar las pensiones o los salarios de los funcionarios públicos, al tiempo que aprovecha la buena situación para mantener una buena posición en la zona del euro en el déficit público que debería reducirse al 0.2% del PIB este año.

Este equilibrio económico y social habrá sido su principal argumento de campaña, incluso si la deuda pública todavía es de alrededor del 120% del PIB y los portugueses todavía se quejan de los bajos salarios, del deterioro de los servicios públicos y del aumento de los precios inmobiliarios impulsados por la explosión del turismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>