Documento a 18 años de la Masacre de Cromañón: Hacemos Memoria

A 18 años, seguimos habitando las calles y el reclamo. Sintiendo vivxs en nosotros y nosotras a quienes no están, pero también recordando las responsabilidades políticas y empresariales que llevaron a la masacre. No fue tragedia, no fue accidente, decimos MASACRE porque las palabras cuentan.  Marchamos por memoria, verdad y justicia, denunciando hechos concretos que nos atraviesan, pero a la vez denunciando la lógica Cromañon que persiste en el accionar del estado y se refuerza con cada hecho injusto que queda impune.

En el reclamo de que el estado se haga responsable, planteamos que el ex boliche debe ser un Espacio de memoria. Desde el 2018 venimos incansablemente levantando las banderas de esta justa demanda, que se inició cuando nos enteramos que el inmueble había sido devuelto a Rafael Levy -dueño de la empresa off shore Nueva Zarelux titular de Cromañón y penalmente responsable por la Masacre.

Esta lucha forma parte   de 18 años de transitar juicios penales buscando condenas que estén a la altura de los hechos,Juicio político al máximo responsable político de la Masacre Aníbal Ibarra,  una ley de reparación más justa y el encuentro en las calles con otras causas que necesitan de nuestro apoyo y empatía. Y tal como lo hicimos todos estos años, teníamos algo muy claro: la pelea se tenía que dar con independencia de los partidos políticos, desde el territorio, desde el santuario y el barrio y con otras víctimas de impunidad, es decir, el Espacio para la Memoria se tenía que lograr de la mano de otros y otras. Y así fue que construimos los acuerdos necesarios entre 9 organizaciones integradas por familiares y sobrevivientes de Cromañón para juntar fuerzas y lograr la ley.

La ley de expropiación tuvo el suficiente consenso por parte de todo el arco político como para demostrar que Cromañón es un hecho que nos atravesó a todos y todas, que no importa cómo pienses, la muerte joven en manos del Estado obliga a reparar con políticas públicas. Un Estado que es responsable de muertes evitables también debe ser responsable de reparar a sus víctimas.

Sí, tenemos Ley, pero ahora necesitamos que esa ley se cumpla, que no quede en letra muerta como tantas leyes que el Congreso aprueba y después se incumplen. Por eso, es que le pedimos al Presidente de la Nación, Alberto Fernandez, que arbitre los medios para la efectiva toma de posesión de Cromañón así como la reglamentación de la ley. No queremos que estas decisiones queden entrampadas en los vaivenes de un año electoral, es urgente evitar el avance de Rafael Levy sobre el inmueble y sobre la memoria de los pibes y las pibas.

Y como decimos que el Estado tiene que reparar a sus víctimas no podemos entender cómo, después de 18 años, la justicia aún no haya resuelto gran parte de los juicios civiles. El Poder judicial sólo ha demostrado su gran capacidad para dilatar procesos y obstaculizar cada justo reclamo. Ha demostrado que, lejos de impartir justicia, termina revictimizándonos una y otra vez. Exigimos celeridad y cumplimiento de las sentencias de los juicios civiles  ya!

Defendemos los derechos humanos de ayer, los de hoy y los de siempre y no podríamos luchar por estos principios si no defendiéramos los derechos colectivos que tenemos como argentinos y argentinas. En nuestro país vivimos años de brutal violencia perpetrada por el terrorismo de Estado en interrupción del Estado de Derecho. Es por todo esto que vemos con preocupación la emergencia de sectores polarizados que promueven la violencia política y que impulsan hechos gravísimos que se sustentan en discursos totalitarios: racistas, discriminatorios, misóginos lesbotransodiantes, etc.

Hay un camino en la defensa de los Derechos humanos que nos marcaron las madres y las abuelas Norita, Mirtha y Elia, un recorrido que fue la guía en nuestro propio camino por justicia, por verdad y por memoria. Ese fue el ejemplo para reclamar por la recuperación de Cromañón, porque cuando no había antecedentes y cuando nos decían que lo que soñábamos era imposible nos abrazábamos a esos ejemplos de lucha. La recuperación de los ex CCDTyE como el Virrey Ceballos o el Olimpo trazaron un camino, el de la lucha desde el barrio y el impulso de sus propias víctimas. También aprendimos de la construcción de espacios de memoria por hechos injustos ocurridos en democracia. Investigando y aprendiendo en el camino. Unos de los primeros ejemplos que tomamos fue el Espacio de Memoria Luciano Arruga, en la provincia de Buenos Aires. Después, nos enteramos que nuestros hermanos y hermanas de Asunción del Paraguay víctimas del incendio del supermercado Ycuá Bolaños en 2004, habían logrado recientemente la construcción de un Espacio de Memoria.

