ASAMBLEA POR UN MAR LIBRE DE PETROLERAS

El Atlanticazo crece con la fuerza del pueblo en las calles y el gobierno no puede parar la marea

Desde la Asamblea por un MAR LIBRE de Petroleras, saludamos y abrazamos la genuina manifestación del pueblo, que se expresó multitudinariamente el martes 4/01 Mar del Plata, así como en otras ciudades de la costa atlántica y del país. gradecemos el acompañamiento y alentamos a nuestra comunidad para que siga sumándose a las acciones de resistencia contra el avance de las corporaciones petroleras sobre nuestro mar y contra las políticas de entrega implementadas por los distintos gobiernos de turno.

Ante la lucha de las comunidades costeras contra la instalación de la industria petrolera offshore en nuestros territorios, el gobierno nacional y el provincial responden con ataques mediáticos, intentando minimizar nuestros argumentos. Nos tratan de ignorantes, desinformados o extremistas. Queremos decirles, para su sorpresa, que el pueblo ya no se traga sus mentiras, que no creemos en el progreso y derrame económico que dicen que estos proyectos de mal desarrollo traerán a nuestras comunidades. La desafortunada realidad de los territorios arrasados por el extractivismo nos demuestra que estas políticas de saqueo solo benefician a las corporaciones. El pueblo sólo recibe el pasivo ambiental, la destrucción de las economías regionales y peores condiciones de vida.

Ante la masiva movilización popular, la primera respuesta del gobierno fue vallar el playón de la Rambla y desplegar una gran cantidad de efectivos de las fuerzas represivas bonaerenses para evitar que podamos hacer la concentración en ese lugar. Una demostración de violencia ejercida por un estado que se aleja cada vez más de los intereses del pueblo. A pesar de ello, la concentración y movilización fue más que contundente.

Por otro lado, distintos funcionarios del gobierno salieron a defender el proyecto petrolero en el mar argentino desoyendo el fuerte rechazo de las comunidades. Estos son algunos de los argumentos falaces que utilizaron:

El secretario de Energía, Darío Martínez, afirmó que la Argentina viene desarrollando exploración petrolera off shore desde hace años y que lo seguirá haciendo para generar la energía que necesita el país. Dijo también que “hay que hacerlo con los mejores controles y de la manera más exigente para evitar cualquier tipo de accidente”.

Según Kulfas, los riesgos ambientales del offshore “son muy leves, son manejables y administrables”. Dijo también que “no hay antinomia entre petróleo, minería y medio ambiente”.

En sintonía con el gobierno nacional, el gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, declaró ésta semana que “es prácticamente imposible que haya un derrame” y que “hay que asegurarse de que los pozos se hagan con el cuidado que haga falta”. Por otro lado, también dijo que para la provincia podría ser una actividad económica muy importante, dando lugar a las promesas que le hizo Alberto Fernández de convertir a la provincia de Buenos Aires en una “empresa/provincia petrolera”, durante la presentación del Proyecto de Ley para las inversiones Hidrocarburíferas, en septiembre de 2021.

Finalmente, Juan Cabandié, Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible (o mejor dicho Insostenible), en una entrevista en C5N declaró:

  • Que en Argentina nunca tuvimos un derrame en la explotación offshore existente.
  • Que la Empresa Noruega Equinor nunca tuvo derrames en sus explotaciones offshore en el mundo.     Que es imposible que un derrame llegue a las costas bonaerenses.
  • Que el Estado va a estar como contralor, garantizando que las cosas se hagan bien. Que tenemos suerte que esta vez haya un ministro de ambiente monitoreando la actividad petrolera.
  • “No podemos quedarnos sentados naturalizando que 6 de cada 10 chicos y chicas vivan por debajo de la línea de pobreza. Para desarrollarnos tenemos que producir y para producir necesitamos energía. El desarrollo tiene que ser sostenible, en el marco de la transición ecológica”

