CRIMÉNES, RACISMO, TRATA PROSTIBULARIA, NARCOS Y ENCUBRIMIENTO EN TIGRE

Pedido para desarchivar la causa por el feminicidio de Micaela Fernández

(Sole Rincón*/APL) Lisette Fernández es hermana de Micaela, y lleva adelante una lucha incansable para que el feminicidio de Micaela no quede impune. Este miércoles se presentó en la fiscalía general de Talar, partido de Tigre junto a su abogada Paula Alvarado Mamani para iniciar el desarchivo de la causa, presentar nuevas pruebas y  ser la principal damnificada ya que en el momento del feminicidio era menor de edad. Micaela Fernández perteneciente a la comunidad qom Yacthakay tenía 14 años de edad en 2013 cuando fue asesinada y encontrada en la casa del  narco-tratante Dante “Pato” Cenizo en el barrio de las Tunas, partido de Tigre; a pesar de que la menor había expresado amenazas por parte del feminicida la causa fue caratulada como suicidio. Pasaron ocho años del feminicidio de Micaela, en todo ese tiempo la justicia no cambió la carátula que continua siendo de suicidio, no investigó porqué el cuerpo de la víctima fue encontrado en la casa de un narcotraficante reconocido en la zona, ni tuvo en cuenta que Micaela  había expresado a familiares que estaba siendo amenazada por el  narco-tratante Dante “Pato” Cenizo.

A esos ocho años de impunidad debe sumarse que la indiferencia estatal y judicial hizo posible un segundo feminicidio en el núcleo familiar ya que en 2014 fue asesinada Nancy Fernández, madre de Micaela. Ella además de encabezar varias manifestaciones pidiendo justicia estaba siendo hostigada y amenazada por Dante “Pato” Cenizo,  el entorno del femicida y por la policía local.

En el momento que Nancy toma conocimiento de su hija estaba dentro de una red de trata y narcotráfico se dirigió a la comisaría Sexta de Tigre en Talar para denunciar ese hecho, y allí sufrió torturas, golpes e insultos como “india de mierda” por personal policial.

Lisette Fernández, hermana de Micaela e hija de Nancy, forma parte de la organización Madres victimas de Trata, de la Unión de los pueblos originarios de Tigre y Escobar, de la Asamblea Transfeninista de Zona Norte; y junto a familiares, organizaciones sociales, sindicales y políticas exige justicia por ambos feminicidios, reclama para que el Estado le brinde asistencia psicológica y económica para llevar adelante ambas causas.

*Sole Rincón es miembro del Taller de Narrativa de la Cooperativa Esquina Libertad.

Dejar una respuesta