OPINIÓN- ENFOQUES – 19 DE JULIO – CAÍDA EN COMBATE DE LA DIRECCIÓN DEL PRT-ERP

SANTUCHO Y EL ALMA VIVA DEL MARXISMO

(Por Daniel De Santis) En este 44 aniversario de la caída en combate de Santucho, Urteaga, Menna, Delfino, Lanzilloto y Gértel, queremos rescatar el pensamiento político revolucionario de quién fuera figura central en la ofensiva obrera y popular, para ello, nos vamos a detener en cuatro momentos de viraje político en el período 66-76.  Producido el Golpe militar e instaurada la Dictadura de Onganía y poco antes y después del Cordobazo y de las demás movilizaciones del año 1969, tenemos a Santucho como protagonista en la resolución de una estrategia revolucionaria: Partido leninista, ejército del pueblo, frente de liberación nacional y social, internacionalismo revolucionario y, previendo un nuevo auge diferente a los anteriores, porque se aproximaban luchas de masas con perspectiva socialista. Santucho captó la profundidad del Cordobazo, que la podemos resumir en que la clase obrera capturó la iniciativa política, quizás, por primera vez en nuestra historia. Por lo tanto urgía concretar la segunda herramienta estratégica para que la política revolucionaria estuviera a la altura de la demanda de esas masas movilizadas. El V Congreso del PRT fundó al Ejército Revolucionario del Pueblo en julio de 1970. (Sigue en el link de más abajo).

La amplia y exitosa ofensiva revolucionaria alertó a los sectores más lúcidos de la clase capitalista, encarnadas políticamente en sus figuras principales: el Dictador Lanusse y el líder popular Juan Perón. Fue así que en marzo de 1971 el primero lanzó la táctica que se revelaría estratégica del Gran Acuerdo Nacional, y el segundo se dispuso a disputarle el liderazgo del proceso. La respuesta de Santucho fue la línea de los Comités de Base sobre suya base construir un partido para participar en las probables elecciones nacionales. A la profundización de la política de masas y militar le sumaba la ampliación de la misma en el terreno electoral, preparando al PRT para el boicot o la participación. No hubo condiciones para el boicot y no se puedo concretar la participación electoral, pero la corrección de la estrategia, el sostenido empuje de las masas y la activa política militar que culminó en la toma de un cuartel militar en Córdoba, anotaron un triunfo revolucionario: la retirada de la Dictadura.

Ante el segundo momento del GAN, ya con Perón como conductor, Santucho no se dejó confundir con el discurso populista de Perón y lo caracterizó como el verdadero jefe de la contrarrevolución. Esta fue la coyuntura que le permitió comenzar a construir la tercera herramienta estratégica, el frente de liberación con la tentativa del Frente Antiimperialista y por el Socialismo (FAS) que en junio de 1974 reunió en Rosario 25 mil militantes y activistas.

Fue así que en la disputa por la iniciativa política Santucho pudo derrotar la línea de Perón que quería una vez más que las masas fueran del trabajo a la casa y de la casa al trabajo. La clase obrera por el contrario profundizó su movilización reivindicativa como bien Mario Roberto había previsto.

Entramos así en una situación descripta por Santucho en Poder Burgués y Poder Revolucionario: “Este fenómeno [la muerte de Perón], un notable impulso del auge de las masas, y un fortalecimiento acelerado de las fuerzas revolucionarias, políticas y militares, se combinan para configurar el inicio de una etapa de grandes choques de clases, antesala de la apertura de una situación revolucionaria en nuestra Patria. En otras palabras, entramos en un período de grandes luchas a partir del cual comienza a plantearse en la Argentina la posibilidad del triunfo de la revolución nacional y social, la posibilidad de disputar victoriosamente el poder a la burguesía y al imperialismo”. En este folleto incorpora la construcción del doble poder iniciándose en formas de poder local pero, advertía, “no hay posibilidades de avanzar sólidamente en el desarrollo del poder local sin constantes avances en la unidad y movilización de las masas populares” por ello “la unidad y movilización patriótica de todo el pueblo requiere la construcción de una herramienta política orgánica que la centralice, organice, impulse y oriente. Es el Ejército Político de las masas, el Frente Antiimperialista”.

Ya Domingo Menna en el editorial de El Combatiente del 3 de julio de 1974 había pronosticado grandes luchas que se concretarían exactamente un año después, en las Jornadas de Junio y Julio de 1975 que derrotaron el proyecto contrarrevolucionario encarnado ahora por el ala fascista del Gobierno: Isabel y López Rega. No es ocioso decir que este fue el segundo triunfo de las fuerzas populares y revolucionarias. Aquí, las propuestas de Santucho lo presentan como un líder de la revolución llamando a la más amplia unidad obrera y popular y, desde ella, alianzas tácticas para aislar y derrotar a la derecha del Gobierno y enfrentar al futuro golpe militar.

