Veredicto a los genocidas del Regimiento 6 de Mercedes “General Viamonte”

(Por Alejandro Arcuri) El próximo miércoles 10 de agosto en los tribunales de Comodoro Py se leerá el veredicto de la causa en que se juzga a los integrantes del Regimiento 6 de Mercedes, que intervinieron en 1976 en los secuestros de militantes del PRT ERP que conformaban los equipos de redacción, edición, impresión y distribución de sus publicaciones, entre ellos Rocío Martínez Barbolla, madre de Bárbara y Camilo García. Está a cargo del Tribunal Oral Federal N°2 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, integrado por Jorge Luciano Gorini, Rodrigo Giménez Uriburu y Javier Feliciano Ríos. Interviene la fiscal federal María Ángeles Ramos. (Prensa: Alfredo Dos Santos 2224-54-2389)

A las 14.30 serán las súplicas de la defensas, a las 16 hablarán los imputados y a las 18 comenzará

la lectura del veredicto. En una decisión bastante irregular, el tribunal estableció que la presencia de los procesados sea optativa, además de permitir expresarse a los procesados y no a la querella.

El debate iniciado a fines del años pasado juzgó a los responsables del homicidio de Jorge Emilio

Arancibia y las privaciones ilegales de la libertad de Rocío Ángela Martínez Borbolla, Pedro Oscar

Martucci, Pablo Pavich y de un joven militante que no pudo ser identificado, que fue también víctima de tormentos y desaparición en la Imprenta de San Andrés del PRT (julio de 1976).

Los acusados son los ex subtenientes Emilio Pedro Morello, quien estuvo a cargo de la Sección de

Tiro de la Compañía de Infantería A; Luis Alberto Brun, quien tuvo a su cargo la Sección Apoyo de la Compañía de Infantería B; Martín Eduardo Sánchez Zinny, a cargo entonces de la Sección Tiro de la Compañía C; y Horacio Linari, quien tuvo a su cargo la Sección Tiro de la Compañía de Infantería A; ex cabo 1ro, jefe de grupo de la a cargo de la Sección Tiro de la Compañía A, Rubén Osmar Andrade.

Morello y Sánchez Zinny además formaban parte de los grupos carapintadas que en 1987, bajo el

mando de Aldo Rico, atentaron contra la democracia y jaquearon al presidente Raúl Alfonsín en los episodios conocidos como “Semana Santa”. Tanto la fiscalía como las querellas solicitaron perpetuas, ya que los consideraron coautores penalmente responsables de los delitos de homicidio agravado por alevosía y por haberse cometido con el concurso premeditado de dos o más personas en perjuicio de Arancibia, privación ilegal de la libertad cometida por funcionario público agravada por mediar violencia o amenazas en perjuicio de dos víctimas -Pavich y la persona no identificada- e imposición de tormentos, agravada por su condición de perseguido político, en el caso de la persona no identificada.

A Sánchez Zinny también lo acusaron por la privación ilegal de la libertad cometida con las mismas

agravantes en perjuicio de Martínez Borbolla y Martucci. En el petitorio final, requirieron que el tribunal revoque las prisiones domiciliarias de Morello, Brun, Zinny y Linari y se requirió la extracción de testimonios para investigar los delitos que sufrieron Bárbara y Camilo García en el secuestro de su madre y la responsabilidad de otros militares en los hechos.

Estaban imputados al comienzo del juicio el ex jefe del Regimiento de Infantería N°6 (RI6), entonces coronel Alberto Ramón Schollaert y el exteniente primero a cargo de la Compañía Comando y Servicios, Gustavo Delfor González Sass, quienes quedaron fuera del debate por incapacidad y muerte, respectivamente.

Dejar una respuesta