GENERAL RODRÍGUEZ – CARTA PÚBLICA

“Libertad para mi madre”

(APL) Hola mi nombre es Mayra soy la hija mayor de Nancy Montiel, nosotros somos 12 hermanos. Vengo a exigir la pronta LIBERTAD PARA Mi MADRE. Ella está acusada, falsamente, de haber matado a José María Palavecino que es  uno de los dos abusadores de mi hermano menor.  El 1 de septiembre del año 2020 mi mamá se entera por uno de mis hermanos que fue abusado sexualmente por José María Palavecino y Claudio Montiel (hermano de mi mamá). Inmediatamente ella sufre el shock de tener que escuchar el relato de mi hermano que le contó que fue drogado y abusado por estas dos personas. Mi mamá tomo fuerzas y con mucha firmeza decidió ir hacer la denuncia como correspondía en la fiscalía de General Rodríguez a cargo de la fiscal Alejandra Rodríguez.

Les hizo la denuncia a los dos violadores.  Fue a psicólogos médicos y pidió una perimetral que le llegó a los diez días después de insistir mucho. La justicia no le daba ninguna respuesta, ella iba y preguntaba todos los días.

Con mi mamá íbamos para todos lados a ver que se podía hacer o en que había quedado todo lo del abuso y nos respondían que debíamos esperar porque estaba todo atrasado por la pandemia y que esto podía tardar tiempo y hasta varios meses.

El 23 de septiembre a las 20 horas se acercó un móvil  y dos policías a la casa de mi mamá y le dijeron que tenía que presentarse en la comisaría a declarar por que tenían demorado a unos de los abusadores y que tenía que ir en el patrullero con mi hermano menor el que sufrió el abuso. Mi mamá se fue confiada contenta pensado que al fin la justicia había actuado pero no fue así. A mi mamá la llevaron engañada y a partir del 24 de septiembre no la vimos más, quedó detenida y comenzó todo este infierno. La policía empezó a insultarla y decirle que hablara o sino sus hijos la iban a pasar mal, que confesara lo que hizo. Después de violentarla y amenazarla, la policía le dijo que hubo un llamado anónimo que dijo que mi mamá había matado a José María Palavecino y dio el lugar donde estaba.

Y todo esto paso en un descampado cercano a la casa de mi mamá.

Después nos allanaron la casa y no encontraron nada que la comprometa y la autopsia del cuerpo dice que fue un asesinato con participación de muchas personas pero solamente se llevaron a mi mamá que todavía no declaró.

El juez Gabriel Castro del Juzgado de Garantía N° 2 de Moreno le negó la apelación de la prisión domiciliaria y mando la causa a Mercedes para que ya se sortee el tribunal que la va a llevar a juicio. Nos dijeron que a casi nadie le elevan la causa a juicio en tan poco tiempo.

El juez no tuvo en cuenta que yo tengo mi hermanita de 16 años con una discapacidad para la domiciliaria. Ni tampoco el derecho de mis hermanos menores.

El juez dice que hay peligro de fuga y entorpecimiento y nosotros sinceramente no tenemos plata para que se vaya a ningún lado, lo único que necesitamos es que ella esté en mi casa cuidando a mis hermanitos más chicos que la necesitan.

Ahora pasaron todo a Mercedes al Juzgado 3 para tribunal oral.

En estos momentos me hago cargo de mis hermanos y mis hijos y estoy sola. Somos gente humilde del pueblo de General Rodríguez en zona oeste.

Varias veces les pedimos a las autoridades de Rodríguez que nos ayuden y no tuvimos ninguna respuesta, mis hermanitos no tienen documentos y ni en eso me ayudan.

VIVIMOS con miedo y estamos siendo amenazados por la familia del abusador que murió.

Mi hermano que sufrió el abuso está amenazado de muerte por la familia del fallecido. Hace dos meses pintamos en mural en Rodríguez pidiendo la libertad de mi mamá y ellos hace unos días lo borraron y pusieron una amenaza hacia mi hermano diciendo que se iban a vengar.

Nosotros no somos culpables. Somos víctimas no merecemos vivir con miedo.

Que la justicia se encargue de esclarecer esto que hagan las cosas como corresponden. Pero también entendimos que esto le pasa a mi mama porque es mujer, porque cuando empezamos a luchar y a investigar vimos que los abusadores aparecen con cara tapada y a mi mama la mostraron en todos lados.

Y aunque dicen que fueron varios solo la detuvieron a ella.

Les pido que nos cuiden, tengo miedo por mi persona por mi hermano, por mis hijos chiquitos y toda mi familia. Mi hermano está arrepentido de haber hablado porque si él se callaba el abuso dice que mi mama estaría con nosotros y tratamos de que entienda que eso está mal.

Somos víctimas

Mi madre Nancy Montiel es una mujer humilde que cuando empezó la cuarentena puso una olla popular y le daba de comer a 150 vecinos. Sacaba de su bolsillo y pedía donaciones porque lo sentía de esa manera. Tiene un gran corazón y en las noticias la tratan como si fuera una bestia. Nosotros no vamos a bajar los brazos. Estamos todos juntos luchando por su LIBERTAD junto a las organizaciones feministas y a la gente que se acerca y nos ayudan con esta lucha.

A mi mamá le quieren dar cadena perpetua no me imagino la vida sin ella. Sin esa mamá que SIEMPRE lucho con uñas y dientes por criar A sus doce hijos sola y hoy nos toca a nosotros luchar por ella como se lo merece.

Quiero pedirles que digan que el lunes 22 de febrero en la plaza de la universidad, en el centro de Morón vamos a hacer una reunión a las 17hs y convocamos a todas las organizaciones que quieran acercarse porque es muy importante que seamos muchos luchando por esta injusticia.