ENTREVISTA CON LOURDES HIDALGO – COMISIÓN POR LA MEMORIA Y JUSTICIA DE LOS OBREROS TEXTILES DE LUIS VIALE

“Queremos que donde los sobrevivientes padecimos junto a quienes perdieron la vida se convierta en un espacio de memoria”

Kuña Mbarete/APL) Este 30 de marzo, a 15 años del incendio en el ex taller clandestino en la calle Luis Viale 1269 en el Barrio de Caballito (Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en Argentina), se realizará una Jornada por memoria y justicia de 12.00 a 20.00 hs. La masacre a trabajadores migrantes que allí ocurrió, puso de manifiesto la situación de explotación laboral y la complicidad de diferentes sectores (tanto públicos como privados). En esta oportunidad conversamos con una de las sobrevivientes para que nos cuente como es el día a día de una lucha que ya lleva una década y media Cuando se produjo el incendio muchos estaban en la escuela, por lo que la tragedia pudo haber sido peor, señalo Lourdes.  Aun así, fueron seis las victimas: Wilfredo Quispe Mendoza (15 años, trabajador), Juana Vilca Quispe (25 años, trabajadora embarazada),  y cuatro niños, Elías Carbajal Quispe (10 años), Rodrigo Quispe Carbajal (4 años), Harry Rodríguez (3 años) y Luis Quispe (4 años). Lourdes Hidalgo nos recibe en su casa, nos comparte un delicioso plato llamado papas a la huancaina haciendo de esta entrevista un recorrido por formas de dialogar y de construir más comunitarias. Su historia, su vida son fiel reflejo de eso. Ella es una de las sobrevivientes del incendio, que en el año 2006 se llevó la vida de seis personas ( en su mayoría niñxs). Las secuelas de la masacre no detiene su caminar, que en la actualidad la hace conformar la “Comisión por la memoria y justicia de los obreros textiles de Luis Viale”, la cual se creó en 2019 para, entre otras cosas, “presentar ante la legislatura el proyecto de expropiación y patrimonialización del inmueble, donde se produjo la masacre de trabajadores y niños, para su declaración como sitio de memoria contra la trata de personas con fines de explotación laboral.

RACISMO Y EXPLOTACIÓN LABORAL

La explotación laboral de lxs trabajadores migrantes es sostenida por el racismo que justifica esas condiciones de trabajo para ellxs. Eso fue demostrado antes del incendio y durante el juicio.

-Las condiciones del taller eran pésimas, hasta hubo un incendio previo ¿Cómo fue?

-Sí,  fue antes del 30 de marzo. Hubo un cortocircuito, se prendió el cable y enseguida se quemó. Empezó el olor muy fuerte.. menos mal que no estuvo parado en el lugar nadie. Igual no hicieron nada, no previeron nada.

-¿Qué pasaba cuando avisaban  o pedían mejorar las condiciones de trabajo? ¿Podían hacerlo?

-No. Una vez les dije por otro cable que había colgado, pero no hicieron nada. Lo mismo pasó cuando les pedí que arreglen el baño, porque había dos baños pero solo uno andaba. Primero me dijeron que sí, y después que me vaya. No daban lugar a reclamar ni hacían nada para solucionarlo. Pero no podíamos irnos, porque una estrategia que utilizaban era no pagar para que tengas que quedarte.

-En el juicio, ¿Qué se dijo sobre esas condiciones de trabajo?

-En el juicio hubo racismo, discriminación. Dijeron que nosotros en Bolivia estábamos acostumbrados a vivir de esa manera. Pero es mentira, si los más pobres tenemos nuestras piezas hechas de adobe de greda (casa de barro). El día del incendio el fuego se desató enseguida porque las piezas estaban divididas de nylon tela y cartón, pero nosotros no vivíamos en esas condiciones en Bolivia.  A los migrantes nos tratan así, nos explotan y someten a esas condiciones de vida y trabajo porque dicen “estos se van a callar”, se aprovechan de nuestra necesidad. Pero si nosotros reclamamos no nos escuchan, o nos deportan. Y si morimos en un taller no hay justicia.

COMPLICIDAD E IMPUNIDAD

En el 2016 solamente fueron condenados los capataces, pero en mayo de 2019 se sobreseyó a los dueños Daniel Fischberg y Jaime Geiler porque para el juez Alberto Baños no pudo probarse que tuvieran conocimiento de la situación del taller.

-La situación en la que trabajaban y vivían, ¿era fácil de ocultar?

-No. Los vecinos declararon que se escuchaban los ruidos hasta tarde de las máquinas y además, como se ve en las fotos, estaba muy a la vista. También la policía iba porque pedían los pantalones de hombre que nosotros cocinamos, y la cargaban al baúl de la patrulla. .

-¿Qué pasó en el juicio cuando se dijo esto?

Nada. No pasó nada, las cámaras tampoco aparecieron, las copias de las cámaras de seguridad desaparecieron y hoy en día esos policías deberían estar presos pero están libres. Como los funcionarios del gobierno de ese año. Todo lo tapan entre ellos y no investigaron.

