Corrientes: los comisarios pasan, la represión queda

En estos días se efectivizó el reemplazo de la cúpula de la policía de Corrientes, que desde el año 2018 dirigía el Comisario Félix Barboza. Lo que más ruido hizo en la comunidad es el ascenso del Comisario Sergio Rubén Sánchez, designado  Jefe de la Dirección de Personal y Formación Policial de la Jefatura de Policía de Corrientes  pese a estar  procesado por  el Juzgado de Instrucción de Ituzaingó por abuso sexual simple  y acoso  a una suboficial subordinada a su cargo en Villa Olivari, 2015, y aún a  la espera del Juicio Oral.

La visibilización y repercusión mediática de este hecho concluyó con el pase a disponibilidad del Comisario cuestionado y su reemplazo por el Comisario General Emilio Jorge Rodríguez, el mismo que estuvo a cargo de todas las fuerzas especiales (PAR, Infantería, GTO que ingresaron el 21 de abril de 2020 a la unidad penal 1 de Corrientes,  en un operativo  desmedido e inusitado  que terminó con el fusilamiento- aun no  esclarecido de José María -Kevin – Candia por balas de plomo disparadas por escopetas reglamentarias policiales y penitenciarias.  Por eso decimos, cambian los gobiernos, cambian las gestiones, pero la represión siempre queda y se profundiza. Durante los 4 años y medio de gestión del Comisario Félix Barboza, además de las 14 muertes con directa responsabilidad institucional, la mayoría de ellas dentro de las primeras 24 hs de la aprehensión por parte de las fuerzas de seguridad provincial,  se reforzaron los operativos violentos, en barriadas populares de nuestra provincia, contra jóvenes a los que se criminaliza; hubo fuerte presencia policial en manifestaciones  por reclamos ambientales, contra las quemas  y en defensa de los humedales, en actividades en defensa de los territorios, contra desalojos compulsivos y en defensa de la diversidades. La presencia de los grupos de choque, PAR, Infantería, GTO, las patrullas motorizadas del GRIM, GIR, las detenciones  arbitrarias  por “averiguación de antecedentes” que terminan en contravenciones y multas, y la consiguiente generación de recursos de “caja chica” para la policía son de práctica rutinaria y siempre presente a lo largo y ancho del territorio provincial.

Ante este cambio de autoridades  y un nuevo ciclo de gestión policial reafirmamos ante la comunidad, ante los funcionarios policiales, ante nuestros legisladores y políticos que necesitamos urgentemente :

DEROGACION DEL CODIGO CONTRAVENCIONAL, usado como mecanismo disciplinador y de control policial a jóvenes, artistas callejeros, vendedores ambulantes, etc

REFORMA DE LA LEY ORGANICA DE LA POLICIA Y ELIMINACION DE LA FIGURA DE LA DETENCION POR AVERIGUACION DE ANTECEDENTES,  principal causa de muerte en sede policial dentro de las primeras 24 hs de detención.

ELIMINACION DEL ESTADO POLICIAL FUERA DEL HORARIO DE SERVICIO,  para evitar femicidios, violencia intrafamiliar, muertos  y/o lesionados por uso de arma reglamentaria, por parte de policías o ex policías fuera de servicio.

REFORMA DE LA LEY DE PERSONAL POLICIAL,  que permite que los policias procesados  por diversos delitos, sigan operativos para la fuerza, hasta que tengan sentencia firme, aún así hay casos en los que siguen en actividad.

Corrientes, 12 junio 2022

Red Corrientes Derechos Humanos. OCSO-Nea (Unne)

Dejar una respuesta