ENFOQUES- OPINIÓN

El racismo y la violencia policial, la vieja matriz de la sociedad estadounidense.

(Por Marion Saint-Ybars/ APL) La actitud de la policía yanky destaca una permanencia histórica en USA: el control social de las “clases peligrosas”, los esclavos negros de ayer o los ciudadanos afroamericanos de hoy. «Todos los hombres son creados iguales». Fueron las palabras con las que comenzó la declaración de independencia de la corona británica en 1776. Después de la invocación de un principio universal… su negación. El racismo ha sido una de las matrices en la organización de la sociedad estadounidense. El proyecto denominado 1619 (el año de la llegada de los primeros esclavos en una colonia estadounidense) lanzado en 2019 por el New York Times autopsia este sistema. Allí se descubrió que la organización de las primeras fábricas textiles en el noreste del país se inspiró en la de las plantaciones, y que la seguridad de estas mismas plantaciones sirvió de modelo a la creación de la fuerza policial en particular en las grandes ciudades.En un país que fue esclavista hasta 1865 luego segregacionista, la policía constituyó el brazo armado del control social de los poderosos sobre las poblaciones “peligrosas”: los negros ya fueran esclavos u “hombres libres”.

Los asesinatos de afroamericanos muestran que este pilar del sistema de órdenes ha desarrollado una autonomía de acción que le permite desplegar sus prácticas racistas incluso donde el jefe de policía es afroamericano y las mayorías municipales son democráticas incluso progresistas.

Originalmente los estados del norte, abolicionistas de facto durante varios años, querían poner fin a esta práctica a diferencia de los del sur cuya economía se basaba exclusivamente en la servidumbre. Fue un compromiso que permitió la creación de los Estados Unidos: todos hicieron lo que querían en casa gracias a la naturaleza federal de las instituciones. Se llegó inmediatamente a un segundo compromiso entre el sur, que quería incluir esclavos en la población del censo, la base para calcular el número de distritos electorales y votantes grandes y el norte, consciente del hecho de que esto daría una ventaja política a los estados esclavistas: cada esclavo sería contado como uno mas durante los censos.

La Guerra Civil noramericana (1861-1865) y la proclamación de la emancipación por parte de Abraham Lincoln pusieron fin a la esclavitud pero tan pronto como las tropas del norte se retiraron de los territorios del sur, el sur puso en vigencia leyes de segregación conocida como Jim Crow convirtiendo a los negros en “hombres libres” sin derechos. En las grandes ciudades industriales del norte donde, durante las dos grandes migraciones (1910-1940 luego 1940-1970), millones de negros huyeron del racismo institucional y buscaron empleos, también se estableció un sistema de segregación: los negros se mantenían en los mismos vecindarios mediante políticas residenciales discriminatorias (llamadas líneas rojas) y que persisten en la actualidad. Depende de la policía local hacer cumplir este «acuartelamiento ».

La aprobación de las leyes de derechos civiles en 1964 y 1965 después de una intensa década de movilización finalmente convirtió a los afroamericanos en ciudadanos de pleno derecho. Pero algunas prácticas antiguas continuaron tomando nuevas formas en los años 80 y 90, como el encarcelamiento masivo acompañado de la militarización de la policía.

El Partido Republicano bajo el liderazgo de Richard Nixon ha elegido explotar los resentimientos y los temores de los blancos. Esta estrategia facilitó el pasaje de los votantes demócratas del sur al Partido Republicano. En una generación, la antigua Confederación pasó del azul (color del Partido Demócrata) al rojo (color del Partido Republicano). El Partido Demócrata, desgarrado desde el New Deal entre su ala segregacionista del sur y su polo industrial progresivo del noreste se convirtió en la coalición de las minorías. Los dos partidos principales se han vuelto sociológica e ideológicamente más homogéneos facilitando un movimiento de polarización del cual la explosión de desigualdades sigue siendo la base principal. En este país todavía cuelga la sombra del “pecado original” de la esclavitud.

Durante unos pocos días Donald Trump pareció dudar sobre su comunicación de la crisis en Twitter con el que omite los medios tradicionales «vendidos a los demócratas» según su terminología, y propagadores de «noticias falsas». Después de haberse centrado inicialmente en restaurar la ley y el orden, movilizar a la guardia nacional, luego tratar de apaciguar y comunicarse, Donald Trump decidió tomar la postura de presidente… en guerra civil.

¿Quiénes son los culpables de las manifestaciones durante el día y de los disturbios que encienden las grandes ciudades por la noche?: demócratas que “manejan ciudades y estados”, anarquistas y “antifas” a los que Estados Unidos pronto designará como una « organización terrorista », y los medios de comunicación “que hacen todo lo posible para promover el odio” y el caos.

El 29 de mayo el multimillonario expresó «las más sinceras condolencias de nuestra nación a la familia de George Floyd». Unas pocas horas antes, Donald Trump lanzó uno de sus tweets “moderados” por la red social: «Si comienza el saqueo, seguirán los disparos». Una llamada apenas velada para la brutalidad policial y el uso de munición real para restablecer el orden y poner fin tanto al alboroto.

Si la condición de las poblaciones negras y el flagelo de la violencia policial no se han resuelto de ninguna manera, el contexto político resulta radicalmente diferente de los años ’60/’70. Donald Trump tiene que lidiar con una crisis social de magnitud sin precedentes desde la Gran Depresión de la década de 1930. Según la Reserva Federal, la tasa de desempleo alcanzará en junio un pico del 25% de la población estadounidense. La «mayoría» que se inclina bruscamente en las encuestas de opinión a favor del demócrata Joe Biden tiene la intención de protestar en voz alta contra la política de un Donald Trump que está decidido a fanatizar aún más una base electoral blanca ansiosa. «Parece que se está volviendo más incoherente» a medida que se queda atrás en las encuestas, dijo el demócrata Joe Biden a principios de la semana pasada cuando el video del asesinato de George Floyd se volvió viral y prendió fuego a los EEUU.

En los principales medios de comunicación estadounidenses y en las redes sociales se multiplican los testimonios sobre la violencia sufrida por los periodistas enviados para cubrir manifestaciones causadas por el asesinato de George Floyd. En todas partes la misma observación: docenas de ellos han sido atacados por las fuerzas policiales de una manera manifiestamente deliberada. “He estado cubriendo protestas en los Estados Unidos durante quince años. Esta es la primera vez que veo a la policía atacar intencionalmente a la prensa con balas de goma, gases lacrimógenos y arrestos. Equipos de CNN, periodistas del Los Angeles Times y la prensa extranjera (especialmente noruega y sueca) han sido arrestados, golpeados o atacados por municiones Flash-Ball. Un reportero fotográfico también resultó gravemente herido en el ojo.

Racismo y capitalismo forman un solo y un mismo sistema. George Floyd, la pérdida de su vida, ilustra un Estados Unidos en un estado de profundas divisiones sociales, raciales, económicas y políticas que raya con el caos.

Y nosotros recordemos a l@s imbéciles que manifiestan contra la cuarentena y que son los mismos antiderechos, gorilas, odiadores en particular de «los negros» vagos que viven de los planes. Las clases dominantes siempre nos meten delante un enemigo a quien odiar para que no pensemos en ellos que son nuestros verdaderos enemigos.