Jornada Barrial Contra-Cultural en Pergamino

(Por Virginia Del Basso*) Los Colectivos Antirrepresivo 7, Autogestivo Ey! y Resistiendo, ( Nacional contra la Represión Estatal, se unieron para realizar una jornada en el barrio popular Jorge Newbery de la localidad de Pergamino el pasado sábado 30 de julio. En la oportunidad, Cristina Gramajo, mamá de Sergio Filiberto, uno de los 7 pibes asesinados en la comisaria primera de pergamino, en marzo del 2017, afirmó: “No solo luchamos por nuestros pibes a quienes el estado nos arrebató, sino por todos, para que ninguna familia tenga que sufrir, lo que nosotros sufrimos”

LA PREVIA

 Se venía palpitando desde hace unos días atrás. Los instagrams y Facebook junto a los estados de whatssapp,  publicitaban flayers con una variedad de propuestas jamás vista para un barrio popular, en una localidad tan “zarpada en careta” como lo es Pergamino.

Los medios de comunicación locales, querían saber de qué se trataba todo lo que se estaba gestando en el barrio Newbery, es por eso que a cada rato sonaban los teléfonos de quienes organizamos la movida. Y no solo los medios, sino también las personas que escribían a las redes de los dos colectivos y a las redes privadas de quienes componemos estos espacios, para donar ropa o acercar algo para que los pibes merienden. Porque los y las integrantes de los colectivos que se pusieron al hombro esta jornadapedíamos donaciones para poder llevar a cabo un gran ropero solidario y una rica merienda.

El DÍA:

Al fin llegó el sábado, el despertador sonó media hora después de que abriera los ojos, la sensación de que iba a ser un día de lucha, pero también de fiesta, no me dejaba calmar mi nivel de ansiedad. A las ocho de la mañana, el sol bañaba la localidad de Pergamino, como si estuviéramos en una primavera prematura a fines del mes de Julio.

Mi cabeza iba registrando una y otra vez, todo lo que teníamos que acercar al barrio, no nos teníamos que olvidar de nada, es por eso que comencé a mandarles recordatorios a las personas que comparten conmigo los colectivos. Los tablones, la ropa, las banderas, la leche, el chocolate, etc. Así un sinfín de audios de wasap se entrecruzaban en el los colectivos antirrepresivo 7 y el AutogestivoEy!

 Un par de compas pasaron por mi casa, necesitaba de dos autos para llevar lo que restaba de las donaciones que tenía aun en mi domicilio y no había podido acercar al barrio.

NEWBERY TIERRA DE CARLITOS QUIROZ Y DOUGLAS HAIG:

Los autos de Karina y de Juan iban cargadísimos, no solo de donaciones sino también de ansiedad y felicidad. Pasamos por el legendario barrio Acevedo, uno de los más grandes de la localidad de pergamino, con casas nuevas pero también con casonas históricas que decoran la calle san Lorenzo y su continuación que es calle La Plata. Llegamos hasta Drago, el ancho Boulevard que divide el antes barrio mencionado, con Jorge Newbery.

Una vez que cruzas el Boulevard la historia cambia. Comienza a aparecer la des urbanización, las calles angostas y de tierra, las viviendas pasan de ser casas habitables a ser ranchos y casillas con carencias de todas clases. Esquivando perros y niños, vamos observando las caras de los y las vecinas, que transitan por las angostas cuadras.

Pasamos la salita de primeros auxilios y sabíamos que todo derecho en una cortada se encontraba la casa y el comedor asistencial que administra Karina Quiroz, hermana de Carlitos.

¿QUIEN ES CARLITOS?

Carlitos era un pibe de 15 años, vivía en el barrio Newbery, jugaba a la pelota como la mayoría de los pibes de su edad. Hincha de Douglas Haig.

La asociación por la memoria y los derechos humanos de pergamino, escribía un comunicado a los 12 años de la muerte de Carlitos, para el diario local El tiempo.

“Una tarde de primavera, casi trece años atrás, un encuentro de jóvenes reunidos en el habitual picadito de fútbol en el Bo. J. Newbery de nuestra ciudad, terminó con el asesinato de uno de ellos, Carlitos Quiróz, por parte de dos policías de la bonaerense. Tenía 15 años, su inocencia lo llevó a cumplir con el recado engañoso de ir a buscar un sobre a unas cuadras de donde estaban, en cercanías del Club Banco Provincia, conduciéndolo a la muerte.

