OPINIÓN-ENFOQUES

Mujeres en Prisión

(Por Oscar Castelnovo/ APL) Una gran parte de las mujeres en prisión se halla tras las rejas por infracción a ley de drogas. Es decir, el mini mini mini tráfico de estupefacientes, lo que el criminólogo y poeta Elías Neuman llamó “un delito de la pobreza”. La inmensa mayoría de la mujeres con las que hablamos en distintas cárceles, en la Argentina y otros sitios, había sido abusada en su niñez. Pero nadie se ocupó entonces. Ni tampoco después. El Estado las estigmatizó y/o las reprimió y les negó empleo antes de enviarlas al encierro. Los empresarios ni las registraron, es decir las discriminaron cuando pidieron un puesto de trabajo. En cambio, el narcotráfico, que organizan diversas instancias estatales, sí las vio y les ofreció una salida en su malparido laberinto.

Quien no vea esta parte de la realidad, sinceramente, es cortx de entendederas o fascista. Favor, no digan “yo era pobre pero hice otra cosa”. Porque si hay un plan desde el poder para enviar a millones de personas a la desesperación y el desamparo, va de suyo que surgirán respuestas desesperadas y punibles en el Código Penal para Pobres, pilar esencial del capitalismo. Se trata de una construcción social a ojos de quien quiera advertirlo.

Cuando vemos cómo aumenta el número de cautivas en los campos de concentración Siglo XXI, nos resulta clarísimo que este mundo sigue, con creces, sin incluirlas. Al contrario, va por ellas porque son pobres. Y porque son mujeres “debieron dar otro ejemplo” se ensañan con su castigo en el genocidio encubierto que es Ley aplaudida y naturalizada.

Todas las mujeres con las que nos relacionamos desplegaron un enorme talento cuando existieron condiciones para que ello ocurra. Por caso, durante el Taller de Periodismo y Expresión que duró muchos años en Ezeiza y en el libro “Intensidades de mujer”, de cuya publicación se cumplen 12 años este mes.

Escribir fue una forma de resistir en el último bastión de la represión y la pobreza.

Expresarse, no fue solo por amor al arte sino para enfrentar la política que devasta la entidad humana en una celda de mala muerte.

(Desde agosto de 2013 el periodista O.C. tiene prohibida la entrada las cárceles de la Argentina por sus denuncias publicadas en diversos medios)

Dejar una respuesta