-¿Y durante el juicio?¿Cómo fue la investigación?

– En el 2016 fueron condenados los capataces a 13 años, pero hoy en día gozan arresto domiciliario. Pero atrás de ellos había otras personas, que son los dueños de las máquinas, los dueños del taller, o sea del inmueble, los dueños de las prendas que son Daniel Fischberg y Jaime Geiler. O sea la justicia no condenó a los dueños, si a los capataces. Los dejó libres porque ellos niegan que conocían las condiciones en que nosotros estuvimos; y es mentira. ellos entraban al lugar y sabían muy bien como estábamos. Pero a los dueños solo les importaba embolsillarse las ganancias y no les importo en las condiciones inhumanas que estuvo el lugar. La justicia también es cómplice de esto, porque ¿Qué pruebas más quieren? si le sobreseyeron por falta de pruebas, ¿Porque no investigaron más?  ¿En todos estos años no pudieron hacer una investigación? La policía, los jueces , el estado todos son cómplices. en pleno centro porteño como no se van a fijar lo que había.

-Sumado a la complicidad también está  la impunidad. Porque ellos tienen otros talleres y  tienen la llave de Luis Viale, ¿no?

-Claro, La justicia les entregó la llave a los mismo responsables que hoy en día van gozando de libertad, incluso tienen la otra fábrica en la calle Galicia 1241. Y siguen explotando trabajadores. La justicia para investigar no hizo nada, fue lenta. Pero para entregarles la llave actuaron rápido. Ellos usan el frente del lugar para difundir publicidades, no respetan ni la muerte de los trabajadores. Lo taparon al lugar, pero que nadie se olvide, que la ropa que están usando está manchada con la sangre de los trabajadores textiles que murieron quemados en ese taller cosiendo la ropa de Fischberg y Geiler. Para nosotros los sobrevivientes , son los responsables de estas muertes. Por más que ellos quieran taparlo todo es como querer tapar con un dedo al sol. Por más que la justicia los haya dejado libres la condena social va a continuar.

COMISIÓN POR LA MEMORIA Y JUSTICIA DE LOS OBREROS TEXTILES DE LUIS VIALE

En el año 2019 se conforma la Comisión, donde participan distintos grupos, organizaciones, abogadas. Todos ellos con un objetivo en común: Luis Viale. Para este 30 de marzo, a 15 años de la Masacre, en las puertas del ex taller textil se realizará una Jornada por memoria y justicia,

-¿Cómo se están preparando para este nuevo aniversario?

– Tenemos pensado realizar, en las puertas del taller, una jornada de memoria y justicia desde las 12hs. Vamos hacer un mural, una olla popular, una feria autogestiva, un festival y radio abierta donde solicitamos que nos acompañen, ya sea espacios migrantes, feministas, obreros, indígenas, estudiantiles, organizaciones sociales, políticas, etc. Hoy en día agradezco a la Comisión y a todos los que se sumaron y nos van apoyando. La lucha se va fortaleciendo y  me siento más fortalecida que hace años atrás, y vamos a seguir adelante.

-¿Cómo fue durante estos 15 años ir generando esos vínculos?

– A pesar de mis problemas de salud seguí caminando , buscando el apoyo. Pero al principio  me fue difícil  porque no conocía la argentina, porque nosotros, los migrantes, veníamos a trabajar y no salíamos. Para nosotros solo era trabajar y trabajar. Durante los primeros años yo quería sanarme, recuperarme, y le dedique a mi salud. Después fui recorriendo por todos lados y acompañando muchas causas y haciendo viral lo sucedido. De a poco se fue encaminando, fue una lucha larga. Nosotros tratamos de visibilizar el caso porque muchos no lo conocen con la muestra fotos “Sobrevivir para contarlo” qué la llevamos a los lugares que nos invitan.  En el 2019 se formó la Comisión y se llamó a una asamblea. Fui al encuentro de mujeres en La Plata, para invitar a muchos sectores para que se sumen a esta lucha. También pedimos que nos acompañen los legisladores y que nuestro pedido sea aprobado por la legislatura

-¿El Proyecto de Expropiación?

Sí, porque el anterior se cayó. Lo volveremos a presentar y también estamos muy decididos a pelear. Porque son 15 años y no se puede esperar. Porque estas muertes las va ignorando el Estado  que sabe que hay esta clase de trabajos en distintos lugares.

Los sobrevivientes estamos acompañados a la Comisión, porque pasaron años pero para nosotros  esos 15 años parece que fueron 15 días. No vamos a permitir que el lugar vuelva a ser nuevamente una masacre como en el 2006. Pedimos que este proyecto sea aprobado y que la memoria de los trabajadores textiles que murieron quemados junto a sus hijos no quede en el olvido. Queremos que donde los sobrevivientes padecimos junto a quienes perdieron la vida se convierta en un espacio de memoria. Qué la bandera de los trabajadores textiles la tomen en sus manos y la levantemos juntos  para que estas muertes no queden en el olvido. Sin justicia no habrá paz.