Vecinos autoconvocados de Montecaseros: “No  nos corten la luz, tenemos derecho a vivir dignamente”

Empiezan los calores característicos del verano, donde no hay sombra que baste para reposar la siesta, porque cada vez es más difícil que el ventilador apague el fuego y seque la transpiración. Al menos eso nos pasa a quienes vivimos al día, con nuestros pocos pesos en el bolsillo, si pudimos ahorrar con un gran esfuerzo de lomo bajo el sol y precariedad del patrón, llegamos a un pequeño privilegio, el aire acondicionado, aún así para algunas familias el gran lujo termina siendo pagarle a las empresas de servicios de luz y agua, un servicio miserable que lo único que hace es recordarnos la fecha de vencimiento, y no importa que cuero sangre para pagarlo.

Los vecinos y vecinas de Monte Caseros exigimos a la Dirección Provincial de Energía de Corrientes (DPEC) un subsidio acorde a los tiempos que nos atraviesan, un descuento de 10% como tarifa social para quienes vivimos en los barrios periféricos es una chiste de mal gusto, dejando nuestras pocas ganancias  al alumbrado público, (siendo parte de este dinero direccionado al municipio) más que el gasto dentro de nuestros hogares, exigimos que se realice un subsidio del 50% como el que está planteado a nivel nacional, no solo desde nuestro lugar como usuarios del servicio, sino como sujetos de derechos, quienes reclamamos lo básico para vivir, para quienes tenemos un familiar enfermo o quienes realizan tratamientos de salud estas condiciones son el camino a la muerte, porque este es el claro mensaje que nos dejan estas empresas.

La semana pasada una vecina de uno de los barrios de Monte Caseros recibió un corte de luz por parte de la empresa Dpec, en el momento del corte ella se encontraba realizando un tratamiento de salud fuera del pueblo y su compañero trabajando. No es la única situación que vivió esta familia, sino que viene siendo moneda corriente estas últimas semanas con varias familias del pueblo, familias trabajadoras que no llegan a fin de mes por el contexto social que vivimos. La historia es la misma desde tiempos inmemorables, el precio que pagamos los pobres es ese: cortarte el servicio de luz comenzando el verano, porque el castigo tiene que ser una tortura, porque la dictadura nunca se fue, esta mas latente que nunca en estos actos por parte de los más poderosos, no es casual que grandes supermercados y familias adineradas amigos de estos empresarios estén enganchados de la luz y evadiendo los impuestos, porque no hay que irse muy lejos de la provincia y ser una Maru Botana para replicar estas acciones.

 Mientras tanto el dedo acusador es para el más humilde “si quiere luz que pague”, teniendo además la empresa el gesto generoso de realizarte un plan de pago que vence al día siguiente. Cuantos vecinos hemos perdido electrodomésticos que nos costó tiempo de nuestra vida por los bajones de luz que se generan por el pesimo mantenimiento de transformadores, porque eso si, el precio de las boletas cada vez sube, y la calidad del servicio siempre es peor. Horas y horas de espera cuando sopla un viento o llueve en macondo, y el teléfono colgado, con la frase repetida “ estan trabajando en la zona”, por supuesto que este descargo no ataca al trabajador que pone su vida en riesgo al tratar de devolvernos el suministro de luz, al contrario es un llamado a la solidaridad de estos, que sean parte de nuestros reclamos como clase trabajadora, como vecinos, nuestro reclamo es para los poderosos, quienes nos gobiernan y quienes se codean, quienes disfrutan de nuestro dinero cargado de transpiración y enfermedades por las infinitas amarguras y tristezas que cargamos. Este descargo y mensaje es para todos los  gobernantes pasados y presentes que se sentaron en el banco de la intendencia y miraron por años para otro lado cuando el reclamo siempre fue el mismo. Actualmente será para quienes estén ejerciendo su poder, el intendente Juan Carlos Álvarez y el jefe de la DPEC unidad operativa  de Monte Caseros Salas Rubén. ¡NO VAMOS A SEGUIR PAGANDO UN SERVICIO PAUPERRIMO! No vamos a seguir sosteniéndole sus privilegios, el calor aviva el fuego de nuestro cuerpo y nuestras mentes, aviva nuestra rabia. Nuestros pibes y adultos mayores en los barrios más humildes padecemos las peores injusticias, pero vamos a gritar una y otra vez para que no se les olvide, (como a uds las promesas de candidatura) Exigimos a la Dirección Provincial de Energía de Corrientes (DPEC) el subsidio del 50% para los usuarios del barrios periféricos!  HASTA QUE LA DIGNIDAD SE HAGA COSTUMBRE.

Vecinos Autoconvocados de Monte Caseros

Dejar una respuesta