FRANCIA:

Protesta que no se detiene

 (Por Marion Saint-Ybars desde París/APL) «Este lunes 9 deberá representar una nueva demostración de fuerza para los sindicatos. Los primeros tres sindicatos ferroviarios (CGT, Unsa y SUD) ya han pedido que se extienda la huelga. El día promete ser francamente negro en las estaciones y estaciones de la región de París. También se han lanzado llamamientos para el bloqueo en las escuelas, particularmente en Île-de-France. El martes 10 es en la calle donde jugará la nueva etapa de la lucha social. Los sindicatos han pedido una nueva movilización en las calles para oponerse al proyecto del gobierno. En la capital, el evento debería comenzar a las 1:30 pm desde Place Vauban en el distrito 7. El prefecto de la policía ha tomado nuevamente una orden que obliga a cerrar las empresas ubicadas en la ruta de la procesión. Si los próximos días ya están ocupados, el miércoles 11 será una verdadera prueba para el gobierno. Si bien los actores sociales y los opositores políticos culpan al gobierno por su falta de claridad, Édouard Philippe presentará su proyecto de reforma de pensiones ante el Consejo Económico, Social y Ambiental (CESE). Un episodio que sin duda debería dar la noticia de la próxima movilización. En la CGT, las voces ya abogan por la organización de un tercer día de movilización para el jueves 12 de diciembre. Una decisión que podría hacer sudar frío al gobierno donde el espectro de protestas prolongadas de 1995 ya está al acecho». Fragmentos salientes de la columna del corresponsal de la APL en Europa. Abajo, el enfoque completo sobre la situación que vive el pueblo que no detiene su lucha.

«Todo es nuestro, nada es suyo o todo explota» dicen los sindicatos. La huelga del 5 de diciembre en Francia y las manifestaciones que tuvieron lugar en los días siguientes contra la reforma de las pensiones son particularmente poderosas. Desde el 16 de octubre cuando los sindicatos: la Confederación General del Trabajo (CGT), Fuerza Obrera (FO), Federación Sindical Unitaria (FSU) y Solidarios tomaron la iniciativa de convocar un movimiento de huelga interprofesional, la movilización ha hecho hij@s, muchos hij@s. De modo que desde este jueves 5 muchos servicios públicos pero también privados se vieron afectados por la movilización. Transporte terrestre y aéreo, taxis, conductores de ambulancias, camioneros, Educación Nacional, La Poste (correo), bomberos, policía y CRS (policía especializada en represión), televisión y radio de Francia, servicios de gestión de residuos, sectores de justicia pero también servicios hospitalarios. A esto se suman las profesiones liberales como abogados, estudiantes o incluso obreros del automóvil ya que la CGT Renault también llamó a movilizarse. Más raro aún, el sindicatos de dirigentes de empresas (CFE-CGC) y los principales ejecutivos también se movilizaron.

Una lista por lo menos impresionante pero no solo en la lucha contra la reforma de las pensiones. En varios sectores se sumaron otras demandas: mejores condiciones de trabajo y un aumento salarial (policías), el fin de la « uberización » de una profesión (taxis), el mantenimiento de una ventaja fiscal en el combustible (camioneros), o el aumento de becas para luchar contra la precariedad (estudiantes).

Parte de esta capacidad de reunir tantos sectores se debe obviamente al aspecto transgeneracional de la cuestión de las pensiones pero también al aspecto estructural del proyecto. Sobre todo, la jubilación aparece como la culminación de una carrera, un verdadero punto de referencia que ahora parece “amenazado” por este proyecto de ley y también los recortes de pensiones ya adquiridas que muestran algunas simulaciones del gobierno.

Más allá de lo que la reforma de pensiones puede referirse a cada una de sus carreras profesionales y aspiraciones en la vida después del trabajo, el proyecto de ley se percibe como un desafío a una de las últimas conquistas sociales. La reforma de las pensiones es más que simbólica. Todavía es un tema que ha demostrado una gran capacidad de movilización porque es uno de los últimos polos de conquista del Estado social pues toca los principios de solidaridad social.

También es imposible evitar la coincidencia con el movimiento social que ha estado agitando a los hospitales durante casi un año, o más recientemente la cuestión de la precariedad estudiantil luego de la inmolación de un joven en Lyon a principios de noviembre. Se lucha contra el desmoronamiento del Estado Social.

Pero toda «bronca» no es igual. Es un movimiento de protesta con demandas específicas y cuyo objetivo es la negociación. Lo que se llama « bronca » se refiere a lo que encarna el presidente Emmanuel Macron y los fenómenos de la política que su gobierno podría desencadenar. El resentimiento es hacia el poder ejecutivo y su estilo de gobierno que carece de empatía. La gente se deja engañar cada vez menos por elementos del lenguaje que hablan «los que mandan». Aparece una conciencia fuerte en las personas particularmente relacionadas con el cambio generacional.