El Informe al CC Vietnam Liberado del 21 de julio de 1975 “Ante las posibilidades democráticas forjar y fortalecer la unidad”, es una combinación de firmeza revolucionaria y flexibilidad táctica con el objetivo de sostener la movilización de masas para demorar los planes golpistas. En esos días Santucho, analizando las tácticas de Montoneros: “Renuncia de Isabel y elecciones en 60 días”; la del PC, “Renuncia de Isabel y formación de un gobierno de amplia coalición democrática cívico militar”; y la de PRT, “Asamblea Constituyente Libre y Soberana”, no se detuvo a hurgar en las significativas diferencias sino que encontró que “las tres están en el plano de la lucha democrática”.

En diciembre el Buró Político realiza la autocrítica ante el asalto al Cuartel de Monte Chingolo: “Fue un gravísimo error haber lanzado la acción en conocimiento de indicios ciertos de que el enemigo podría estar alertado. Ese error y cuya responsabilidad recae principalmente en el mando de la operación con extensión a la Comandancia del ERP, reconoce fundamentalmente dos causas: subestimación del enemigo y déficits en la técnica militar”.

EN EL ERROR APARECE EL SANTUCHO MÁS LÚCIDO

“Con fuerza hacia las masas” fue la consigna con la que Santucho rectificaba la errónea del 24 de marzo de 1976 “Argentinos a las armas”.

“Cuando poco antes y después del 24 de marzo analizamos las perspectivas del golpe militar cometimos un error de cálculo (…) Al no prever un reflujo transitorio de la movilización obrero-popular (…) no nos adecuamos plenamente en lo ideológico y orgánico a la nueva realidad nacional. (…) En lo ideológico en cuanto dificultó el enraizamiento de la concepción de guerra prolongada, y en lo orgánico en cuanto no nos orientamos con máxima energía a simplificar el aparato y volcar más compañeros a los frentes de masas” . En el mismo editorial remarcaba que: “En el actual período de reflujo de movilización de masas, el accionar guerrillero mantendrá viva la llama de la resistencia popular. (…) la lucha armada ocupa el centro de la lucha política, es y será el eje de la política nacional”.

Mario Roberto, reflexionando sobre el “error de apreciación táctica”, entre el 23 de junio y el 7 de julio escribió que habíamos “manejado solo briznas de marxismo”. Si bien lo escribe en primera persona del plural, una forma muy habitual de hablar y escribir en esa época porque no se desvinculaba lo personal de lo colectivo, no oculta que se está refiriendo a él en primer lugar. Pero si recordamos que era un gran lector y tenía una amplia formación marxista, queda claro que no se está refiriendo a haber leído unos libros más. En “Con fuerza hacia las masas” nos habla de que no vimos el reflujo del movimiento de masas. La respuesta, entonces, no se va a encontrar escrita en ningún libro; porque no se está refiriendo a un conocimiento enciclopédico del marxismo sino a su alma viva, a la pericia para la maniobra política, que se obtiene principalmente en la experiencia y de los datos necesarios para el análisis que surgen de auscultar el estado de ánimo de las masas.

Haber captado que a partir del Cordobazo la clase obrera había capturado la ofensiva fue el timón en el que apoyó Santucho, durante siete años, sus análisis y pronósticos. Estos innegables aciertos, creemos, dificultaron al estratega comprender el viraje en la situación política. Sus medidas de corrección aprobadas por el CE y contenidas en “Con fuerza hacia las masas” nunca pudieron ser aplicadas cabalmente, por lo que el error táctico se convirtió en estratégico.

PROYECCIÓN A LA ACTUALIDAD

El 14 y 18 de diciembre de 2017 el pueblo realizó enérgicas movilizaciones y a partir del 25 de abril siguiente se desmoronó el capitalismo argentino cuando comenzó la masiva retirada de capitales golondrinas. Era el momento en que el Frente de Izquierda (FIT) debía jugar lo acumulado desde 1983 entregándose a la preparación de grandes movilizaciones, pero los partidos de este frente no se hicieron cargo de la situación cayendo en el letargo político, y en una poco analizada pero no menos estrepitosa derrota que tuvo un primer reflejo en las elecciones de 2019, y es el origen de la actual crisis en la izquierda.

Comparando las dos experiencias, la de la década de 1970 y la de estos últimos años podemos ver que en la primera los revolucionarios cayeron luchando al frente de la lucha de clases del proletariado y el pueblo, mientras que en la segunda en el momento que la historia lo demandaba los dirigentes del FIT cayeron en la inacción. Serán las enseñanzas del período revolucionario y el pensamiento de Santucho, sobre todo la pericia para conducir la lucha en los momentos de viraje de la historia, en las que deben encontrar inspiración los actuales y futuros esfuerzos de construcción revolucionaria.

Porque como dijo Mao Tse Tung y nos recordaba Santucho en su último escrito «Diez años de lucha y experiencias»: “luchar, fracasar, volver a luchar, volver a fracasar, volver a luchar hasta la victoria” es una ley de la lucha revolucionaria.