FRANCIA: OPINIÓN-ENFOQUES

La condena al expresidente Nicolás Sarkozy a tres años de prisión por corrupción

(Marion Saint Ybars, desde Paris/APL) Vivo en Francia y pensé en la Justicia y los últimos casos en la Argentina y aquí. No haré comparaciones sino que les contaré lo que sucedió aquí para ver la diferencia: alla la «justicia» es la derecha, el poder más vetusto, aquí la derecha la quiere adoptar pero de últimas aún es Justicia. El expresidente Nicolas Sarkozy fue condenado en primera instancia a tres años de prisión por corrupción en el caso Paul Bismuth.El ex-hombre fuerte de la derecha nunca ha dejado de mostrarse como un guerrero decidido regresa en los anales judiciales franceses como el primer presidente de la República condenado, por actos de corrupción y tráfico de influencias. Nicolas Sarkozy es condenado por haber intentado influir, a través de su abogado y amigo de treinta años Thierry Herzog, al magistrado del Tribunal de Casación Gilbert Azibert para obtener información legal sobre él. El trío se comprometió en un “pacto de corrupción”, dijo el tribunal que dictó las mismas sentencias contra los señores. Azibert y Herzog, también condenados por violación y ocultación del secreto profesional. Thierry Herzog, un abogado penalista también se enfrenta a una prohibición de ejercer por cinco años. Los tres acusados de “Desviación del estado de derecho ».

El tribunal justificó “esta firme respuesta penal” evocando “la particular gravedad” de los hechos y “la desviación del estado de derecho”: “Los delitos de los que se declaró culpables a los acusados socavaron gravemente la confianza del público al instigar la idea de que los procedimientos ante el Tribunal de Casación puede ser objeto de acuerdos ocultos destinados a satisfacer intereses privados».

Las acusaciones se remontan a principios de 2014. Y para volver a eso, hay que perderse en el laberinto de asuntos que rodean al exjefe de Estado. Los teléfonos de Nicolas Sarkozy y Thierry Herzog son intervenidos, como parte de la investigación judicial en curso sobre el caso de presunta financiación libia para la campaña de 2007. El juez de instrucción descubre rápidamente que el abogado y su ilustre cliente, presuntamente conscientes de las escuchas telefónicas, utilicen una segunda línea oculta,registrada bajo una identidad falsa. En esta línea subterránea, los dos hombres no hablan de Libia, pero discuten una decisión que espera el Tribunal de Casación sobre otro expediente, el caso Bettencourt.

En particular, intercambian información obtenida a través de Gilbert Azibert, magistrado superior del Tribunal de Casación. A cambio, se supone que Azibert conseguirá que los dos hombres lo ayuden a conseguir un puesto en el Consejo de Estado de Mónaco. Nicolas Sarkozy “utilizó su condición de ex presidente de la República y las relaciones políticas y diplomáticas que forjó durante su mandato para recompensar a un magistrado que servía a sus intereses personales”, resume la jueza Christine Mee.

Para Nicolas Sarkozy, tal veredicto sirve como desaire. A nivel personal y político. Personal, porque el exjefe de Estado está jugando con su reputación, alegando que todo esto fue el resultado de una camarilla de la Fiscalía Nacional Financiera, creada bajo François Hollande, para desestabilizarlo.

Desprecio político, entonces, porque el antiguo residente del palacio presidencial Elíseo nunca ha reprimido sus ambiciones de volver y establecerse allí algún día. Hizo un primer regreso a los medios en julio de 2020 con motivo de sus memorias, sobriamente tituladas Le Temps des tempêtes (El tiempo de las tempestades). Y podría, por qué no, aprovechar el atolladero en el que está estancado su partido “Los Republicanos”. La actual incapacidad de la derecha para encontrar un candidato al consenso entre sus filas para 2022 había provocado que se instalara un poco de música .¿Y si fuera Sarkozy, el “candidato natural”? El hombre sigue disfrutando, es cierto, de un apoyo rotundo, que no dejó de expresar su horror ante tal veredicto.