El terrorismo de Estado, la desaparición forzada de Luciano, el incendio de Ycuá Bolaños, todos tristes ejemplos de que la lógica Cromañón se reproduce en un sistema que se desintegra, que pareciera implosionar cada vez que se repite una nueva injusticia. Se trata de injusticias donde el Estado tiene una responsabilidad ineludible, y que cada año que pasa, cada aniversario de la masacre, nos muestra que tenemos que volver a pronunciarnos ante nuevos acontecimientos.  

Primero, lo sucedido en Villa Mascardi, Río Negro, la detención sin motivo de mujeres mapuches -incluyendo en período de lactancia, una embarazada a termino y dos bebés- y su posterior traslado ilegal a Buenos Aires, desentendiendo derechos fundamentales que la ley garantiza para esas mujeres y su comunidad.

Luego, la brutal represión ejecutada por la Policía Bonaerense en La Plata, durante el partido de fútbol de Gimnasia y Esgrima de La Plata y Boca. Nuevamente nos encontramos con el accionar violento de las fuerzas de seguridad y la represión a hinchas, jugadores y prensa. Gases lacrimógenos, puertas cerradas y la imposibilidad de ponerse a resguardo dio como resultado un muerto, personas heridas y asfixiadas (entre ellos niñxs) y la sensación colectiva de que “podría haber sido otro #Cromañón ” u otro Puerta 12.

La lógica Cromañón se repite en las escuelas públicas de la Ciudad de Buenos Aires. Soledad  Acuña, la ministra de Educación sin ningún tipo de experiencia en el ejercicio de la docencia, en el aula con las y los pibes,modificó el Estatuto Docente sin consultar con les maestres, cerró profesorados, continuó precarizando salarios, vació programas y avasalló latransparencia en el acceso a cargos en los actos públicos.Quiso obligar a la docencia a ir a trabajar un sábado como si el derecho al descanso no fuera una conquista histórica de las y los trabajadores;  persiguió, hostigó y amenazó a docentes, estudiantes y sus familias cada vez que se organizaron para reclamar una educación digna, laica y gratuita, en condiciones edilicias acordes, donde no se cayeran más techos o no hubieran roedores en los pasillos,

El recorte sustancial en las comidas ofrecidas en los comedores escolares, el mal estado en que se entregan las viandas o la excusa de que más horas en la escuela haría a las niñeces más inteligentes, forma parte del mismo plan: ajustar sostenidamente y con una perversidad absoluta la vida de estas niñas y niños. Denunciamos la lógica Cromañonde la maximización de ganancias y la productividad en las fábricas y las escuelas a costa de la salud mental y física del pueblo.

También queremos mencionarlas luchas de siempre, a todos esos casos que son paradigmáticos y que en cada aniversario nos recuerdan que hay hechos de impunidad a diario y en todo el país. Recordar que este año se cumplieron 27 años de las explosiones intencionales ocurridas en la planta local de Fabricaciones Militares en Río Tercero, provocando  el fallecimiento de 7 personas y más de 300 vecinos heridos. Si alguna enseñanza nos dejó esta explosión es que el poder político tiene las herramientas para quedar impune mientras las víctimas pasamos años exigiendo justicia.

Pasamos por el corazón los 20 años de la Masacre de Avellaneda, otro gran ejemplo de impunidad política y participamos acompañando a la familia y compañerxs en el Puente. Impresionante movilización que nos convocó a todxs, recordando una vez más que la lucha sostenida logró condenas a los responsables directos de la Masacre, pero aún quedan impunes -y en algunos casos, ejerciendo cargos públicos- los responsables políticos.

