JUJUY

Mineros de Exar realizan huelga de hambre ante la falta de respuestas

(Por Fernanda Giribone/APL)  En la minera los casos suman más de 70, y se espera que sigan apareciendo positivos. En este contexto un grupo de trabajadores comenzó hoy una huelga de hambre, como forma desesperada de exigir respuestas y medidas. Es que hace una semana que esperan los resultados del test PCR para determinar si son portadores o no del virus. Según detallan los trabajadores en el documento que anuncia la huelga de hambre,  es  la «incertidumbre” sobre su estado de salud lo que más los afecta,  tanto a ellos como a sus familias. Los contagios en los lugares de trabajo son la causa de la mitad de los enfermos de coronavirus de la provincia de Jujuy, siendo que, de la otra mitad la inmensa mayoría corresponden a contactos estrechos de estos primeros.  Sin embargo, a pesar de que existe esta marcada concentración de casos, con focos bien definidos, el Gobierno y el COE no dan respuestas sanitarias, no logran frenar los contagios, e insisten en responsabilizar a los trabajadores por la diseminación del virus. Morales los acusa de descuidar los métodos de prevención.  Cuando el rebrote comenzó a principios de junio, los casos aparecieron en las fuerzas de seguridad, a quienes además se considera responsables de reingresar el virus a la provincia, al traficar desde Bolivia hojas de coca. De este sector rápidamente saltó a trabajadores de la salud, donde los positivos se multiplicaron, hasta que en pocos días llegaron a conformar prácticamente la mitad de los COVID positivos de la provincia. 

Luego, de esta «primer línea de exposición», la circulación del virus, llevó los contagios al sector privado, donde hoy se ubican -como dijimos-, unos cuantos focos bien definidos en empresas y fabricas. De estas empresas privadas, que por designo del poder ejecutivo nacional permanecieron produciendo durante la cuarentena, la minera multinacional Exar es la que más casos acumula. Ya son 72 los enfermos, de Covid-19 y sus trabajadores denuncian irregularidades de todo tipo. Reclaman por que la empresa les niegan información; no para la producción; no cumple protocolos; no frena los contagios, y ni siquiera licencia a la población de riesgo para preservar sus vidas.

Ahora un grupo de trabajadores se lanza a la huelga de hambre como medida desesperada, para que al menos se les informen los resultados de los test que se realizaron (el 9 de julio) y qué aún no fueron entregados. Sin embargo este problema lo sufre solo un grupo de obreros, porque aun en la minera se encuentran trabajadores sin testear (con y sin sintomatología compatible).

El desinterés sobre la salud de los trabajadores hace que, ni la empresa ni el Gobierno, tomen las medidas necesarias ante esta verdadera Emergencia Sanitaria. Esta actitud criminal pone en riesgo no sólo a obreros, sino también a sus familias, con el peligro real de que el virus se expanda a las comunidades. Tal como reclaman los trabajadores y sus familias es necesario parar la producción, testear a la totalidad de los trabajadores y asistir a los enfermos. 

Asimismo en Jujuy Exar no es la única empresa que enferma a sus empleados. Aunque Morales no lo mencione en sus informes, Ledesma S.A.A.I., a cargo de Blaquier, acumula 11 contagios y sus trabajadores denuncian también que no se cumple con las normas de bioseguridad. Otro número similar de contagios se concentran en empresas agrícolas de la localidad de Pampa Blanca, que tampoco paran, pero tienen hagallas para apretar a empleados y familiares para que no denuncien.

Mientras el Gobernador y el COE, acusan a los trabajadores por no hacer lo necesario para no contagiarse, y tildan a ciudadanía de irresponsable, la realidad de la salud provincial demuestra lo mentiroso que es este discurso.

Aunque la provincia permaneció casi dos meses sin casos, lo que brindó un tiempo generoso para preparar la provincia para la pandemia, hoy, con tan solo 500 casos el sistema sanitario esta llegando al colapso. Las camas esta prontas a agotarse y se está al límite del testeo. El COE no atiende el teléfono a la gente que tiene síntomas y debe esperar en su casa. Y los trabajadores de la salud continúan reclamando no solo los EPP, sino también sus sueldos adeudados y bonos prometidos. Justamente en Jujuy, donde se supera la media nacional de contagios en el sector de la salud, el Estado no paga sueldo y no contrata nuevos profesionales.