ESTADOS UNIDOS – TRAS EL TRIUNFO ELECTORAL DE BIDEN

«¿Y nosotros, el patio trasero? Ninguna duda que seguiremos igual»

(Por Marion Saint Ybars, desde Nueva York/APL) Estados Unidos acaba de ofrecer un lamentable espectáculo que demuestra la realidad de lo que es la “democracia liberal”, un simulacro de elección “libre” cuyo veredicto es ahora rechazado por los vencidos. Así, Trump se embarca en un proceso legal para impugnar el resultado mientras emociona a sus seguidores más fanáticos atrapando a los «demócratas» que acusan repetidamente a Rusia y China de interferencia para explicar el éxito de Trump en 2016. El monstruo de la casa blanca escribió en Twitter: «Gané esta elección en general». Se fue a jugar al golf y luego le llegó la noticia de su derrota. Entonces tomó su teléfono nuevamente para gritar fraude pero aún sin pruebas. Contrario a la tradición, el perdedor no pronunció ese famoso «discurso de concesión» que cierra el capítulo de la elección y abre el de la transición pacífica. ¿Qué recurso tiene ahora Donald Trump? Pocos, en realidad. Tendría que invalidar los resultados o al menos una parte significativa de las papeletas por correspondencia en tres estados. La demora que muestra en los estados aún en carrera (37.000 votos en Pensilvania, 28.000 en Nevada, 18.500 en Arizona y 10.200 en Georgia) parece imposibilitar un escenario de fraude que lo validen los tribunales y luego el Tribunal Supremo.

Estados Unidos celebra la salida de Trump más que la victoria de Biden. La elección del candidato demócrata convierte al presidente de extrema derecha Donald Trump en el hombre con un mandato. Pero persisten las dudas sobre la capacidad del nuevo presidente de los Estados Unidos para marcar el comienzo de una era de política progresista.

Estados Unidos, al menos una franja mayoritaria, ha elogiado la derrota de Donald Trump el sábado y hasta altas horas de la noche tanto como la victoria de Joe Biden. Sabe que ciertamente no ha terminado con el «trumpismo» y nada menos seguro que ganó el «bidenismo» en el intercambio pero la oportunidad fue demasiado buena y el alivio demasiado grande. Si continúa el escrutinio oficial, ya no hay duda de una victoria bastante clara para el exvicepresidente de Barack Obama. Fue CNN quien lo anunció por primera vez: “Proyectamos a Joe Biden como el 46º presidente de los Estados Unidos. Minutos después, Fox News, el canal de Rupert Murdoch hizo lo mismo, obligado a enfrentar los hechos.

En gran parte a la cabeza en el voto popular (más de 4 millones de votos, el domingo por la noche, y probablemente de 6 a 7 millones, al final), como parte de una participación histórica, Joe Biden también ganó el colegio electoral. Pensilvania y Nevada han caído en manos del candidato demócrata, mientras que Arizona y Georgia (donde se realizará un recuento) se inclinan a su favor. Eso le daría un total de 306 votantes, el mismo número que Donald Trump en 2016. Por lo tanto, el presidente de extrema derecha será un hombre de un solo mandato, como George Bush y Jimmy Carter antes que él. Joe Biden habló rápidamente desde Delaware, la ciudad donde creció y donde aún vive. Fue desde esta base, cerca de Washington, que construyó su carrera política, convirtiéndose a los 29 años en el senador más joven de la historia. Fue uno de los pilares de esta cámara alta hasta 2008, cuando se convirtió en vicepresidente del país con la elección de Barack Obama, abrazándose a los giros a la derecha del Partido Demócrata en la reducción de impuestos o políticas penales represivas.

“Estoy comprometido a ser un presidente que une no que divide”, prometió. En su forma actual, el presidente Biden, que prestará juramento el 20 de enero de 2021, no tiene las palancas para llevar a cabo las políticas contenidas en su programa. Si los demócratas pierden varios escaños en la Cámara de Representantes pero mantendrán la mayoría. Pero el Senado permanece en manos de los republicanos al menos hasta el 5 de enero. Ese día tendrá lugar una segunda vuelta por los dos escaños senatoriales del Estado de Georgia, bastión republicano que se ha convertido en Swing State (Estado que puede pasar al bando contrario), hasta el punto de que Joe Biden está por delante.

Si ganaran los candidatos demócratas, el partido de Biden tendría 50 miembros electos al igual que los republicanos. En este caso, es la voz de Kamala Harris, la primera mujer en ocupar el cargo de vicepresidenta de Estados Unidos la que es decisiva.

Pero no creamos tanto en los cambios… gobiernan los políticos con caras distintas pero el poder está siempre en el mismo lugar. Los medios de comunicación, «propiedad del poder» nos dan vuelta el cerebro con Kamala Harris y Biden como que todo va a cambiar. Esperemos y no olvidemos a Carter y Obama y sus invasiones y muertos cuando nos los vendían como buena gente.

¿Y nosotros?¿el patio trasero?… con leer solo los títulos de los artículos de los medios de la derecha nos enrollan con ideas enrolladas porque no hay nada para ofrecernos. Ninguna duda que seguiremos igual: los golpes blandos como lo hace el poder con cualquier gobierno yanki.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>