Emmanuel Macron cuyo gobierno ha acentuado la crisis de representación política se encuentra atrapado por un lado sus dos «pecados originales » que fueron la supresión de la ISF (impuesto a las grandes fortunas) y la caída de la APL (ayuda a los alquileres de los que tienen bajos recursos) y por otro lado una acción gubernamental que forma parte de una liberalización desembarazada.

La protesta contra la reforma de las pensiones continúa este fin de semana en el RATP y el SNCF (ferrocarriles) y los “chalecos amarillos” también planean movilizarse. Además, los transportistas por carretera anuncian bloqueos. La CGT, FO, Solidaires, FSU y tres organizaciones juveniles convocaron a una huelga interprofesional el martes 10 de diciembre.

Según una encuesta de Odoxa siete de cada diez franceses creen que la movilización está justificada.

El sistema actual de jubilaciones es el resultado del pacto social establecido al final de la II guerra. El sistema de reparto ya ha sufrido algunas reformas (1993, 2003, 2010, 2014) que llevaron al aumento del período de contribución y la disminución de la edad de jubilación. Sin embargo, este sistema todavía permite a los servidores públicos irse con una pensión calculada sobre la base de los últimos 6 meses de actividad.

El sistema de puntos que quiere imponer el gobierno: cada mes, en función del salario, las contribuciones pagadas se convertirían en puntos que se limitarían a un porcentaje del salario. La acumulación de puntos permitiría definir el monto de la pensión. Es, por lo tanto, seria toda la carrera la que se tomaría en consideración (y ya no el salario recibido en los últimos seis meses) lo que penalizaría fuertemente a los funcionarios públicos e incluso a las mujeres.

El sistema de puntos se basa en un valor de compra y un valor de servicio. El valor de compra es lo que cuesta un punto. El valor del servicio es lo que valdría un punto en euros cuando uno terminara su jubilación. El informe recomienda para el año 2025 y para comenzar a los 64 años que el valor del servicio sea de 0,55 euros brutos por año. De este modo, 100 euros de aportes permitirían adquirir diez puntos que darían luego 5,50 euros de pensión anual…

Pasan los días y la movilización de los huelguistas comprometidos contra la reforma de pensiones deseada por el gobierno no cae. Si bien más de uno de cada dos franceses tiene una imagen positiva del movimiento, el gobierno se reúne este domingo en el Elíseo para definir un plan de batalla para los próximos días. La semana promete estar particularmente ocupada para todos: huelguistas, no huelguistas y gobierno.

Gobierno reafirma determinación: no renunciar. Esto lo repite el gobierno dirigido por Édouard Philippe, Primer Ministro. Dice que le sorprendió la movilización del 5 de diciembre que ha reunido entre 800,000 (cifra policía) y 1.5 millones de manifestantes (cifra sindicatos y medios de comunicación) en las calles de Francia. «Si no hacemos una reforma profunda, seria, progresista hoy, alguien la hará brutal un mañana, realmente brutal», justifica Edward Philippe. «Podremos proporcionar respuestas extremadamente positivas para muchas personas que sufren injusticias en el sistema actual: mujeres, agricultores y aquellos con rutas cortadas en particular», dice.

Este lunes 9 deberá representar una nueva demostración de fuerza para los sindicatos. Los primeros tres sindicatos ferroviarios (CGT, Unsa y SUD) ya han pedido que se extienda la huelga. El día promete ser francamente negro en las estaciones y estaciones de la región de París. También se han lanzado llamamientos para el bloqueo en las escuelas, particularmente en Île-de-France.

El martes 10 es en la calle donde jugará la nueva etapa de la lucha social. Los sindicatos han pedido una nueva movilización en las calles para oponerse al proyecto del gobierno. En la capital, el evento debería comenzar a las 1:30 pm desde Place Vauban en el distrito 7. El prefecto de la policía ha tomado nuevamente una orden que obliga a cerrar las empresas ubicadas en la ruta de la procesión.

Si los próximos días ya están ocupados, el miércoles 11 será una verdadera prueba para el gobierno. Si bien los actores sociales y los opositores políticos culpan al gobierno por su falta de claridad, Édouard Philippe presentará su proyecto de reforma de pensiones ante el Consejo Económico, Social y Ambiental (CESE). Un episodio que sin duda debería dar la noticia de la próxima movilización. En la CGT, las voces ya abogan por la organización de un tercer día de movilización para el jueves 12 de diciembre. Una decisión que podría hacer sudar frío al gobierno donde el espectro de protestas prolongadas de 1995 ya está al acecho.