Le recordamos al ministro que, en 11 provincias argentinas, bosques y humedales se están incendiando y es su responsabilidad que eso no se resuelva. Que el agronegocio envenena el agua, la tierra y a comunidades con sus agrotóxicos, y el estado sigue mirando para un costado. Que en las provincias donde se instaló la megaminería y el fracking, los cursos de agua han sido contaminados, dejando a las poblaciones sin ese bien común vital para la garantizar la vida. En San Juan, sólo por dar un ejemplo, también se dijo que no había riesgo. En los primeros 3 años de funcionamiento de la Barrick Gold, contó con 4 derrames de líquido de lixiviación, mostrando lo que es desarrollo sustentable que nos proponen.

  • Planteó la importancia que tienen estos proyectos extractivistas para su gobierno al decir que necesitan exportar comodities como el petróleo y el gas, y de esta manera generar divisas para pagar la deuda externa ilegítima y fraudulenta contraída por el Macrismo. ¡Ah! Y que también esos dólares van a servir para comprar paneles solares y molinos eólicos para la transición energética. Y casi que se estiran como un chicle las magras regalías que van a pagar las corporaciones al Estado nacional. Ante esto decimos que si trae contaminación y saqueo no es progreso.

En respuesta al mensaje que intenta dar el Estado sobre las nulas posibilidades de que se produzca un accidente y derrame en la explotación petrolera costa afuera que quieren realizar en nuestro mar, queremos contarles que las plataformas petroleras offshore se encuentran asociadas a un gran número de accidentes en el mar de todo del mundo y en Argentina a pesar de utilizar las mejores tecnologías y tomar los recaudos pertinentes. Estos son algunos de ellos:

  • Equinor tiene varios antecedentes de accidentes recientes: 11 derrames serios en 2020 y otros 10 en 2019. La empresa reconoció los accidentes graves, aunque los minimizó porque se habría logrado “una reducción” en los mismos. El CEO de Equinor, Anders Opedal, reconoció que “los incendios y otros incidentes graves en 2020 demuestran que no estamos

donde      debemos      estar     en      términos     de     nuestro      trabajo     de     seguridad”. https://www.laarena.com.ar/opinion/fuerteresistenciaaexploracionsismicaenelmar argentino2022150240

  • En el estudio científico: “Relevamiento de actividades relacionadas con la explotación de petróleo en zona costera patagónica y datos preliminares sobre residuos de hidrocarburos en puertos” de Nievas y Esteves (2007) evidencia que las costas Patagónicas muestra diferentes niveles de hidrocarburos desde áreas consideradas como relativamente prístinas hasta las que poseen moderada y alta contaminación. https://www.conicet.gov.ar/new_scp/detalle.php?keywords=Nievas&id=24186&libros=yes
  • Así mismo, Martin et al. (2015) señala que: “Las costas patagónicas están particularmente expuestas a la contaminación por hidrocarburos por la presencia en el mar de plataformas de explotación offshore, boyas de carga y descarga y un activo transporte de petróleo. La producción, carga, descarga y transporte de petróleo y sus derivados en zonas costeras y offshore generan fugas o derrames crónicos de hidrocarburos.” http://www.scielo.org.ar/pdf/geoacta/v40n2/v40n2a07.pdf
  • Brasil realiza desde hace varios años explotación de petróleo offshore, por lo que ha tenido derrames importantes. En 2001 ocurrió un accidente en la plataforma Petrobrás-36, que fue la plataforma offshore más grande del mundo hasta el momento en que se hundió en la Cuenca de Campos, a unos

120 kilómetros de la costa de Río de Janeiro, vertiendo todo el contenido de hidrocarburos que tenía almacenado. La plataforma tuvo dos explosiones. La primera fue causada por un evento de

sobrepresión, la segunda por la ignición de vapores de hidrocarburos con fugas. Once personas                                       murieron                        en                        el                        accidente. https://www.elindependiente.com/internacional/americalatina/2021/03/20/20anos delhundimientodep36laplataformapetroliferamasgrandedel-mundo/

Dejar una respuesta