SAN FERNANDO -PROVINCIA BUENOS AIRES

Movilización por el cierre de Bimbo y el despido de 300 trabajadorxs

(Por Violeta Delgado/APL) Trabajadorxs de Bimbo, sus familias y decenas de organizaciones realizaron un masivo acto debido al inminente cierre de planta y el despido de 300 trabajadores en la fábrica ubicada en el partido de San Fernando zona norte del conurbano bonaerense. La empresa  de origen mexicano, luego del sospechoso incendio ocurrido en un sector de la fábrica el pasado 9 de mayo, les informó  a través de un comunicado su cierre definitivo debido a la incapacidad de reconstruirla, indemnizando a sus trabajadorxs pero dejándolos sin su fuente laboral. Se trató de una intensa jornada en una tarde de bajas temperaturas la cual contó con el acompañamiento de las familias, principales damnificada por la reducción de sus ingresos en medio de una pandemia  donde las fuentes de trabajo se ven reducidas significativamente y la posibilidad de reinserción laboral es casi nula, por el contexto actual y teniendo en cuenta que hay quienes son empleados en esa fábrica hace más de 20 años.

Organizaciones sociales, sindicales y políticas se congregaron en la puerta de la planta ubicada en la calle Uruguay y Juncal para expresar su solidaridad, exigir la apertura de la planta y la reincorporación de los 300 trabajadores despedidos. Algunas de las organizaciones participantes fueron Suteba Tigre, Suteba la Matanza, sindicato de pasteleros zona norte, FOL, Trabajadores de Fate en Lucha, Asociación Gremial Docente AGD-UBA, SUTNA, Sipreba, Federación Argentina de Trabajadores de Prensa, Izquierda Socialista, Frigorífico Platense, Movimiento Agrupaciones Clasistas, Polo Obrero, MST, Barrios de Pie, Línea 60, Lista Roja de Neumáticos, Agrupación Granate INTI, 18 de diciembre-Corriente Sindical y Red de Trabajadores Precarizados e Informales, entre otras.

En el acto tomaron la palabra delegados de la planta para luego dar paso a las distintas organizaciones que expresaron su solidaridad y poniendo a disposición todo el apoyo de los distintos sectores participantes; los discursos fueron coincidentes en tanto al llamado a la unidad y coordinación,  trabajo en conjunto, necesidad de generar espacios de lucha entre ocupados y desocupados, y resistir este tipo de atropellos desde la amplitud de la clase obrera.

Los oradores también expresaron que la empresa actúa en complicidad con el propio sindicato, ya que sin éste no podría concretar dicha maniobra. Y que desde el momento en  que se produjo el incendio la empresa no realizó ninguna tarea de reconstrucción; donde gran parte de los empleados podría estar desarrollando su trabajo porque la planta tiene capacidad operativa debido a que el siniestro tomó solo una parte de la fábrica. Además resaltaron que la compañía cuenta con otras plantas pero tampoco intento reubicar a parte de los empleados que ahora notifica como despedidos.

Cabe destacar, que tras el cierre impuesto por la empresa ésta dejaría de pertenecer a la categoría de congelados, actividad de Bimbo San Fernando y rubro alimenticio que debido a los cambios en las prácticas de consumo por la pandemia vieron disminuidas sus ventas considerablemente, característica que resulta llamativa en el contexto del incendio sufrido el mes pasado.

“QUE EL GOBIERNO SE HAGA CARGO”

Para darle fin al acto tomó la palabra Javier Roces delegado de pasteleros en Bimbo el cual expreso la postura de la empresa en hacerle creer a la sociedad que tiene una planta totalmente quemada sin ninguna posibilidad de apertura, justificando así su cierre y dejando sin trabajo a 300 personas; sin embrago relata que “se trata de una planta en perfectas condiciones para ponerla a producir  por lo menos en un 60 % y con la posibilidad  de  reconstruir la parte restante”. Además, sostuvo que “el año pasado fueron expuestos a la pandemia junto con sus familias debido a ser considerados esenciales, imposición no solo por la patronal si no del  gobierno nacional; “si estamos todavía transitando la pandemia significa que seguimos siendo esenciales al igual que la producción de la planta”.

Y continuó: en un momento donde hay cada vez más hambre y donde los compañeros de los comedores están diciendo (como lo están haciendo hoy mismo en capital federal)  que no cuentan con alimentos suficientes para dar respuesta a las millones de personas que comen en los comedores y merenderos populares. Acá estamos frente a 300 trabajadores que saben producir alimentos, hay una planta  que tiene capacidad productiva y si Bimbo no quiere  reabrirla que el gobierno se haga cargo y la estatice y así garantizar las millones de familias que necesitan alimentarse. Tenemos que poner los intereses de los trabajadores y de la población por sobre los intereses de las patronales.

“Lo primero que nos hacen creer es que es imposible dar esta pelea en este momento, agrandan al enemigo y nos achican a nosotros. Hoy recién estamos dando el primer paso en el plan de lucha, y antes de comenzar el acto sabíamos de la gran repercusión en los medio de comunicación, y que  en todos lados se está sabiendo que están dejando a  300 familias en la calle. ¿Por qué piensan que ayer el gobierno llamó a una audiencia a través del ministerio de trabajo? Es porque le molesta que estemos en la calle, exigiendo que no queremos pasar a ser desocupados y con esa audiencia intentaron que no nos movilicemos, haciéndonos creer que por la vía de la negociación vamos a conseguir algo. Pero es mentira cuando vayamos haciendo más pasos de lucha  como el acto de hoy más respuestas vamos a tener y teniendo la fuerza suficiente vamos a poder reabrir la planta. No nos dejemos engañar cuando nos dicen que esta pelea es imposible; el gremio de la alimentación y la federación dirigen todas las plantas de Bimbo ¿cuánto puede durar la compañía con un paro de todas sus plantas si el sindicato tuviera la decisión de hacerlo? ¿Dónde está el sindicato? debería de estar acá si quiere defender los puestos de trabajo”.

Finalizó el acto diciendo: “en asamblea decidiremos los próximos pasos a dar y allí dijimos que iban estar todos, sabíamos que cuando pidamos apoyo lo íbamos a tener, porque cuando nosotros tuvimos que apoyar lo hicimos. Y como trabajadores de la fábrica tenemos que ponerle el cuerpo a la movilización y las organizaciones nos van a acompañar, el acto de hoy es una prueba irrefutable de eso. Que se haga cargo Bimbo, el gobierno nacional o  provincial pero no pueden quedar en la calle 300 familias en el medio de una pandemia. Con un plan de lucha y la fuerza suficiente vamos a recuperar nuestros puestos de trabajo”.

(NOTA REALIZADA EN EL MARCO DEL TALLER DE NARRATIVA DE LA COOPE ESQUINA LIBERTAD)

Dejar una respuesta