OPINIÓN – ENFOQUES

Violencias sexuales en la Iglesia Católica de Francia (1950-2020)

(Por Marion Saint-Ybars, desde París/APL) El informe de la Comisión Independiente sobre la Violencia Sexual Infantil en la Iglesia en Francia (Ciase) hizo pública su investigación el martes 5 de octubre a través de la voz de su presidente, Jean-Marc Sauvé, quien entregó las 485 páginas y las 2.500 páginas del anexo a Monseñor Éric de Moulins-Beaufort, Presidente de la Conferencia Episcopal Francesa (CEF) y Sor Véronique Margron, Presidenta de la Conferencia de Religiosos y Religiosos de Francia (Corref). El documento sitúa su número en 216.000, número que resultado de una investigación de dos años y medio tiene un margen de error estimado en “más o menos 50.000” dijo el presidente de la comisión. La cifra alcanza al menos a 330.000 víctimas si sumamos las de laicos en misión de la Iglesia (en la educación católica y las organizaciones juveniles en particular) y no incluye a las víctimas que han fallecido desde entonces.

Ha habido “entre 2.900 y 3.200 pedófilos” hombres -sacerdotes o religiosos- dentro de la Iglesia católica en Francia desde 1950 dijo Jean-Marc Sauvé el domingo 3 de octubre, quien recomienda reformar la formación de los futuros sacerdotes y asegurar la vocación discernimiento: docencia, perfil psicológico, acompañamiento, perfil de docentes.

Un “mecanismo de silencio” ha permitido ataques en serie al igual que una utilización de las enseñanzas católicas: la comisión de Jean-Marc Sauvé revela el lado oscuro de la Iglesia en Francia.

VIOLENCIA

La asociación feminista «¡Atrévete feminismo!» reaccionó a la publicación del informe: “No se trata de «abuso sexual» sino de violencia sexual: agresión y violación.”

Los números son espantosos: 216.000 personas han sido agredidas sexualmente durante su minoría de edad por clérigos, religiosos o religiosos en Francia desde 1950. Son 330.000 si sumamos las víctimas de laicos (voluntarios o empleados) en misiones de la Iglesia en establecimientos educativos o movimientos juveniles, como ya hemos dicho. Cifras “abrumadoras”, calificó el presidente Jean-Marc Sauvé. Provienen de una encuesta de población general realizada por Inserm con el apoyo de Ifop sobre un panel de 28.000 personas representativas de la población francesa a partir de la cual se estableció esta estimación.

La encuesta Inserm (Institut national de la santé et de la recherche médicale) también permite comparar la realidad de la violencia en la Iglesia y en otros lugares: la Iglesia es el primer lugar de violencia sexual (después de los círculos familiares y amistosos), por delante de las escuelas, los campamentos de verano y el deporte. Si nos fijamos en el «tasa de prevalencia», es decir la relación entre el número de víctimas en un entorno determinado y el número de personas que han frecuentado ese entorno, en total el 4% de la violencia sexual en Francia fue cometida por clérigos y religiosos, el 6% si sumamos laicos en la misión de la Iglesia. “En otros organismos de socialización, el número de víctimas es siempre menor”, apunta Jean-Marc Sauvé. La vasta encuesta del Inserm también confirma el alcance de la violencia sexual en la sociedad que se da principalmente en los círculos familiares y amistosos ya que se trata de 5,5 millones de personas, es decir el 10,7% del total de adultos en la actualidad.

¿QUIÉNES SON LAS VÍCTIMAS?.

La comisión pintó un “retrato” en su informe de todos estos hombres y mujeres. El 30% de las víctimas que contactaron con Ciase tienen más de 70 años y el 50% tienen entre 50 y 69 años, mientras que el 17% tienen entre 30 y 49 años. El 87% de los hechos denunciados a Ciase se refieren a menores, los demás a adultos vulnerables y, en este caso, a un tercio de religiosos o seminaristas.

Las víctimas, casi el 80%, son hombres: característica de los abusos en el ámbito eclesial, el informe establece que en las familias son principalmente las niñas las que son objeto de ataques, en cuanto a la escuela y en el deporte la proporción es de 55-60% niñas y 40-45% niños.

¿QUIÉNES SON LOS PERPETRADORES?.

Contar a los agresores dentro de los círculos eclesiales ha sido una tarea difícil para la comisión recalca su presidente desde hace varios meses. Finalmente, hay una evaluación del “piso” de 2.900 a 3.200 sacerdotes y autores religiosos de agresiones sexuales. Para establecer esta cifra se basó en el inventario general de archivos. En comparación con el número total de clérigos desde 1950 hasta 2020 (115.500), esto da como resultado un porcentaje de alrededor del 2,5% de sacerdotes y religiosos en Francia. Dos tercios son sacerdotes diocesanos, es decir que están bajo la autoridad del obispo.

Para entender el “modus operandi” de los autores de las agresiones, la comisión desarrolló siete “lógicas” de las cuales cuatro son predominantes: el 35% son “abusos escolares”, es decir en lugares de educación católica, con una alta tasa hasta 1970 y una caída drástica hasta hoy; un tercero cubre los “abusos parroquiales” (en el contexto de las parroquias) que también disminuyeron a lo largo de las décadas pero con menos fuerza; el 20% son “abusos extramuros” cometidos en movimientos juveniles, campamentos de capellanías, retiros espirituales o peregrinaciones … y muestran una curva creciente. Un cuarto tipo de maltrato ha llamado la atención de los investigadores, el “maltrato familiar”: el 15% de las situaciones, también en aumento desde 1950 hasta la actualidad: es el sacerdote quien es miembro de la familia ya sea por los lazos de sangre o simbólicamente.

Violencia sexual ejercida dentro de la Iglesia por hombres sacralizados sobre menores y mujeres adultas en situación de vulnerabilidad rompen la regla que hicieron suya, la del sacrificio de la sexualidad que se encarna en el celibato. El requisito del celibato ayuda a hacerlos hombres “distintos”,

incluso “super hombres” capaces de dominar las llamadas necesidades sexuales masculinas, supuestamente incontenibles pero que no tienen derecho a satisfacer.

La Iglesia católica aparece así como un observatorio privilegiado de la dominación masculina y más precisamente del funcionamiento de un sistema patriarcal, ya que éste se ejerce en nombre de una determinada paternidad por lo que llamamos «padre» al cura. Sus efectos parecen exacerbarse sobre todo porque la prohibición de la sexualidad de los sacerdotes se corresponde a la par con una forma de demonización de la mujer.

La institución eclesial todavía reivindica abiertamente la dominación masculina y la inscribe en su cultura y en sus estructuras. Mientras se niegue a renunciar al monopolio masculino del poder y su metaforización paterna que, por simbólica que sea tiene efectos reales, sucederá que el riesgo de violencia sexual dentro de la Iglesia Católica seguirá siendo noticia.

Dejar una respuesta