Al llegar al lugar que le indicaron fue abordado por un vehículo, en el que se encontraban los agentes policiales Jorge Alberto Conde y Daniel Alberto Fernández, a cargo de un operativo sobre el que no habían dado aviso a superiores ni a la Fiscalía de turno. Daniel Alberto Fernández, bajó del auto y disparó de frente sobre Carlitos a la altura del cuello, dejando luego su cuerpo abandonado, que fuera hallado a los pocos minutos por un ciclista ocasional que dio aviso al 101. Luego de disparar al joven, ambos policías volvieron a su seccional sin informar a sus superiores sobre el hecho. La intervención del Fiscal Villalba derivó, como resultado de la investigación, que ambos involucrados fueran detenidos y desafectados por el Ministerio de Seguridad al igual que el jefe de la seccional de pertenencia, habiéndose tratado de un accionar fuera de la jurisdicción de los policías involucrados y sin que del mismo tuviera conocimiento el Comisario Ledesma, a cargo por entonces de la Comisaría Segunda, a la que estaban afectados ambos agentes”

“Carlitos murió por ser pobre”, escribía por esos días en publicación local uno de sus entrenadores de infancia del Club Douglas Haig, “Tato” Vranken. Gran parte de la ciudadanía pergaminense eligió esconderse en el prejuicio, al tratarse de un joven de barriada humilde, des involucrándose de sumarse al pedido de verdad y justicia motorizado por familiares, amigos, vecinos, y militantes de derechos humanos que a partir de allí impulsaron no sólo la visibilización del hecho, sino además el camino de reclamo que condujo al Juicio Oral y Público.

El juicio se llevó a cabo en 2011. El Tribunal en lo Criminal de Pergamino integrado por los jueces Guillermo Burrone, Danilo Cuestas y Miguel AngelGaspari, dictaminó prisión perpetua para Daniel Alberto Fernández por ser hallado responsable del homicidio agravado por alevosía de Carlos Quiróz, acusado de abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público. Jorge Alberto Conde fue hallado culpable del abuso de autoridad y la violación de los deberes de funcionario público, sentenciado a un año y ocho meses de prisión efectiva, con inhabilitación especial de tres años y cuatro meses. 

El asesinato de Carlitos en Pergamino, representa a los miles de jóvenes víctimas de asesinato por golpes u otros métodos de tortura, en comisarías u otros lugares de detención, fusilados por gatillo fácil, o desaparecidos en la calle, muriendo en manos de fuerzas de seguridad.

Por aquel entonces era mayor aún la invisibilización de episodios represivos, especialmente los que afectan a sectores sociales más vulnerables. 

Tanto ayer, como hoy el reclamo de Justicia por la Masacre de la Comisaría Primera, nos muestra aspectos de una sociedad que discrimina, prejuzga y estigmatiza, que no mira, no atiende, no se preocupa, no se interesa por la vida cuando la víctima es joven y humilde. 

Carlos Quiróz fue una víctima más no sólo de la violencia policial; fue víctima de la violencia de la indiferencia de una comunidad que groseramente pone en evidencia como valúa la vida de quienes la conforman, según su entorno social”.

EL MOMENTO LLEGO…

Rondaban las 14 horas, los banderines del colectivo AutogestivoEy! que utiliza para cada una de sus jornadas en la plaza Atahualpa de la ciudad de Pergamino, ahora decoraban la calle del comedor comunitario en Newbery.

Comenzamos a colgar nuestras banderas, la primera que colgamos en la reja de Karina Quiroz fue una con los colores de Douglas Haig con la frase “JUSTICIA POR FILI”, trapo que cada vez que juega el equipo rojo y negro está presente. Hecha por Juli, una de las mejores amigas de Sergio Filiberto, víctima de la masacre de Pergamino. Juli o “la gordis” como la llaman sus amigues hoy se encuentra buscando nuevos rumbos en Europa, es por eso que me dejo al cuidado de ese tesoro, como lo es para quienes reclaman un pedido de justicia su trapo de lucha.

La gente del barrio se iba acercando, primero tímidamente, después de un momento a otro, comenzamos a ver que el lugar se empezaba a llenar. Ya con los tablones llenos de ropa especialmente seleccionada, y separada por talles, las vecinas junto a sus hijes se llevaban todo lo que necesitaban.

La mesa con la merienda rebalsaba de cosas ricas para compartir entre quienes asistimos.

Nahuel, sonidista de la feria Ey! compartió su sonido con nosotres para que las bandas, las poesías y las voces de quienes nos acercamos al micrófono a hablar se expandiera por todo el barrio.

A lo lejos puedo divisar a Sandra Gómez, con la remera de Omar Cigaran, su hijo, asesinado por el policía de la bonaerense Diego Walter Flores  en el año 2013. Su compañero de militancia Julio, referente del espacio Nilda Eloy de La Plata y sus banderas de luchas que estaban siendo colgadas, cortando la calle.

En una esquina del lugar, la posta de vacunación contra el COVID- 19 se empezó a armar, y al lado de ella las casas de atención y acompañamiento comunitario, ponían sus banners para publicitar sus casas para el abordaje de consumos problemáticos de sustancias.

Enfrente a ellos y al costado del escenario, Nía, compañera del colectivo Ey! les hacía crear muñecos de cartón a los mas chiquites, según su propia autopercepción.