Acompañamos a la familia y compañerxs  de Santiago Maldonado a 5 años de su crimen. Como plantea la familia, es importante desarmar las versiones del poder político agigantadas por algunos medios de comunicación, de que Santiago se ahogó. La causa en verdad sigue caratulada como desaparición forzada de personas, y así debe ser juzgada.

También reclamamos por Tehuel De la Torre, joven trans que desapareció hace 1 año y 9 meses, cuando salía de su casa de San Vicente en búsqueda de trabajo. Exigimos su aparición con vida y acompañamos la lucha  del colectivo LGBT+ por el cumplimiento efectivo de sus derechos y contra la discriminación.

Este pueblo que sabe de grandes batallas, de organización popular, de estrategias para visibilizar casos de impunidad o la negligencia y la corrupción del sistema judicial, sabe también celebrar. Este año, la selección mayor argentina masculina de fútbol salió campeona del mundo y con la selección todes salimos campeones. Pudimos valorar los resultados de un proceso sin el cual no podría haberse conformado lo más importante de todo: el grupo. Uno que estuvo unido, comunicado, manifestándose la admiración y el amor pero también siendo solidarios entre ellos; es que cuando a la juventud se le da oportunidades, se la valora y se la acompaña, todes ganamos. Miles de personas ocupamos la calle para cantar que a los pibes de Malvinas no los vamos a olvidar jamás, nos encontramos para festejar, abrazarnos, compartir la risa, la misma alegría con cualquiera que estuviera allí al lado, porque cuando es tan enorme la satisfacción no importan ni la religión, ni la filiación partidaria, ni la clase social. Salimos a la calle en el 2001 como un solo brazo a resistir, como entre tantas otras resistencias, salimos a celebrar en el 83 cuando retornó la democracia y salimos también este año, hace pocos días, cuando las Abuelas de plaza de Mayo lograron recuperar a los nietos 131 y 132. A la dictadura no volveremos NUNCA MÁS. Porque nuestro pueblo no olvida.

Tenemos una historia común que nos hermana, tenemos nuestros afectos, esos vínculos que nos fortalecen el espíritu y tenemos sueños que cumplir. Celebramos la ley de expropiación de Cromañón y al mismo tiempo, a 18 años de lucha, decimos que es imprescindible que el estado  nacional se haga responsable de intervenir efectivamente en el boliche.

La ley escrita es solamente letra, debe hacerse cuerpo en hechos concretos. El estado debe ocupar el lugar y convocarnos a familiares y sobrevivientes para concretar el espacio de memoria. La ley debe efectivizarse más allá de cualquier especulación política o rédito electoral. El espacio de memoria es un derecho que tenemos como víctimas, pero también un derecho de las escuelas para reflexionar sobre un nunca más, es el derecho del barrio  a ver reflejada la luz y la cultura.

Lo hemos confirmado sobradas veces y no nos cansaremos de recordarlo: se avanza colectivamente. El recuerdo de las pibas y los pibes está siempre presente en cada una y cada uno de nosotros, forman parte de la trama que compone esta enorme red que formamos entre todes. Este, nuestro territorio de lucha, se extiende a veces de manera invisible por los barrios y las provincias en cada sobreviviente, familiar o amigo. Cuando se las y los nombra, estamos trayendo al presente no solamente el dolor sino todos estos largos años de lucha.

Esta tarea de hacer memoria es una contribución al Nunca Más, nunca más para la corrupción, la impunidad, la negligencia, la tranza estatal. Cada intervención artística habla de cómo pensamos Cromañón, de lo que deseamos y de lo que hacemos, da cuenta de las transformaciones a lo largo del tiempo y de nuestra identidad. Nos seguimos moviendo, y nos encontramos en cada latido, lo que circula es esto que pasa entre todes nosotres cada 30, que descansa dentro como un tesoro y para lo que no alcanzan, jamás, las palabras.

Por las y los que no están, por las y los que estamos y por las y los que vendrán.

Por la memoria, la verdad y la justicia.

#Cromañón Espacio para la Memoria YA!

#CromanónNosLate

#LAS Y LOS PIBES DE CROMAÑÓN, PRESENTES!

#LES SOBREVIVIENTES DE CROMAÑÓN, PRESENTES!

#LAS Y LOS FAMILIARES EN LUCHA, PRESENTES!

¡AHORA Y SIEMPRE!

Dejar una respuesta