HISTORIA

La toma de la Bastilla: comienzo de la revolución anti-feudal

(Por Marion Saint-Ybars, desde París/APL) La Bastilla fue una fortaleza medieval construida durante el reinado de Carlos V entre 1370 a 1383. Estaba destinada a defender la Porte Saint-Antoine y las murallas del este de París… y para mantener la obediencia de los habitantes de la capital. La Bastilla, en el corazón de París, se siente como el símbolo del despotismo y la arbitrariedad real. Convertida en prisión, considerada como símbolo del absolutismo monárquico fue completamente destruida durante la Revolución Francesa. Tras el hecho se convirtió en fiesta nacional en Francia: el asalto a la Bastilla el 14 de julio de 1789. Son los parisinos los que atacan la Bastilla. Estaban descontentos con el aumento de precios. Vinieron a buscar armas y son los guardias del rey quienes defienden la Bastilla.

El 14 de julio de 1789 circuló en la ciudad un rumor según el cual el rey Luis XVI se disponía a dispersar por la fuerza a los diputados reunidos en Versalles para reformar el gobierno de Francia e introducir más justicia. También se dice que las tropas concentradas en las afueras de París se estarían preparando para ingresar. Por la mañana, unos miles de personas con bronca se reúnen y se dirigen hacia el hospital de Inválidos donde se apoderan de los rifles y luego hacia la Bastilla donde supuestamente hay la pólvora. La pequeña guarnición de la fortaleza, presa del pánico y mal comandada, disparó contra los alborotadores antes de ser ellos mismos masacrados. Al final la cabeza del gobernador de la Bastilla se blandió en una pica.

Esta violencia que el rey no se atrevió a sancionar marcó el inicio de la Revolución Francesa. Al día siguiente, los nobles, incluido el propio hermano de Luis XVI, partieron al exilio.

La amenaza de un complot aristocrático tras la reunión de los Estados Generales (*) despertó gran emoción en el pueblo parisino, mientras se avecina el espectro de la hambruna y el rey ha concentrado tropas alrededor de París. Se formó una milicia burguesa al mismo tiempo que se proclamó un “municipio insurreccional”.

La ira aumenta y termina encendiendo la insurgencia. La multitud que abarrotaba la Bastilla no pretendía atacar esta prisión estatal casi vacía, que sin embargo seguía siendo un símbolo de la arbitrariedad real: era una fortaleza inexpugnable. Exigió al gobernador de la Bastilla armas y la retirada de los cañones apuntados al Faubourg Saint-Antoine. Después de haber comenzado a negociar, el gobernador hizo disparar a la multitud. A las cinco en punto capituló. Luego fue masacrado

durante su traslado al Ayuntamiento. Este hecho revolucionario tuvo como resultado la destitución de las tropas de París.

El asalto a la Bastilla responde a dos necesidades. De hecho, los insurgentes que han adquirido armas necesitan pólvora y municiones. A esta necesidad real se suma la necesidad de derribar un símbolo de represión monárquica.

El 14 de julio de 1789 es uno de los eventos inaugurales y fundacionales de la Revolución Francesa. Contado, elogiado, mitificado, conocido en todo el mundo, el evento en sí mismo sigue siendo relativamente poco conocido.

El asalto a la Bastilla es un símbolo de cambio: esta fortaleza real, prisión y arsenal, está custodiada por un centenar de hombres. … Que los alborotadores logren su rendición atestigua el colapso del poder real. Atacada por un millar de parisinos decididos a hacerse con pólvora y municiones, la Bastilla se rindió en unas pocas horas. Este día es un punto de inflexión en la Revolución Francesa con repercusión internacional.

Tras la toma de la Bastilla se produjeron consecuencias excepcionales: capitulación de Luis XVI, reconocimiento de la soberanía popular … De enero a abril de 1789 se celebraron elecciones a los Estados Generales en toda Francia.

En la noche del 4 de agosto de 1789, los diputados de la Asamblea Nacional Constituyente, en gran unanimidad, proclamaron la abolición de los derechos feudales y de los privilegios diversos. Es la abolición de todos los derechos y privilegios feudales, así como todos los privilegios de clases, provincias, ciudades y corporaciones.

La Constituyente pone fin al régimen feudal. El 4 de agosto de 1789 la Asamblea Constituyente interrumpió su debate sobre la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano para iniciar una discusión sobre los privilegios de la nobleza.

Un año después, el 14 de julio de 1790, la Fête de la Fédération selló la reconciliación del rey, los diputados y el pueblo. Pero esta reconciliación será efímera… luego vendrá la guillotina.

Desde 1880 el 14 de julio es fiesta nacional.

(*) En el sistema político del reino de Francia, los estados generales del reino eran una asamblea que agrupaba a los tres órdenes de la sociedad: la nobleza, el clero y el tercer estado. Eran convocados, por orden del rey, en circunstancias excepcionales.

Dejar una respuesta