ENFOQUES-OPINIÓN

Con tapabocas, Francia en lucha

(Por Marion Saint Ybars, París/APL) Ante el llamado de la coordinación “Alto a la ley de seguridad global”, 200.000 personas se manifestaron en París, 500.000 en más de 100 concentraciones en todo el territorio de toda Francia el 28 de noviembre, contra la legislación del gobierno que mata la libertad y contra los abusos autoritarios del poder. Como en manifestaciones anteriores, los manifestantes reclaman el retiro de los artículos 21, 22 y el muy controvertido artículo 24 que prevé sancionar la difusión de imágenes de policías, así como el abandono del nuevo Plan Nacional para el mantenimiento del orden. En la procesión, los ciudadanos expresan su preocupación por la deriva autoritaria del poder, que podría penalizar a todos aquellos que filman o circulan imágenes de violencia policial en las redes sociales. «Si ya no podemos filmar, ¿quién nos protegerá de la violencia policial?» pregunta una joven de 19 años.

Las imágenes de Michel Zecler, un cantante de calle brutalmente golpeado y llamado “negro sucio” por cuatro policías esta semana estaban en la mente de todos. “Si no hubiera habido imágenes, definitivamente estaría en la cárcel. ¿Quién le hubiera creído frente a tres policías? Ninguno!. Llevamos años hablando de violencia policial y los videos no son suficientes para condenar a la policía”, dice indignada la joven que vio la propagación de la golpiza a través de internet.

Ante un gobierno que pretende continuar una consulta pero paralizada, la coordinación “Alto a la Ley de Seguridad Global” llama al Presidente de la República a «escuchar a la gente, salida en masa a las calles para defender la libertades, todas las libertades «.

El proyecto de ley de “seguridad integral” del gobierno francés llega al Parlamento el martes. El texto establece en 32 artículos las orientaciones de seguridad propias del gobierno. Desde el ocultamiento obligatorio de agentes hasta la vigilancia generalizada del espacio público pasando por el fortalecimiento de la policía municipal. Su objetivo es simple: restringir las imágenes de los policías en operación para facilitar la difusión de imágenes producidas por la propia policía para controlar la narrativa de los hechos.

Para limitar las imágenes de violencia policial el artículo 24 dice que la publicación en redes sociales de imágenes de agentes policiales en funcionamiento con la intención de lesionar su «integridad física o psíquica» será sancionada con un año de prisión y una multa de 45.000 euros.

El Ministro del Interior Gérald Darmanin sigue repitiendo que « siempre podemos filmar las manifestaciones de la policía». Pero por otro lado será imposible difundir estos videos sin desdibujar a la policía y la posible sanción por incumplimiento pueden disuadir a la gente de filmar. Para los periodistas, « todas las imágenes que muestran a policías identificables podrían ser acusadas de intentar dañar a estos policías y el riesgo legal es real o sea que existe el riesgo de condena ». Sin contar, recuerda un diputado que «la policía republicana, al servicio de todos los ciudadanos, debe estar bien identificada e identificable». El objetivo de esta disposición es recuperar el poder en la guerra de las imágenes y para lograrlo, el proyecto de ley confirma el progresivo anonimato de los policías

Si el texto favorece el anonimato de la policía, por el contrario, ofrece una vigilancia masiva de personas en tiempo real, mediante drones o cámaras peatonales. Sobre el uso de este último por parte de policías municipales, una circular del Ministerio del Interior de 14 de marzo de 2019 establece que los agentes “no pueden tener acceso directo a las grabaciones que realicen”. A partir de ahora, tendrán derecho a ver las imágenes que tomen. Para los funcionarios electos del grupo de Libertades y Territorios Paul Molac y Jean-Félix Acquaviva, esta medida podría permitir «adoptar la misma versión de los hechos en caso de enjuiciamiento y (buscar) ocultar las deficiencias por parte de las fuerzas del orden «.

El artículo 22 sobre drones también forma parte de este deseo de fortalecer el aparato represivo. En nombre de la lucha contra la inseguridad, la ley promueve la expansión de su uso. Por tanto, el texto prevé un campo de intervención que va desde la lucha contra el terrorismo hasta el seguimiento de las manifestaciones. Esto constituye un arma de disuasión masiva porque tiene graves consecuencias para los manifestantes. «La vigilancia por drones también permite, de manera más simple, rastrear a cualquier individuo «perturbador» visto durante una manifestación con el fin de dirigir a las fuerzas en tierra para maltratarlo», se preocupa una asociación para la defensa de las libertades digitales. Además, ¿qué garantías tienen las personas con respecto al respeto de sus datos personales? Ninguno, advierten la asociación y otras 64 organizaciones entre ellas la Liga por los Derechos Humanos y el Sindicato de Abogados de Francia para quienes el despliegue masivo de estos drones y cámaras móviles redundaría en «una capacidad de vigilancia generalizada en el espacio público».

El último agravante es el traspaso de poderes del Estado a policías municipales y agentes de seguridad privada. Las infracciones como conducir sin licencia, vendedores ambulantes, okupas en el vestíbulo de edificios, venta de drogas, ocupación de edificios o etiquetas ahora serán observadas y multadas por funcionarios municipales y no por la policía nacional. Este traspaso de competencias, además de hacer depender a los municipios de misiones delegadas al Estado, pone estas políticas a merced del arbitraje de los alcaldes abriendo la puerta a un trato desigual: la seguridad de los ricos y la seguridad de los pobres.

En realidad no es posible que en Francia, país de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, se apruebe un proyecto de ley de este tipo para violar los derechos y las libertades y ser contrario al modelo de sociedad.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>