Padres

(Por Oscar Castelnovo/APL) Elegir 4 padres sobre miles, miles y miles de hijxs exterminados por agentes del estado argentino, en la etapa constitucional, comportará siempre omisiones. Son inevitables. A la vez, sé perfectamente que algunxs dirán “che, ¿éste no para nunca? Es el Día del Padre, es para juntarse en familia y tirar buena onda”. Primera aclaración: si el estado no hubiese asesinado a lxs hijxs de estos hombres,  jamás hubiese escrito estas líneas. Segunda: Los papás aquí destacados también querrían juntarse con toda la familia, pero no pueden hacerlo sin sillas vacías. Estarán en lucha para que no sea eterno el genocidio encubierto y masticarán rabia en esta y las jornadas que le siguen. Otros naufragarán en alcohol, o cualquier otra marea, para bancar la tristeza. Algunas familias llorarán al hijo y también al padre que se suicidó. Y otras lo visitarán en el “loquero” o en la cárcel. Así es la Argentina real: devastadora. (Fotos de izquierda a derecha: Alfredo Cuellar habla en un acto popular; Alberto Santillán junto a Nora Cortiñas; Jorge Rego, adelante de la imagen de su hijo y con su nieto Bastián, hijo del Bocha; Rubén Alcorta con su expresiva mirada.)

Alfredo Cuellar. Su hija Florencia “La China” Cuellar (23) fue asesinada por agentes del Servicio Penitenciario Federal, el 23 de diciembre de 2012, en la cárcel de Ezeiza. El crimen sigue impune. La vida convirtió a Alfredo en el padre de todas las chicas en prisión. Soportó secuestros, palizas y tortura pero sigue firme. Alberto Santillán es papá de Darío Santillán, ejecutado junto a Maximiliano Kosteki en la Masacre de Avellaneda, el 26 de junio de 2002. Los responsables políticos, Eduardo Duhalde, Aníbal Fernández, Felipe Solá, Alfredo Atanasof, Juan José Álvarez, Jorge Vanossi, Luis Genoud, Jorge Matzkin, entre otros, se reciclaron en la política argentina plagada de represores. Alberto Santillán es hoy un reconocido luchador y constructor en la dinámica de la lucha de clases de este país. Jorge Rego, papá del Bocha Rego, ultimado a balazos por la Prefectura Naval Argentina, por evadir un control vehicular. Jorge permanece en la pelea por su hijo y por todxs lxs pibxs que sucumben día a día en la Argentina. Rubén Alcorta: papá de Pablo “Paly” Alcorta, quien cayó del disparo que ejecutó el oficial de la Policía Bonaerense, Diego Tolaba, el 18 de mayo de 2013, y murió el 6 de diciembre de ese año. Tolaba se halla libre y sonriente en otra fuerza policial. Los ojos de Rubén, su mirada profunda, nos eximen de comentarios. Nunca busca la notoriedad, tiene asistencia perfecta y una entereza a ´prueba de titanio en las luchas. A todos ellos: ¡ABRAZAZO!

Dejar una respuesta