ENFOQUES-OPINIÓN

Brexit: el Reino Unido se fue de donde nunca estuvo completamente

(Por Marion Saint-Ybars, desde París/ APL) A los políticos les bastaba estar cansados al final de la interminable telenovela inaugurada en el Reino Unido por la victoria de los partidarios de la salida de la Unión Europea (Brexit) durante el referéndum de junio de 2016. Sin embargo se encargaron del espectáculo de fuegos artificiales final unas horas antes de la víspera de Navidad. Y también después.  El Primer Ministro conservador británico Boris Johnson en un video publicado en las redes sociales mostró los paquetes de 1.246 páginas del acuerdo con la Unión Europea. “Esta noche para la víspera de Año Nuevo, tengo un pequeño regalo para aquellos que buscan algo para leer en el letargo posterior a la Navidad”, dijo alegremente. «Aquí hay un acuerdo para traer certeza a empresas y viajeros y a todos los inversores de nuestro país a partir del 1 de enero, un acuerdo con nuestros amigos y socios en la Unión Europea.» Al día siguiente Michel Barnier, el negociador jefe de la Comisión Europea, fue más sobrio en sus declaraciones y durante el encuentro con los embajadores de los Estados miembros de la Unión Europea, no hubo dijo “gran alegría porque un divorcio no es una muy buena noticia”.

La mayor parte del obsequio mutuo que la UE y el Reino Unido se dan entre sí para mayor beneficio de sus negocios: sin cuotas ni derechos de aduana para el mercado… Boris Johnson, en forma de chantaje permanente desde hace meses (incluso años) por parte de los conservadores británicos, un Brexit sin acuerdo con la Unión Europea hubiera significado el establecimiento de un sistema de cuotas y derechos de aduana para las mercancías. Lo que obstaculiza considerablemente el comercio, aumenta los costos y ralentiza las cadenas de producción.

En su acuerdo de Navidad, Bruselas y Londres establecieron una zona sin cuotas ni derechos de aduana para todas las mercancías. Un mercado único que continuaría, en cierto modo, en su dimensión más estrecha: para los europeos, muchos de cuyos Estados miembros están satisfechos con esta situación, es perfecto y para los británicos que, a pesar de la conclusión de algunos tratados comerciales bilaterales, están luchando por no haber concluido a tiempo con Trump la ganancia inesperada es total.

Esto no tiene precedentes, las dos partes siguen siendo bienvenidas en las negociaciones a esta escala en un tratado de libre comercio. Para los ciudadanos, en cambio, la libertad de circulación y asentamiento está enterrada.

Según el texto del acuerdo, el Reino Unido se compromete a respetar la igualdad de condiciones con la Unión Europea. En principio, Boris Johnson y sus amigos conservadores ultraliberales, no pudieron revisar a la baja todas las leyes o normas británicas en materia social, ambiental o climática. Si hay diferencias, el acuerdo permite a la Unión Europea tomar medidas unilaterales, por ejemplo mediante la introducción de aranceles. Todo esto está muy bien sobre el papel pero no todo el mundo está tranquilo porque después de que Londres haya impugnado categóricamente al Tribunal de Justicia de la Unión Europea, son los conocidos mecanismos de arbitraje y para lo peor son los tratados de libre comercio los que se encargarán de resolver las controversias. Estos tribunales privados, muy favorables a las multinacionales, preocupan especialmente a los sindicalistas que piden a la Unión Europea que contribuya más al fondo especial de ajuste del Brexit para que los trabajadores no sufran sus consecuencias.

En el ámbito de las finanzas con la City de Londres ocupando obviamente un lugar preponderante, el tratado entre la Unión Europea y el Reino Unido establece que los bancos, las compañías de seguros y otros fondos británicos pierden su derecho automático a ofrecer sus servicios en el continente: tendrán que instalarse en un estado miembro de la UE para seguir operando allí. Pero pase lo que pase en este asunto habría que ser muy ingenuo para creer que la creación de un súper paraíso fiscal a las puertas de la Unión Europea es descartada. En una entrevista Boris Johnson ya lamenta no haber podido ir más allá por su sector financiero y evoca la idea de aumentar el número de puertos libres, zonas con muy poca fiscalidad al capital en Grand-Bretaña. Un proyecto que, hay que destacar, no se apartaría tanto de las “reglas europeas” ya que, en términos de evasión fiscal, la competencia interna a través de puertos libres o los llamados acuerdos de optimización, varios Estados miembros de la UE como los Países Bajos, Irlanda, Luxemburgo o Malta tienen una larga experiencia …

Por el lado del Reino Unido, se pidió a los eurodiputados que se reunieron el miércoles para aprobar el texto. En el frente muy candente de la pesca, el acuerdo decepciona fuertemente a los profesionales que habían sido galvanizados por las declaraciones bélicas del gobierno de Johnson y soñaba con recuperar completamente el control de las aguas territoriales mientras se exportaba a la UE sin derechos de aduana … Pero el texto se votó sin obstáculos en la Cámara de los Comunes. Para los europeos fue más lento sin duda y entró en vigencia este 1 de enero de 2021.