Pero es mejor que LR piense en un plan de respaldo (uno más) para las elecciones presidenciales. Porque el barco Nicolas Sarkozy no ha terminado de mecerse en un mar de problemas legales. Solo se beneficia de dos breves semanas de respiro. A partir del 17 de marzo, regresará a los tribunales, con el inicio del juicio de Bygmalion. En cuanto al caso de Libia, podría dar lugar a un juicio antes de finales de 2021. Este último caso, que presuntamente se relaciona con fuentes ilegales de financiación de campañas electorales y la intervención de una potencia extranjera en la vida política nacional podría conducir a muchos sanciones más sustanciales.

La sentencia del expresidente de la República confirmó a la Fiscalía Financiera de la Nación (PNF) en las conclusiones de su investigación. La institución, bajo el fuego de los críticos, estaba jugando con su reputación y quizás con su futuro a mediano plazo.

A pesar de este “éxito”, los magistrados del PNF paradójicamente nunca han sido tan controvertidos. La sentencia de Nicolas Sarkozy provocó una nueva ofensiva, principalmente por parte de los portadores de armas de los acusados: la derecha. “Los republicanos” tienen problemas para digerir la caída de su ídolo. Ya en el verano de 2020, 18 diputados de LR habían presentado un proyecto de ley para eliminarlo, sin éxito.

Pero, ¿de qué se culpa exactamente a la Fiscalía Financiera Nacional (PNF)? ¿La sentencia pronunciada contra Nicolas Sarkozy? Ciertamente, la PNF había exigido cuatro años de prisión y la sentencia adoptada va en esa dirección. El clan Sarkozy vilipendia a la fiscalía por criticar la decisión de un juez, manteniendo deliberadamente la confusión legal. “Los ataques e intimidaciones que siguieron al veredicto, las teorías de la conspiración política contra el poder judicial son preocupantes”, resume Sarah Massoud, secretaria nacional del «Syndicat de la magistrature». Se trata de inculcar en la opinión pública la idea de que habría decisiones de derecha o de izquierda.

“No jugamos a la política. La PNF tiene conocimiento de delitos económicos y financieros. Aplicamos el Código Penal ”, martilló al respecto el fiscal Jean-François Bohnert. Esta sospecha es de hecho tan antigua como la propia creación del PNF en diciembre de 2013. El presidente François Hollande estableció esta nueva institución responsable de la lucha contra los delitos de cuello blanco. La oposición de derecha lo ve como una herramienta política para el ejecutivo, alimentada por el hecho de que la Fiscalía Financiera (PNF) sea nombrada por el Presidente de la República.

BATALLA EN LOS MEDIOS

El expresidente, condenado por corrupción, recorrió los medios cercanos a él para proclamar su inocencia. Y nuevamente para arrojar sospechas sobre los magistrados.En materia de condena penal cada litigante tiene derecho a impugnar una sentencia, juzgarla injusta y utilizar todos los recursos posibles para revocar la decisión. Pero, cuando te llamas Nicolas Sarkozy, la contraofensiva va más allá del marco legal único. Por el aspecto legal, apeló. La verdadera batalla por la opinión se está librando en los medios de comunicación.

En las columnas de Fígaro, el exjefe de Estado proclama su inocencia, afirmando que “(su) indignación y (su) determinación se multiplican por diez”: “No puedo aceptar haber sido condenado por lo que no acepté. En cuanto a su defensa, Nicolas Sarkozy lleva los mismos argumentos desde el inicio del juicio: falta de pruebas, hostigamiento del poder judicial y magistrados parciales. Un ataque final retomado por todo el clan Sarkozy y el partido LR, contribuyendo a crear una cámara de resonancia contra la Fiscalía Nacional Financiera (PNF), encargada de la investigación. “Tengo la impresión de que el PNF fue creado solo para mí”, se quejó el expresidente durante los debates contradictorios.

El futuro de Nicolas Sarkozy se jugará en las canchas. Tiene la intención de agotar todos los recursos a los que tiene derecho. «Quizás esta lucha tendrá que terminar ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos».

Dejar una respuesta