CÁMARA DE DIPUTADOS

La Comisión de Familias abordó la desaparición de Lichita Villalba en Paraguay

Carmen Elizabeth Oviedo Villalba, “Lichita”, adolescente de 14 años, fue desaparecida a manos las Fuerza de Tarea Conjunta de Paraguay el 30 de noviembre de 2020. Antes, sus primas de 11 años, Lilian y María, fueron secuestradas y fusiladas por la FTC. Ambas eran de nacionalidad argentina y Lichita, vivía, estudiaba y desarrollaba todas sus actividades en Puerto Rico, Misiones. Este lunes el tema fue abordado por la Comisión de Familias, Niñez y Juventudes de la Cámara de Diputados, que preside la legisladora Roxana Reyes. De la reunión virtual participaron Myrian Villalba, tía de la menor de nacionalidad paraguaya; Julia Perié, parlamentaria del Mercosur; Adolfo Pérez Esquivel, de la Organización Servicio, Paz y Justicia (SERPAJ), Laura Taffetani de la Gremial de Abogados y Abogadas de la República Argentina y la letrada Gabriela Conder, entre otros referentes de Derechos Humanos, parte de la Campaña #Eranniñas -Aparición con vida de Lichita.

Myrian -quien está en Argentina en condición de refugiada política- es además madre de Lilian y tía de María, niñas ejecutadas por la FTC y, a también tía de Lichita, denunció que la muerte de sus hijas y la desaparición de su sobrina fueron responsabilidad del Ejército paraguayo. “Fueron torturadas y luego ejecutadas y se llevaron con vida a Carmen”, denunció. Luego, agradeció al Gobierno argentino. “Nos dio una gran mano y consiguió el refugio para nuestra familia”, destacó, pero consideró que “es necesario un pronunciamiento” tanto de las autoridades como del Congreso Nacional.

A su turno, el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel  informó que envió una carta al presidente de Paraguay en la que no tuvo respuesta. “Es un firme caso de lesa humanidad que no prescribe en el tiempo. El gobierno paraguayo no responde y no permite el ingreso del grupo forense argentino para investigar el asesinato de las niñas”, alertó.

Por su parte, Perié, quien denunció estos hechos ante el Parlasur, manifestó que es “una familia perseguida por las fuerzas represivas del Paraguay”. “Fueron secuestradas y torturadas y por ese motivo no dejan entrar al Equipo de Antropología Forense argentino”, relató.

Luego, Taffetani, habló sobre las distintas gestiones realizadas por la Gremial ante la Relatoría Especial de Ejecuciones Sumarias de Naciones Unidas y en el Comité del Niño de la ONU, por lo cual el Alto Comisionado de la ONU pidió informes al presidente Abdo Benítez, sin respuesta satisfactoria. Dos adolescentes que sobrevivieron al ataque de la FTC, Tania Villalba y Anahí (melliza de Lichita) y declararon ante distintas instancias de la ONU. A partir de estas declaraciones el Comité de Desapariciones Forzadas, organismo que inició un “acción urgente” por la desaparición de Lichita.

Por su lado, Conder, quien recientemente visito a  la presa política Carmen Villalba, mamá de Lichita, en la cárcel del Buen Pastor de Paraguay, denunció de las autoridades de ese penal no permitieron  a esta presa política participar de la reunión virtual. “Yo solo tengo el mandato de Carmen para decir que está muy preocupada porque no se la está buscando a su hija, desaparecida en el marco de una desaparición forzada. El caso nos recuerda a los que pasó con Santiago Maldonado en la Argentina. Lichita tenía dos heridas de bala producto del ataque de la FTC. La abogada Daisy Irala presentó un habeas corpus y fue rechazado”. Luego, Conder comparó la situación de Carmen Villalba con de las Madres de Plaza de Mayo, Nora Cortiñas y Mirta Baravalle, y sostuvo que “la desaparición forzada es el crimen de crímenes”.

.