Damián iba y venía con su celular, registrando cada cosa que sucedía y ayudando en todo lo que se necesita para que a nadie le falte nada y todo se pueda realizar.

El sol quemaba con la remera negra del colectivo Antirrepresivo 7, la música sonaba fuerte hasta q todo se puso en silencio y con mi voz llena de nervios y ansiedades di la bienvenida de parte de los tres colectivos.

EL ARTE Y LA CONTRA-CULTURA

Todes les artistas que participaron en el evento, apenas les mande mensajes comentándoles las propuestas, accedieron. Tienen bien en claro de qué lado de la mecha se encuentran.

Adrian Garavano, actor y poeta de nuestra ciudad, vestido especialmente para la ocasión, de aviador, como el famoso personaje del principito, estuvo todo el evento al pie del cañón. Presentando a les artistas y leyendo poesías y poemas de diferentes autores.

 Cuando El Lelo, como llaman sus amigos a Leandro Amorusso, hincha del “Milan de Pergamino” (Douglas Haig) hace sonar su saxo que nos lleva musicalmente a torbellino de sensaciones, los pibitos y pibitas del barrio se quedaron impresionados, se le acercaban, querían ver más de cerca ese instrumento de viento que no todos tienen la posibilidad de conocer ni le es tan familiar.

Lelo, amigo de Sergio Filiberto,cada vez que hacen el tema “Miliquito”, de su banda The Malbec’s que habla de la represión policial, termina gritando la frase ¡FILI VIVE! Y esta vez no fu la excepción.

Con un repertorio de temas propios y ajenos los Malbec’s pasaron por la calle de tierra de Newbery y se sumaron a la lista de artistas que transitaron la tarde.

Entre poemas y rap le hermose Neri Carunchio nos deleitó con poesía antirrepresiva y rap contestatarios que nos hizo zambullirnos en un mar de sensaciones, entre sentirnos empoderadxs y querer salir a romper con todo lo establecido.

La tarde se iba yendo, y el sol se iba apagando, pero se prendía el baile en la barriada a la hora de que numeral 3 daba sus primeros acordes de cumbiones y cuartetos legendarios argentinos con melodías colombianas. El polvo de la calle de tierra se amontonaba en las zapatillas de quienes estábamos felices de la tremenda tarde que estábamos viviendo.

LAS VOCES QUE HACEN TEMBLAR LA TIERRA:

Entre banda y banda todes les que estábamos presentes queríamos escucharlas a ellas, las madres y las hermanas de todes. Tome la posta del micrófono para invitar al escenario invisible a las familiares de las víctimas para que sean visibles.

Comenzó cristina Gramajo, llorando de felicidad, como ella lo dijo a la hora de hablar y siendo breve y concreta, agradeciendo y recordando a los pibes de pergamino, e invitando a que sin importar los colores partidarios que tenga cada une, nos unamos para luchar contra la represión del estado.

Carina Quiroz no acostumbra a hablar en eventos públicos, pero en esta situación estaba de local, con su gente y estaba pasando una tarde en donde pudo recordar la causa de su hermano, entre lágrimas y garganta anudada, como lo hace todos los días, pero ahora enfrente de muchos y de muchas que no conocían la historia de Carlitos Quiroz.

La última fue Sandra Gómez, mama de Omar Cigarán, que, desde la ciudad de la plata, vino a esta actividad a acompañar y no solo a recordar a su hijo, sino también el aniversario de la muerte de Nazareno Vargas hijo de Mariana Sánchez la mama de los 28 días como la conocen sus amigues y compañeres de militancia.

Los ojos vidriosos de que se nos hayan caído un par de inevitables lágrimas a todos los que escuchamos a estas tres enormes mujeres de la lucha, nos delataban las ganas que teníamos de abrazarlas y decirles una y otra vez de que estamos con ellas…

NOS VAMOS ARRIMANDO A LA TRANQUERA.

Los nervios ya habían pasado, habíamos disfrutado, nos habíamos emocionado, nos habíamos encontrado. Los mensajes de alegría internos de los colectivos lo cuales hicimos posible esa jornada, no tardaron en llegar, la noche se estaba acercando y Carina Quiroz, junto a quienes estábamos terminando de acomodar todo el resto de lo que había sido una fiesta popular sin policía, como dicen una de las canciones que agitan en la hinchada del fogonero, estaba llegando a su fin. Yo tenía que ir al programa de radio, que conduzco los sábados a la tarde junto con otros compañeres, porque allí estaba esperándome Sandra y Julio quienes se fueron junto a Luis compañero del colectivo antirrepresivo 7.

La noche llego, el fuego interno de la militancia siguió como un compañere mas y la alegría de estar en donde tenemos que estar nos hizo sentir que estamos del mejor lado de la mecha.

(Virginia Del Basso es militante del Colectivo Antirrepresivo 7, de Resistiendo, Colectivo Nacional contra la Represión Estatal y conductora radial del programa “Mejor hablar de ciertas cosas”)

Dejar una respuesta